Muerta por culpa del amianto sin pisar una fábrica

Una protesta ciudadana contra el uso del amianto.

Vicenta Burguete enfermó por culpa del amianto sin ni siquiera pisar una fábrica. Ha sido una víctima pasiva del asbesto, un mineral de inocente apariencia pero que puede resultar mortal cuando sus partículas navegan por el aire que respiramos. Vicenta, fallecida el 22 de marzo del 2017, era esposa de un trabajador de Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles S.A., más conocida por sus siglas CAF, compañía fundada hace más de un siglo en Beasain. Murió como consecuencia de una enfermedad derivada del contacto con el amianto, al manipular y lavar los buzos de trabajo de su esposo, que portaban la sustancia con la que trabajaban en la empresa. Así lo recoge una sentencia de la Justicia vasca, que condena a CAF a abonar al viudo de Vicenta una indemnización de 175.897,50 euros, más 15.000 euros para otro familiar.

Los jueces reconocen la muerte por amianto de una mujer por lavar los buzos contaminados de su marido

Los jueces reconocen la muerte por amianto de una mujer por lavar los buzos contaminados de su marido

Se trata de la primera sentencia firme en Euskadi de estas características, según lam Asociación Vasca de Víctimas del Amianto (Asviamie) . "Esta sentencia demuestra que incluso las amas casas pueden ser afectadas, e incluso pagar con su vida las negligencias de las empresas", apunta Asviamie. La organización también denuncia  "la actitud obstruccionista de CAF intentando no asumir sus responsabilidades y dilatando los procesos judiciales".

La Justicia vasca ya ha condenado a otra empresa por una circunstancia parecida. Fue en 2015 cuando impuso a la empresa Arcelor Mittal una indemnización de 71.519 euros para los hijos de una mujer que falleció por una enfermedad derivada del amianto, con el que estuvo en contacto al lavar la ropa de trabajo de su marido, empleado de la compañía siderúrgica. En sus alegaciones, Arcelor Mittal argumentó que el trabajador no estuvo en contacto con el amianto, pero el juez consideró probado que sí estuvo expuesto a este material altamente cancerígeno durante los 21 años en los que trabajó en la planta.

La particularidad de la empresa CAF es que se trata de la empresa vasca que arrastra más muertes de trabajadores por amianto. Y también está entre las que más del resto de España. Hasta el momento, el comité tiene contabilizados 85 muertos (38 en la planta de Beasain; 45 en la de Zaragoza y 2 en la Irun) aquejados de enfermedades pulmonares derivadas de la exposición a partículas de amianto azul.

Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2020 - 17:45 h

Descubre nuestras apps

stats