Un 47% de los navarros prefiere dar un contrato a nacidos en España antes que a extranjeros

Un hombre pasa frente a una oficina de empleo en Pamplona.

Hasta un 47,1% de la ciudadanía navarra se muestra a favor de, en igualdad de condiciones, contratar antes a una persona nacida en España que a una inmigrante, mientras que el otro 46,5% se muestra contrario a dicha discriminación. Esta fuerte división social sobre la cuestión la pone de manifiesto el informe 'Percepciones y actitudes en torno a la discriminación en Navarra' del Observatorio de la Realidad Social del Gobierno foral. Además, según el documento, solo un 6% de las personas que asegura haber sufrido algún tipo de discriminación ha interpuesto denuncia en el territorio. Pese a reconocer que existen "signos, aunque minoritarios, de situaciones de discriminación clara", las conclusiones del documento presentado este jueves reflejan "una sociedad navarra muy tolerante con la diversidad de todo tipo, sea por orientación sexual, origen, étnica, sexo, edad o discapacidad", según ha considerado durante la presentación del mismo la consejera de Derechos Sociales, Carmen Matezu.

Un estudio en Navarra revela que el 80% de los de los delitos racistas no se denuncian

Un estudio en Navarra revela que el 80% de los de los delitos racistas no se denuncian

El informe se basa en la 'Encuesta Social y de Condiciones de Vida' que fue realizada en los meses de otoño de 2019 a un total de 1.067 mayores de 15 años residentes en Navarra en viviendas familiares, con el apoyo del Observatorio de la Realidad social y el Instituto Navarro de Estadística -NASTAT-. Así, recoge que casi un 30% de los encuestados -en concreto un 28,5%- preferiría vivir en una sociedad donde la mayoría tuviera el mismo origen, cultura y religión, frente un 54,2% que se decanta por lo contrario. A la vez, identifica la enfermedad mental y la discapacidad intelectual o física como las tres características de quienes padecen "mucha o bastante" discriminación.

En el otro lado se encuentra un 80% de la ciudadanía navarra que apoya que dos personas del mismo sexo puedan casarse y tener hijos, de manera biológica o mediante adopción. Asimismo, un 85,4% de los encuestados se muestra "muy o bastante de acuerdo" con que una persona transexual o transgénero pueda cambiar su nombre en su documentación para ajustarlo a su identidad de género. Solo un 0,9% expresa incomodidad por tener como vecinas a personas de este colectivo.

Según el documento presentado también por el director del Observatorio de la Realidad Social, Luis Campos, y el jefe de sección de dicho Observatorio, Antidio Martínez de Lizarrondo, los navarros encuestados se muestran "muy tolerantes" ante la posibilidad de convivir con personas mayores, con discapacidad física, sensorial o intelectual. No obstante, hasta un 20% de la población manifiesta que le incomodaría "mucho o bastante" la posibilidad de contar con vecinos de etnia gitana, para un 8,1% lo sería con personas que profesan la religión musulmana, y para un 6,5% con personas inmigrantes.

Por otro lado, los navarros preguntados han manifestado un "alto grado de tolerancia" a ser representados por miembros de distintos colectivos, y le dan a las mujeres y personas homosexuales o bisexuales el mayor respaldo. Por el contrario, han expresado que darían menos apoyo a los mayores de 75 y a personas de otra etnia o religión diferente a la mayoritaria. Además, la mayoría de las personas encuestadas rechazan la discriminación en el ámbito laboral por razones de edad o género, con un 61,6% y 45,9% respectivamente.

Percepción de la discriminación por sexo, edad o nacionalidad

Por otra parte, según el trabajo que recoge percepciones y actitudes, casi una cuarta parte de la población encuestada asegura haber sufrido discriminación por razón de sexo -23,6%-, seguido de la edad -16,2%- y la nacionalidad -12,7%-. En este sentido, al preguntar por la discriminación observada en otras personas, las características por las que perciben mayor segregación en Navarra son el sexo, el origen étnico y la edad. A la vez, los encuestados indican el ámbito laboral como aquel susceptible para sufrir mayor discriminación.

Según recoge el informe, investigaciones previas, como la publicada en 2020 por Ikuspegi -Observatorio Vasco de Inmigración-, arrojan un aumento de las llamadas "infradenuncias". En concreto, el 85% de la población que asegura haber sufrido algún tipo de discriminación no interpuso ningún tipo de denuncia. De hecho, solo un 6% de los afectados lo hizo en la Comunidad foral. Entre los motivos señalados para no dar el paso se encuentra la percepción de "escasa" utilidad de formalizar una queja, además de tender a "minimizar la gravedad del hecho". Por último, la "excesiva burocracia, molestias y gastos" constituyen también razones para no denunciar.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats