Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Gobierno retoma una actividad legislativa que lo enfrenta a sus socios
"Te vamos a joder la vida": las amenazas de una banda de desalojos ilegales
Opinión - Libertad de extorsión. Por Rosa María Artal

La 'vía mediterránea': Puig y Armengol reclaman más “cogobernanza” y peso autonómico en las decisiones estatales frente a la polarización

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, junto a su homóloga Balear, Francina Armengol, en el Palau de la Generalitat Valenciana. / GVA

Laura Martínez

1

En julio de 2021, en la primera cumbre entre los gobierno valenciano y balear, la vacunación masiva y la recuperación económico-social era el eje prioritario que articulaba el encuentro. Año y medio después, los dos gobiernos de coalición liderados por el PSOE ponen el foco en las medidas para paliar la inflación y en acelerar la transición ecológica, reclamando al resto de dirigentes rebajar la tensión política.

En su segundo encuentro, que refuerza la alianza entre dos comunidades unidas por el Mediterráneo, Ximo Puig y Francina Armengol apelan a esa unidad para reclamar al resto de partidos y comunidades autónomas reducir el nivel de crispación y llegar a puntos comunes para resolver los conflictos del país.

Los gobernantes han suscrito una declaración en la que reclaman más poder de decisión de las comunidades autónomas en las cuestiones de Estado tras dos jornadas de diálogos sobre vivienda, medio ambiente, igualdad, salud y economía en las que han participado dirigentes y representantes del tejido social de ambos territorios. El primer punto de la 'declaración de València' reclama una forma de hacer política más pausada y calmada en aras de la responsabilidad. “Reivindicamos, en el actual contexto político, el valor del entendimiento, de la cooperación y del acuerdo, y rechazamos el clima irresponsable de confrontación y crispación política permanentes, que aleja las instituciones de la ciudadanía, perjudica la estabilidad y deteriora la calidad de la democracia”, recalca el texto.

Los dirigentes centran su atención en “superar el invierno de precios”, en referencia a la inflación desencadenada con la guerra entre Rusia y Ucrania y su impacto sobre los costes energéticos. “Hay que hacer piña para superarlo (...) Hay una forma colectiva de abordar los retos y tenemos que volverlo hacer”, reclamaba Armengol, recordando los esfuerzos para salir de la emergencia sanitaria, en el acto de clausura de la cumbre. Además, abogan por una respuesta global a las crisis: “Queremos avanzar en la lucha contra la inflación con una respuesta social, progresiva y justa con las familias, los trabajadores y las empresas”, reclamando, por ejemplo, un pacto salarial o que las comunidades participen en la limitación de precios de la ley de vivienda.

El federalismo y la financiación autonómica han sido cuestiones transversales a las mesas de diálogo, pese a no tener un panel propio. El texto suscrito recalca el autogobierno como una fórmula eficiente para “superar desigualdades, ganar cohesión, potenciar la descentralización eficiente y mejorar la convivencia desde la diversidad enriquecedora de todas las culturas que conformamos España”. La declaración, esa “vía mediterránea”, implica que “la periferia es un centro motor, demostramos que se puede hacer política de otra manera”, apuntaba Armengol, mientras Puig ha subrayado su defensa de un “federalismo de los hechos”. “Estamos lejos de la confrontación que flota en la atmósfera. Proponemos la vía del diálogo y de la diversidad, la cooperación efectiva” para “hacer política útil: alianzas y soluciones”, recalcaba el presidente valenciano.

Turismo y medio ambiente

Entre las propuestas que los dirigentes formulan, basadas en las mesas de la cumbre, reclaman al Gobierno central que financie a las empresas del sector turístico la formación de los trabajadores fijos discontinuos en temporada baja. De esta forma, apuntan, mantendrían sus contratos, no consumirían sus cotizaciones y se contribuiría a profesionalizar el sector. Ambos territorios plantean un bono viaje conjunto para incentivar la demanda en temporadas bajas, a través de una plataforma digital que ofrecerá descuentos para los viajes turísticos realizados entre las dos comunidades.

A nivel medioambiental, han insistido en la responsabilidad compartida de preservar la calidad del Mediterráneo para que “el mar más contaminado del mundo lidere la recuperación de los océanos”. “La sostenibilidad no es una opción”, han sentenciado.

Etiquetas
stats