El PNV ganaría las elecciones con 30 escaños y una holgada diferencia de 17 puntos respecto a EH Bildu

arco paisvasco proyeccion1

La emergencia sanitaria provocada por el coronavirus y la suspensión de la convocatoria electoral posterior –inicialmente prevista para el 5 de abril– hacen que las elecciones autonómicas del País Vasco del próximo 12 de julio estén llenas de preguntas aún sin responder. No se sabe con certeza cuánto puede variar la participación ni a quién puede beneficiar –o perjudicar—dicho cambio en el comportamiento electoral en estos tiempos de pandemia. En este sentido, una de las mejores herramientas para aproximarse a la realidad electoral son las encuestas.

En este contexto de incertidumbre, las encuestas dibujan un escenario de estabilidad electoral, sin grandes cambios en la intención de voto de los grupos políticos en los últimos meses. Como se puede apreciar en el siguiente gráfico, la evolución de las encuestas antes de la aprobación del decreto de estado de alarma no había sido significativa y se mantiene estable de cara a la convocatoria electoral de julio.

Así, según el modelo estadístico empleado, cuya metodología se puede leer al final de este artículo, el PNV volvería a ser el partido más votado en la Comunidad Autónoma Vasca, con el 39,5% en intención de voto, mejorando sus resultados de 2016 en cada una de las provincias (Araba +2,3 puntos porcentuales, Bizkaia +1,8, Gipuzkoa +2,7).

Le seguiría EH Bildu con el 22,5% de los votos y un incremento de más de 1 punto porcentual respecto a las pasadas elecciones. La coalición soberanista incrementaría de media su intención de voto en cada territorio histórico en un punto y medio, superando el 30% de los votos en Gipuzkoa.

Además, el PSE-EE recuperaría el tercer lugar que había perdido tras la aparición de Elkarrekin Podemos en 2016 y recuperaría más de 2 puntos porcentuales, colocándose en torno a un 14% de los votos. Esta subida de los socialistas ha sido propiciada, en gran medida, por el buen rendimiento electoral del PSOE a nivel nacional.

Elkarrekin Podemos, ahora encabezada por Miren Gorrotxategi, es el partido con menos fidelidad de voto, según la última encuesta de Celeste-Tel. La candidatura morada conseguiría retener al 60% de su electorado de 2016 y podría perder hasta 4 puntos porcentuales en Álava y 3,5 puntos en Gipuzkoa y en Bizkaia, consiguiendo en torno al 11% de los votos.

Por otro lado, la nueva coalición entre PP y Cs, encabezado por Carlos Iturgaiz tras la destitución de Alfonso Alonso, conseguiría un 8,3% de los votos en Euskadi, perdiendo más de 2 puntos de media por territorio. Aun así, y a pesar de una bajada de 3 puntos, mantendrían su mejor registro en el territorio alavés, con un 15,5% de los votos. Por último, el partido de ultraderecha, Vox, no superaría el 3% de los votos en ninguna provincia vasca, aunque estarían en torno al 2,8% de los votos en Álava.

Predicción de escaños y la suma de mayorías

El modelo estadístico simula las elecciones 10.000 veces para conocer los escaños, sus horquillas y las probabilidades asociadas a ellas. Según dicho modelo, el PNV sería el partido con mayor representación en el Parlamento Vasco con 30 escaños (entre 25 y 35), a una considerable distancia de EH Bildu, que sería el segundo partido más representado con 18 parlamentarios (entre 13 y 22). Les seguirían el PSE-EE, que se colocaría con 11 escaños (entre 7 y 14), Elkarrekin Podemos con 9 (entre 4 y 11) y PP+Cs, con 7 parlamentarios (entre 4 y 10).

En el escenario central del modelo, Vox no superaría el umbral mínimo del 3% de los votos, por lo que se quedaría sin representación en el Parlamento Vasco. Aun así, la formación de Santiago Abascal podría conseguir un escaño por Álava en una de cada tres ocasiones.

El escenario dibujado por el modelo estadístico contempla dos posibles opciones de Gobierno, aritméticamente hablando. Por un lado, la coalición entre el PNV y PSE-EE podría sumar mayoría absoluta, mejorando los registros de 2016 y sin necesidad de depender de un tercer partido para la función legislativa, con casi total seguridad. Sumarían, por tanto, más de 38 escaños (necesarios para la mayoría absoluta, sobre un total de 75) en el 97% de las simulaciones. Es decir, si se celebraran 100 elecciones en el mismo día, conseguirían sumar mayoría absoluta en 97 de ellas.

Por otro lado, también cabría la posibilidad de una alternativa por la izquierda conformada por EH Bildu, PSE-EE y Elkarrekin Podemos, ya que conseguirían sumar mayoría en una de cada dos ocasiones (45% de las simulaciones), la misma probabilidad de lanzar una moneda al aire y que salga cara.

Metodología

El modelo estadístico utilizado por eldiario.es se basa, principalmente, en encuestas. Primero, recoge cientos de sondeos, los ajusta y los promedia, extrapola los datos a cada circunscripción electoral y termina añadiendo incertidumbre para simular 10.000 veces las elecciones.

  • Recogida de datos: Se recogen todas las encuestas disponibles para las elecciones del 12 de julio. No solo aquellos sondeos a nivel autonómico, también los sondeos que se realizan en cada una de las provincias vascas.
  • Ajuste y promedio: Estos sondeos se ajustan para corregir el sesgo de la empresa demoscópica o casa encuestadora. Este sesgo se llama House Effect y se trata de cuánto sobreestima o infraestima una casa encuestadora a un partido político u otro. Una vez que se tienen estos sondeos corregidos, se ponderan según la recencia (tienen más peso las encuestas más recientes), el tamaño de muestra (los sondeos con más entrevistas reciben más peso) y la calidad de la empresa demoscópica (se calcula en base a los errores que cometieron en el pasado y se estima los errores que podrían cometer en el futuro).
  • Extrapolación de datos a circunscripciones electorales: La estimación obtenida en el paso anterior se extrapola a cada circunscripción basándose en los resultados de las tres últimas citas electorales en Euskadi. Así, se obtiene el porcentaje de voto de cada partido en cada circunscripción.
  • Agregar incertidumbre y simular las elecciones: Al ser un modelo probabilístico y no determinístico (no da una foto fija, sino una horquilla con los escenarios más probables) es necesario agregar incertidumbre asociada a estas elecciones. Esta incertidumbre se calcula en base de los errores que se esperan de las encuestas, además de otras variables.

Una vez se tengan la estimación voto y su incertidumbre por provincias, se simulan las elecciones 10.000 veces. Cada simulación significa la celebración de elecciones en una ocasión. Este modelo proporciona resultados probabilísticos, por lo que es normal que el escenario más probable no coincida con la media de una horquilla.

Etiquetas
Publicado el
28 de junio de 2020 - 21:17 h

Descubre nuestras apps

stats