El Fòrum de la Nova Ruralitat presenta en las Corts un manifiesto para luchar contra la despoblación del interior de la Comunitat Valenciana

Enric Morera, presidente de la Mesa, junto a Artur Aparici y el resto de miembros del Fòrum de la Nova Ruralitat.

La urgencia y la transversalidad en el territorio valenciano de la problemática de la despoblación, así como su reconocimiento, son las principales reivindicaciones a las administraciones que en su último informe -presentado este martes en las Corts- lleva a cabo el Fòrum de la Nova Ruralitat. Bajo el título 'Por un gobierno equitativo del territorio valenciano'. El documento entregado este martes al presidente de la Mesa, Enric Morera, analiza y propone posibles soluciones para revertir la despoblación en las comarcas interiores. Desde el grupo, formado por más de un centenar de profesionales y expertos pertenecientes al mundo rural, y que está vinculado a la Universitat Jaume I (UJI), se pretende señalar a las Instituciones como responsables de la situación del medio rural.

Uno de los principales impulsores del foro, el sociólogo de la ruralidad de la UJI, Artur Aparici, señala directamente la falta de una política diferenciada para el mundo rural como una de las principales causas de la problemática y ha subrayado que “si la clase política no admite que desde las instituciones, con políticas erróneas, se ha causado la despoblación y que esta situación no es inherente al medio rural, desde las nuevas instituciones se continuará profundizando en el problema”. Uno de sus principales valores según el propio grupo -formado por médicos, educadores sociales y profesores, entre otras profesiones- es que “es la primera vez que se trabaja la ruralidad desde y por la misma gente que la habita”.

Morera y el resto de acompañantes de la Mesa, ha manifestado el interés del Consell por la propuesta planteada desde el Fòrum y ha expresado la necesidad de llegar a acuerdos en las Corts y “buscar posiciones comunes a todos los partidos” con respecto a las medidas para luchar contra la despoblación. “Iniciamos un camino que puede ser una oportunidad y en la que debemos estar juntos. De alguna manera sois precursores y necesitamos la mirada de la gente que estáis día a día en este medio”, ha afirmado Enric Morera.

En el documento se analiza el impacto negativo que la despoblación tiene sobre todos los ámbitos del territorio valenciano, destacando que no es un “fenómeno natural” o “neutro” y que mucho menos es “imprevisible”. El problema, afirman, está inducido por un mal gobierno del territorio. Desde el foro invitan a pensar qué pasaría “si durante un cierto número de años se privara a la ciudad de Valencia de un transporte público eficiente y, además, se quedase sin buenas coberturas telefónicas, ni telecomunicaciones rápidas, si pasase a tener el hospital más próximo y las oficinas de la Administración Pública a 70 o a 100 km de distancia, y dejara de disponer de los servicios bancarios básico, etc.”.

“Si se hubiese hecho pasar el trazado de la AP7 por la zona central de las tierras de Castellón, a día de hoy apenas habría despoblación, la actividad económica estaría territorialmente más y mejor distribuida y, además, probablemente el modelo turístico litoral sería de mayor calidad y también el turismo en las zonas de montaña”, afirman desde el Fòrum.

El estudio analiza también el efecto que la situación del ámbito rural tiene sobre desaparición de la juventud, especialmente aquella que ha adquirido un mayor nivel de instrucción. La imposibilidad de dichos jóvenes para desarrollar proyectos profesionales y de vida en el entorno, con una especial incidencia en las mujeres, debido a la falta de infraestructuras, de una conectividad adecuada e, incluso, de bancos, hace que cada vez sean menos los jóvenes que se quedan en el pueblo.

“No se trata en absoluto de un conflicto entre medio rural y medio urbano”, aseguran desde el Fòrum. Una gestión equitativa de la ruralidad, afirman, seria garantía de mayor prosperidad para todo el país, comenzando por una diversificación de actividades del rural valenciano más allá de los tópicos de la agricultura, la ganadería y el turismo, facilitando el desarrollo de todos los campos profesionales y tecnológicos.

Tres fases para revertir la despoblación

En primer lugar, el reconocimiento de las responsabilidades institucionales, particularmente de la Generalitat y las Diputaciones, así como la firme voluntad de revertir la situación, comenzando por sustituir practicas normativas y administrativas que dificultan la vida en el medio rural. También es necesaria, mantienen desde el foro, la exposición pública de un plan de desarrollo de servicios, infraestructuras y dotaciones adaptadas para las poblaciones afectadas. Por último, la implicación social de la ciudadanía de cuya respuesta dan fe desde el Fòrum de la Nova Ruralitat.

El trabajo también detalla las sugerencias en cuanto a la necesidad de establecer políticas compensatorias en los ámbitos de la salud, agricultura, ganadería, etc. “No se puede legislar igual para Valencia que para Xodos, si lo haces estás contribuyendo directamente a crear desigualdad”, ha afirmado Artur Aparici.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats