La portada de mañana
Acceder
ENTREVISTA | Castells: "La derecha ha perdido un poder que siempre creyó suyo"
España, pendiente de cuándo Europa cortará el grifo del gasto público
OPINIÓN | Razón y servicio: sobre quién nos ha de gobernar, por Elisa Beni

María Luisa Carcedo: "En Madrid la contaminación atmosférica está influyendo directamente en patologías"

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo. / Olmo Calvo

La Cumbre del Clima de Madrid ha puesto de relieve, una vez más, que las alteraciones en la atmósfera están deteriorando la salud de las personas. Los picos de calor, de frío, la transmisión de enfermedades que hasta ahora estaban fuera del ámbito de España: toda una batería de impactos que ya no son hipotéticos sino que están aquí. La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, ha conversado con eldiario.es sobre el Plan Salud y Medio Ambiente en el que está trabajando, sobre la incidencia de la crisis climática en la salud y sobre cuáles son las exigencias para el sistema sanitario español.

Carcedo, además, ha contestado sobre algunos temas polémicos que atañen a su ministerio, como el uso terapéutico del cannabis, el precio de los medicamentos, la ley del aborto o el repunte del discurso conservador que busca entorpecer la educación sexual en las aulas.

La crisis climática hace que en España haya más olas de calor, pero los datos dicen que también llegan picos de frío que tienen más mortalidad.

El plan de temperaturas extremas pone más énfasis en el calor por las características de nuestro país, pero también se está actuando ante los picos de frío, y no solo desde el punto de vista sanitario. Para evitar que haya problemas de cortes de energía eléctrica y de acceso a la energía durante episodios de bajas temperaturas se ha puesto en marcha el bono eléctrico. Hay medidas que no dependen exclusivamente de Sanidad sino de otros ministerios o de otras administraciones, pero todas tienen el mismo objetivo: evitar la agudización de determinadas patologías o incluso la mortalidad en enfermos con complicaciones importantes.

El año pasado nos estrenamos con contagios autóctonos de dengue por el mosquito tigre. En Francia acaban de diagnosticar transmisión interna de zika. ¿Hay que decir claramente que estas enfermedades tropicales han llegado para quedarse y afrontarlo?

Lo que estamos intentando es contenerlo. Detectar los casos e identificarlos bien. Saber si se deben a vectores que no tenían presencia en España y que ahora están apareciendo como consecuencia del cambio climático, por el hecho de que hay temperaturas más altas y durante más tiempo. Efectivamente todo esto lo estamos contando, no lo ocultamos. Toca reconocerlo, darle publicidad y explicar a la población cómo comportarse. La principal recomendación para evitar la propagación de los mosquitos que transmiten estas enfermedades es evitar aguas estancadas, y eso no solamente tiene que ser una labor de las autoridades sanitarias, sino también de las administraciones locales.

Ya que menciona las administraciones locales, ¿Cree que el plan de aire Madrid 360 presentado por el alcalde Martínez Almeida servirá para parar la denuncia contra España en el Tribunal Europeo por contaminación? contra España en el Tribunal Europeo por contaminación

Desconozco en detalle los aspectos más técnicos del proyecto, pero la situación en Madrid no está para reducir los objetivos de lucha contra la contaminación, sino al revés. En Madrid, al igual que en la mayoría de las de las grandes ciudades, la contaminación atmosférica es un problema que está influyendo directamente en patologías.

Por tanto, tendremos que proponernos objetivos más ambiciosos y sobre todo en el caso del tráfico, que es un contaminante fundamental. Todo lo que sea reducir esa ambición es negativo.

¿Y tiene margen el Gobierno para presionar o involucrar al resto de administraciones?

Para ello estará el Plan de Salud y Medio Ambiente, que define los criterios y la monitorización que se debe de hacer de los datos de contaminación atmosférica. Pero claro, cada administración tiene sus responsabilidades. Y sobre la ciudadanía tenemos responsabilidades todos.

¿Sería partidaria de que los límites legales de todos los tóxicos atmosféricos fueran los de la OMS y no que haya un margen más alto para algunos en la normativa?

Los objetivos propuestos por la Organización Mundial de la Salud están pensados desde la óptica de la salud humana y para nosotros son el referente. Por tanto, cuanto más nos aproximemos a ellos, mejor.

En dos ocasiones el Ministerio tuvo que dar marcha atrás con el proyecto de bajar el precio de algunos medicamentos, y el argumento giró en torno a la amenaza de las farmacéuticas de que así no podían garantizar el suministro...

Se producen bajadas de precios de medicamentos –de unos sí y de otros no– dependiendo de la política farmacéutica pero sobre todo de la garantía que tengamos de disponibilidad de medicamentos para tratar enfermedades.

Pero había una lista de productos que iban a ser rebajados y, finalmente, no se hizo con todos ellos...había una lista de productos que iban a ser rebajados y, finalmente, no se hizo con todos ellos

Primero tenemos que garantizar el acceso de la ciudadanía a los medicamentos. Ese es el primer objetivo. El segundo es revisar precios, si ha finalizado el período de patente o si hay disponibilidad de genéricos, y siempre con el criterio de coste-efectividad.

Hablando de medicamentos. ¿Han descartado abrir el asunto del uso del cannabis con fines terapéuticos?

Trabajamos con la medicina basada en la evidencia del valor terapéutico de los medicamentos. Y en el caso de los productos derivados del cannabis o los cannabinoides tiene que ser lo mismo. Hay algún medicamento ya disponible con indicaciones concretas en determinados casos: rigideces, analgesia, incluso epilepsia. Y yo me remito al criterio que defiendo sobre los medicamentos: coste, efectividad y también seguridad.

¿Pero ve lejos abrir ese debate?

Es que ya hay disponibilidad de productos que tienen indicaciones concretas y ese es el camino. Más allá de ahí, yo no alcanzo a entender cuál es el debate ni la discusión.

Ahora, si me dice ¿fumar marihuana? Eso ya es otro cantar y es un problema gordísimo que estamos detectando en jóvenes. Vemos más uso de cannabinoides, también de derivados del cannabis en los vapeadores y vemos las patologías relacionadas. Aquí tenemos que tener otro criterio porque estamos hablando de sustancias adictivas. Hay que tener mucha cautela.

En algún momento desde Podemos se planteó la posibilidad de debatir la legalización. ¿La posición del Gobierno en este caso es taxativa en cuanto a no plantear este tema?

El asunto está en el escenario que acabo de comentar: el Plan Nacional sobre Drogas, y el impacto que está teniendo en los jóvenes... Ahí es donde hay que canalizar cualquier decisión en este ámbito.

¿Los usuarios de la ley de Dependencia pueden esperar medidas rápidas en caso de que haya Gobierno con plenas funciones?

Hay una serie de decisiones inminentes para complementar el desarrollo pleno de la ley. Pero los recursos van en la Ley de Presupuestos. No se pueden pintar. Luego ya se puede reflexionar sobre el mejor sistema, o si hay alguna medida a incorporar para mejorar su funcionamiento. Es decir, hacer una evaluación sobre la propia ley.

¿Se plantea revertir la modificación que hizo el PP sobre el aborto que obliga a las menores de 16 y 17 años a contar con el consentimiento paterno previo?

Bueno, nosotros no hemos avanzado en ese asunto. Hemos avanzado mucho en el desarrollo de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo. Acabamos de aprobar ahora, por ejemplo, el anillo vaginal, sumando nuevos anticonceptivos financiados por el sistema público. Hemos recuperado el observatorio, hemos puesto en marcha muchas medidas que estaban en esa ley. También la de la educación afectivo sexual, a través de un convenio con el Ministerio de Educación.

¿Cómo se va a llevar este plan a las escuelas?

De lo que se trata es de que los niños tengan formación en algo tan importante para la maduración de su sexualidad y de su personalidad. Nosotros tenemos la responsabilidad de proporcionar información, contenidos técnicos. El sistema educativo es el que tiene aplicarlos. No se trata de que haya un apartado especial sino que todo lo que tiene que ver con la sexualidad y la afectividad –y también con los métodos anticonceptivos disponibles– debe estar presente de una forma más habitual y sistemática.

¿Falta información sobre sexualidad?

Hemos hecho varios estudios cualitativos para conocer cómo piensan los jóvenes y la conclusión es que hay que reforzar muchísimo la información a la que acceden. Debe ser una información veraz y sensible, porque estamos hablando de la formación de su comportamiento sexual. Muchos problemas derivados de la cosificación de la mujer o de las relaciones sexuales desvinculadas de la afectividad, tienen que ver con que las fuentes de información a las que acceden es la pornografía.

Hay una especie de ofensiva contra todo lo que tenga que ver con este tipo de educación en las aulas, ¿se va a institucionalizar de alguna manera para que sean contenidos que no puedan ser contestados?

Siempre hubo resistencias con esto, pero no podemos dejar de lado realidades tan importantes como los embarazos no deseados o el repunte de las enfermedades de transmisión sexual.

¿A qué atribuye este reverdecer del discurso ultraconservador en España de la mano de Vox?

Ha aflorado un fenómeno que se está observando también en otros países. Lamentablemente aquí no se le ha puesto un cordón sanitario, porque es muy lamentable que se sitúen fuera de los grandes consensos logrados en democracia, de los grandes avances de la democracia. Sobre todo, creo que no se debe blanquear en modo alguno estos planteamientos, ni banalizar estas actitudes. Tenemos que defender los avances logrados por nuestra democracia y seguir avanzando.

Se ha hablado de su ministerio como uno de los que podría adjudicarse a Unidas Podemos en un futuro gobierno de coalición...

(Interrumpe entre risas) Bueno, yo aspiro seguir trabajando en este ámbito, en estas políticas. ¿Dónde? Eso ya se verá. Donde haga falta. Llevo trabajando en esto toda mi vida y evidentemente desde el Partido Socialista Obrero Español. En eso sí que no estoy dispuesta a dar un paso atrás. (sonríe)

¿Cree que hay margen de entendimiento con Unidas Podemos en políticas sociales?

Se me ocurren muchos ámbitos en los que hay coincidencias: justicia social, lucha contra el cambio climático... Pues pongámonos a trabajar en esas coincidencias, y también con otras organizaciones políticas que son necesarias para lograr arrancar esta legislatura. Es hora de ponernos a todas estas cuestiones de las que estamos hablando, y seguir mejorando y perfeccionando nuestra democracia.

Etiquetas
Publicado el
7 de diciembre de 2019 - 21:13 h

Descubre nuestras apps

stats