El Gobierno aún espera los documentos de la polémica ampliación del Puerto de Valencia para decidir sobre la evaluación ambiental

Imagen panorámica del Puerto de València.

"En la actualidad, Puertos del Estado está a la espera de recibir, desde la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), la modificación del proyecto. Cuando lo recibamos se procederá a su estudio".

Esta fue la respuesta que dio el Ministerio de Transportes el pasado viernes 29 de mayo a preguntas de eldiario.es sobre la situación de la resolución que debe emitir el departamento que dirige el ministro valenciano José Luis Ábalos referente a si es preceptiva una nueva declaración de impacto ambiental (DIA) para la ampliación norte del Puerto de València que sustituya a la de 2007, tras los importantes cambios realizadas sobre el proyecto original.

Precisamente, Ábalos se posicionó en contra de la ampliación en su etapa de concejal del grupo municipal socialista de València, y apoyó las alegaciones que proponían trasladarla al puerto de Sagunt.

En su respuesta, el ministerio se refiere al anteproyecto aprobado en 2018 por la APV, que incluye un carrusel de modificaciones que no están amparadas por la DIA que obtuvo el proyecto original en el año 2007.

Las más significativas son el cambio de ubicación de la nueva terminal de contenedores, que se traslada al actual dique de abrigo, lo que incrementará el impacto paisajístico desde las playas de El Cabanyal y la Malva-rosa.

Esto a su vez obliga a trasladar la terminal de cruceros de su actual ubicación mar adentro a los astilleros de Boluda, junto al barrio de Natzaret, con el impacto ambiental que conlleva en materia de emisiones.

Además, se preveía prolongar 500 metros el actual dique de abrigo, suprimir el contradique, realizar un dragado junto a las playas del Saler para ganar profundidad en el acceso al puerto y el incremento de materiales de relleno en cuatro millones de metros cúbicos.

Unas semanas antes de la crisis sanitaria, el Puerto renunció a dos de estas cuestiones con el objetivo de esquivar la tramitación de una nueva DIA: la prolongación en 500 metros del dique de abrigo y el dragado frente a la playa del Saler.

Ambas renuncias se debían de incluir tanto en el anteproyecto aprobado en 2018 como en el proyecto definitivo, actualmente en fase de redacción. El pasado 22 de mayo, el presidente de la APV, Aurelio Martínez, afirmó que ya se había enviado el anteproyecto con ambas modificaciones a Puertos del Estado. Sin embargo, en el ministerio no constaba al menos hasta el pasado viernes.

Tanto la Generalitat Valenciana, a través de la Conselleria de Emergencia Climática, como el Ayuntamiento de València, remitieron en su día diferentes informes que avalaban la necesidad de realizar una nueva DIA que evaluara todos los cambios realizados sobre el proyecto original.

La consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, ya advirtió en una reciente entrevista en este diario que, pese a renunciar al dragado y a la prolongación del dique, el proyecto sigue sin cumplir los parámetros de la DIA de 2007 y por tanto necesita de una nueva evaluación ambiental. Mollá advirtió que de no realizarse, el Gobierno valenciano irá a los tribunales.

El director general de la APV, Francesc Sánchez, explicó que una vez se levante el estado de alarma se podrá llevar a cabo la adjudicación de la terminal a la compañía TIL, filial de la multinacional MSC, y que esperan para ese momento una resolución oficial del Gobierno que avale la postura del Puerto en cuanto a la DIA. 

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2020 - 22:11 h

Descubre nuestras apps

stats