La batalla de los críticos contra la candidata de Génova para el congreso de Bizkaia reabre las tensiones en el PP vasco

Eguíluz y González, candidatos a presidir el PP de Bizkaia

El PP vasco completará en las próximas semanas su renovación interna tras un convulso 2020 en el que Génova eligió primero a Carlos Iturgaiz como candidato frente a Alfonso Alonso y luego le dio las llaves para dirigir el partido en detrimento de la 'número dos' de Alonso y presidenta interina Amaya Fernández a pesar de que los 'populares' pasaron de 9 a 4 escaños en las autonómicas. Entre abril y mayo se celebran los congresos provinciales en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y las tensiones del pasado podrían aflorar de nuevo. En Bizkaia ya se ha confirmado que Luis Eguíluz disputará la presidencia local a la candidata del aparato, Raquel González, y en Gipuzkoa, según la Cadena Ser, podría surgir también un 'plan B' a la hasta ahora única aspirante, la parlamentaria Muriel Larrea, aunque en el partido no hay constancia de ningún movimiento en este sentido.

Álava fue precisamente el punto clave de la disputa del pasado año, la organización más poderosa institucionalmente del PP vasco y la controlada por Alonso. Sin embargo, es el territorio donde las aguas parecen más encauzadas. Su presidente, Iñaki Oyarzábal, ha cerrado filas con Iturgaiz y optará a la reelección sin oposición interna. Ha presentado cuatro veces más avales que el mínimo exigido y en el cónclave que tendrá lugar a la vez 'online' y en el palacio Europa de Vitoria el próximo 24 de abril podrá continuar en un segundo mandato. Dos cargos del PP alavés tienen peso en la estructura vasca, Laura Garrido como secretaria general y Carmelo Barrio como portavoz parlamentario.

En Bizkaia, en cambio, la batalla está servida. Ha emergido como candidato alternativo a la actual presidenta y miembro del círculo más cercano a Pablo Casado el exedil Luis Eguíluz. Candidato a la Alcaldía de Bilbao en 2015, fue apartado por González en 2019 y llegó a deslizar que votaría al PSE-EE por su "amistad" con su líder, Alfonso Gil. Eguíluz, que llegó a ser expedientado, insiste ahora en un mensaje de mayor centralidad ante el riesgo de que el PP sea más irrelevante aún en las instituciones vizcaínas. La polémica ha llegado porque González ha cambiado el formato del congreso y, a diferencia de en Álava y en Gipuzkoa, se volverá a un sistema de compromisarios y no de 'un afiliado, un voto'.

Los críticos entienden que puede permitir al aparato controlar mejor el resultado. "En el congreso nacional de 2019 el 54% de los afiliados apoyaron a Soraya [Sáenz de Santamaría] pero de 25 compromisarios solamente la votó uno", explica un cargo del PP vizcaíno. El 50% de los afiliados proceden de la organización del centro de Bilbao y entienden que todo lo que sea repartir territorialmente los delegados podría distorsionar la votación.

En cuanto a Gipuzkoa, el territorio vive una interinidad de más de un año desde que Borja Sémper, en enero de 2020, anunció que abandonaba la política y sus cargos públicos y orgánicos. Su 'número dos' en el Ayuntamiento, Borja Corominas, fue propuesto en dos ocasiones para tomar el mando en la provincial pero Génova paró el proceso. José Luis Arrúe ha ejercido el liderazgo provisional en este tiempo. En el territorio -donde el peso en las instituciones es ínfimo: apenas cinco cargos públicos- la situación también parece más estabilizada, con Corominas al frente del grupo municipal, un guipuzcoano como 'número tres' de Iturgaiz, Mikel Lezama, y la parlamentaria Muriel Larrea, exconcejal en Irún, como aparente candidata única y de consenso.

Sin embargo, la hipótesis de la Cadena Ser podría reabrir viejas heridas que ya se escenificaron en el pasado cuando Génova impuso a Íñigo Arcauz como candidato en la doble cita electoral de 2019 contra el criterio de Sémper. Fuentes de la dirección del PP descartan que Larrea vaya a tener oposición, mientras que otras fuentes deslizan que "sería extraño que ahora fueran todos tan amigos" después de lo ocurrido hace solamente un par de años.

Como en otras comunidades, en Euskadi el PP también ha antepuesto los congresos provinciales al regional aunque hace cuatro años el orden fue el inverso. En lugares como Andalucía se ha interpretado como un intento del equipo de Pablo Casado, singularmente de Teodoro García Egea, para controlar las organizaciones locales. También se han producido polémicas en Castilla y León.

Etiquetas
Publicado el
1 de abril de 2021 - 21:45 h

Descubre nuestras apps

stats