Mari Carmen Moreno, alcaldesa de Águilas: "Estamos estudiando cómo parcelar las playas de cara a la fase 2"

La alcaldesa socialista de Águilas, Mari Carmen Moreno

La socialista Mari Carmen Moreno no es una recién llegada a la política. Esta es su segunda legislatura como alcaldesa de Águilas, pero se estrenó en 2007 en el Ayuntamiento como concejala y unos años antes, en 2003, se sentaba como diputada en la Asamblea regional. Pero la experiencia no es un pasaporte al éxito en la gestión de las pandemias: "Ningún alcalde, ninguna persona con responsabilidades públicas estaba preparado para afrontar esta crisis", reconoce en una entrevista telefónica con eldiario.es Región de Murcia.

Dos semanas antes de declararse el estado de alarma, recuerda la alcaldesa, "estábamos celebrando nuestros Carnavales, la fiesta más grande de esta localidad, con miles de visitantes". En su opinión, los de la COVID-19 han sido, y siguen siendo, unos meses "muy duros".

¿Cómo afrontan los municipios costeros, como el suyo, este verano?

Pues, en general, creo que todos con mucha incertidumbre. En principio pasamos este próximo lunes a la fase 2, tenemos que abrir las playas para el baño con medidas de distanciamiento social que tenemos que dejar a la responsabilidad y buena voluntad de la gente y estamos estudiando otras medidas para garantizar que ese distanciamiento se cumpla. A medida que avance la desescalada también se podrán organizar eventos con un número determinado de público, pero como alcaldesa no soy partidaria de congregar a muchas personas.

En Águilas solemos tener en verano muchas actividades para visitantes y la gente que vive aquí, pero en esta ocasión no vamos a programarlas. Desde nuestro punto de vista, congregar a 500 o 1.000 personas por muy abierto que sea el espacio, no es lo más recomendable. Sabemos que tendremos a nuestros veraneantes, de hecho ya han venido bastantes de la provincia. Pero respecto a otros tipos de turismo, será difícil.

Dice que estudian medidas para garantizar el distanciamiento social en las playas.

Efectivamente, hemos tenido ya una reunión de alcaldes costeros con representantes del Gobierno regional, hace una semana, y espero que tengamos otra en estos próximos días. Los municipios costeros tenemos un problema añadido a otros municipios de la Comunidad, lo más problemático este verano será el tema del distanciamiento social en la playa. Ya se han levantado las prohiciones en algunas islas, pero las medidas que se han dispuesto son muy abiertas.

Estamos estudiando cómo podríamos acotarlas, hoy (por este lunes) voy a terminar de ultimar nuestra propuesta con los técnicos municipales para ver si podemos parcelar las playas con elementos físicos. No hay protocolos escritos de ninguna administración, estamos haciéndolo como ayuntamiento y por eso creo que sería buena esa reunión para llegar a un consenso, en algo que nos une a todos.

Les quedan solo unos días.

Pues nos queda esta semana porque se abrirían el lunes, pero es verdad que nosotros empezamos la vigilancia los fines de semana en las playas a mitad de junio y ya en julio y agosto todos los días de 11.00 a 19.00. No estamos todavía en temporada, aunque al seguirse la escuela a distancia puede que se adelante. Este verano tendremos que aumentar también la vigilancia para tener unos meses tranquilos desde el punto de vista sanitario.

¿Ha habido muchos incumplimientos del estado de alarma?

La policía ha trabajado muchísimo, y ha habido incumplimientos y sanciones, pero a gran escala la gente ha sido responsable. Ahora al pasar a la fase 1 y haber más margen, es más complicado vigilar. Respecto al tema de la hostelería, empezamos mal, con problemas en algunas terrazas donde no se respetaba el distanciamiento u otras medidas y tuvimos que advertir en algunos casos incluso de la retirada de licencia. Pero este fin de semana ha ido todo mucho mejor.

¿Qué medidas han ido arbitrando desde el Ayuntamiento para mitigar la situación generada por la crisis sanitaria?

En primer lugar, creo que fue fundamental alertar a las autoridades de los movimientos que se produjeron a los municipios costeros como Águilas antes de la declaración del estado de alarma. Fue determinante para contener el virus y que no se expandiera en lugares como éste, donde llegaron muchos visitantes de otras comunidades.

En cuanto a la reactivación económica, a finales de marzo ya anunciamos un paquete de medidas para ayudar al pequeño comercio y la hostelería: una de ellas fue la exención de la tasa de basura a todos los comercios que estaban cerrados y de la tasa de ocupación de la vía pública a terrazas, bares y restaurantes hasta el 31 de diciembre. También se ha puesto en marcha una campaña de promoción del consumo local y se ha creado una página web donde cualquier comercio de Águilas tiene una plataforma para la venta online.

¿Ha sido muy dura la gestión de esta crisis?

Lo ha sido. Y habría sido imposible sin todo el trabajo que ha realizado el equipo de gobierno y el personal del Ayuntamiento, parte del cual no se movió en ningún momento del Consistorio. Organizar el teletrabajo tampoco ha sido sencillo, nunca se había hecho. Y como se suele decir 'la vida sigue' a pesar del estado de alarma y detrás de ese 'la vida sigue' hubo personas que tuvieron que estar trabajando cada día, sin poder confinarse.

A finales de abril conocíamos la compra de Cabo Cope por el grupo ecologista Anse ¿Cree que ese espacio protegido debería ser público o privado?

Me alegré porque estamos hablando de una asociación ecologista con un bagaje importante, no son un grupo que haya aparecido de la nada. Y Cabo Cope es una zona protegida por varias figuras. Esté en manos de quien esté, su fin no puede ser otro que el de garantizar la protección y conservación de este paraje único de Águilas, pero también de la costa mediterránea.

¿Y qué opina de que la Comunidad haga uso del derecho de retracto?

Me parece sorprendente porque hace un año desde Anse se pusieron en contacto con nosotros, Ayuntamiento, y con la Consejería de Medio Ambiente; creo recordar que fue después de las elecciones. Vinieron a verme para ver si adquiríamos los terrenos, nosotros no podíamos asumir ese gasto (500.000 euros) y parece que desde la Consejería se les dio la misma respuesta.

Por eso me parece sorprendente, repito, que ejerzan ese derecho si hace un año no disponían de los recursos. Ahora no creo que los tengan tampoco. A las administraciones públicas no les suele tocar la lotería.

Etiquetas
Publicado el
19 de mayo de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats