Sergio García, primer director general de Derechos de los Animales: "Hay que cambiar la sensación de impunidad ante el maltrato animal"

Sergio García Torres, nuevo director general de Derechos Animales. / FERNANDO SÁNCHEZ

Sergio García Torres será el primer alto cargo que vele por los animales a nivel estatal. El nuevo director general de Derechos de los Animales, un organismo creado por la vicepresidencia segunda del Gobierno de Pablo Iglesias –gran defensor personal de la causa–, es consciente de que la cuestión animal tiene muchos adeptos, pero también detractores. Con todo, es optimista y cree que el respaldo social es mayoritario, que las resistencias que encontrará no serán tan fuertes.

"Alguna parte del arco político es reaccionaria, pero igual que en otros temas como los derechos de la mujer o el colectivo LGTBI", concede. "Pero he recibido felicitaciones de gente del PSOE, ERC, JxC... El sentir general es que está muy bien que haya un espacio para tratar estos temas. Hay mucha predisposición en el sector para sentarnos y trabajar conjuntamente. Puede que exista alguien que entienda que la protección de los derechos de los animales no es prioritaria, pero si echamos un vistazo a nuestro entorno es una cuestión que va avanzando a la par que otros sectores", asegura.

García, que acumula más de dos décadas en el movimiento de protección y defensa de los derechos de los animales y es responsable del área en Podemos, cuenta con la experiencia que le ha dado participar en la creación de normativa local en varios "ayuntamientos del cambio" en los últimos años.

Con una dirección general que no tiene tantas competencias como a él le gustarían (muchas están transferidas a las Comunidades Autónomas, otras las tienen otros ministerios del Gobierno), el principal reto que se marca para la legislatura es sacar adelante una Ley de Protección Animal que sirva de referente para la defensa de los animales domésticos, pero "también los salvajes" para evitar escenas como la del cazador que dibujó la palabra "Vox" en el suelo con 50 conejos muertos. Elevar las penas por maltrato, regular o prohibir (sería su opción personal) el uso de animales en circos y unificar de alguna manera los 17 registros de animales domésticos son otros de sus objetivos.

No prevé meterse en algunas de las cuestiones más polémicas como la tauromaquia (no le corresponde) o la caza (cuestión autonómica y del Ministerio de Agricultura), respecto a la que cree que "hace falta un trabajo previo para plantear este debate".

Es la primera vez que existe en España una Dirección General de Derechos de los Animales a nivel estatal. ¿Con lograr qué se daría por satisfecho en la legislatura?

Cualquier persona que quiera avanzar en la protección y los derechos de los animales nunca se va a dar por satisfecho, pero creo que ya es un logro en sí que exista una Dirección General de Derechos de los Animales. Sitúa en la primera línea política la protección de los animales. Para nosotros lo principal es lo que está marcado en el acuerdo de gobierno: establecer una ley estatal de Protección Animal que intente homogeneizar las diferentes posiciones sobre la materia que existen en las 17 comunidades autónomas.

Es cierto que la mayoría de las competencias están transferidas, pero nos queda mucho espacio dentro de las directivas europeas y de las normativas estatales. Nuestro objetivo es conseguir un estándar medio de protección animal como el de los países europeos. El mejor ejemplo es Holanda, que ha avanzado muchísimo en protección animal.

Otro tema importante recogido tanto en los programas electorales previos como en el acuerdo de gobierno es el cambio del Código Civil y el Código Penal. El aumento de las penas y de las sanciones en las cuestiones de maltrato animal es una reivindicación de la sociedad. Creo que hay una sensación generalizada de impunidad ante el maltrato animal y desde las administraciones tenemos que trabajar y cambiar esa esa situación.

La legislatura pasada ya se planteó en el Congreso de los Diputados una reforma del Código Civil para que los animales dejaran de ser cosas. Es una cuestión meramente administrativa, pero que luego cambiará muchas situaciones que tienen que ver con los derechos de los animales. Nosotros planteamos que los animales pasen a ser seres dotados de sensibilidad o "seres sintientes", como se le llama en algunos otros países. También queremos darle una visión de protección animal al trabajo que se está haciendo en muchos ministerios, como Ganadería, Agricultura o Transición Ecológica. En todo lo que tiene que ver con ganadería hay un trabajo importante de bienestar animal.

¿Cree que la sociedad va por delante de la legislación en cuestiones de protección animal?

Creo que la sociedad civil nos da lecciones día tras día en cuestiones de derechos fundamentales, y no solo derechos para los animales sino en cualquier tipo de derecho. Es necesario que este Gobierno abra espacios de participación y trabaje tanto con la sociedad civil como con los diferentes sectores para homogeneizar un poco ese sentir mayoritario de la ciudadanía con la legislación en materia de protección animal. Creo que vamos con un poco de retraso.

Cosas concretas. Quieren cambiar el Código Civil y el Penal para casos de maltrato animal, etc. ¿Nos da una idea de por dónde va a ir la cosa?

Ahora mismo tenemos una idea general que tiene que ver con equiparar las penas de maltrato animal al estándar europeo de maltrato animal.

Y ese es...

Cuando existen casos de maltrato grave o incluso casos en los que existe cierta alarma social –como por ejemplo lo que pasó hace unas semanas de la incautación de 250 chihuahuas a los que se les había cortado las cuerdas vocales porque estaban en un criadero ilegal– entendemos que, en el caso de que se demuestre una culpabilidad, no voy a decir yo si tienen que entrar en la cárcel o no, pero sí que por ejemplo para el ejercicio de una profesión que tenga que ver con los animales tendrá que haber una restricción. También que dé tiempo a que esta persona se rehabilite y entienda cuál ha sido el delito que ha cometido y la importancia que tiene.

¿Estos cambios afectarán también a la fauna salvaje para evitar escenas como por ejemplo la del cazador aquel que escribió la palabra “Vox” con 50 conejos muertos?

Tenemos intención de hacerlo. Ya llevamos la legislatura pasada una propuesta para que los animales salvajes también estén incluidos en la tipificación del Código Penal. En este caso nos basamos en la legislación inglesa, que establece el criterio de animal animal vertebrado, sin establecer diferencias entre animal de compañía, animal doméstico o animal salvaje.

Nosotros planteamos los animales vertebrados como seres dotados de sensibilidad suficiente como para que estén protegido por la ley. Todo esto es exceptuando las cuestiones que ya estén legalmente recogidas. Se generó en su momento una duda sobre esto porque se planteaba que nosotros pretendíamos prohibir la caza. No tiene nada que ver, la caza está regulada, está legalizada. Nosotros lo que pretendemos es trabajar en los márgenes de cualquier regulación que tenga que ver con animales salvajes, que también estén protegidos esos animales en situaciones que estén fuera de las regulaciones ya sean cinegéticas, de gestión de ganadería o de animales de compañía.

Porque, por aclarar, la caza aunque quisieran no podrían prohibirla.

No podríamos prohibirla. Creo que hace falta un trabajo previo muy amplio para llegar a un debate de ese tipo. Ahora mismo no es el momento de plantear un debate de estas características. Lo que planteamos es establecer medidas que se equilibren desde un punto de vista del medio ambiente, de la biodiversidad y de los espacios de protección natural, y que exista cierta homogenización. En los últimos años sí que hemos ido hacia una tendencia en la que se han desregulado muchas cuestiones que tienen que ver con la actividad cinegética. Todos recordamos cómo antes se cazaba los domingos y ahora prácticamente todos los días. Es necesario buscar ciertos espacios de homogenización entre la protección del medio natural, la protección de la biodiversidad y la actividad cinegética.

¿Van a rebajar el IVA de los productos y servicios veterinarios?

Esto sí es un sí rotundo. Lo llevamos en el acuerdo de gobierno, es una reivindicación de toda la sociedad civil que tiene cierta sensibilidad con el tema de la protección animal y creo que es una de las primeras medidas que hay que recoger en el proyecto de Presupuestos Generales. Ya lo llevamos en la propuesta de Presupuestos Generales de la anterior legislatura, cuando se negoció y no se llegó a aprobar. Va a estar recogido en las próximas semanas. Me reuniré con los colectivos de veterinarios con el Colegio de Veterinarios y con las diferentes asociaciones de profesionales, porque aparte del IVA veterinario hay una serie de reivindicaciones desde mi punto de vista justas que hay que sentarse y hay que trabajar y pensar conjuntamente.

¿Que son...?

Por ejemplo, la caracterización como profesional sanitario del sector veterinario. El sector veterinario no es solo el veterinario que te atiende a tu perro y a tu gato en una clínica, es el que hace que llegue a tu frigorífico toda la comida desde que viene de producción ganadera. En los mataderos existen veterinarios acreditados.

Ya que menciona los los mataderos: se conoció el otro día que Francia ha prohibido triturar pollos vivos, una práctica que diría que la inmensa mayoría de la gente no sabe siquiera que se da.

Pasa en España y pasa en la inmensa mayoría de países de la Unión Europea. Pero las cosas no suelen ser tan fáciles como dice el titular de esa noticia de Francia. Francia lleva mucho tiempo avanzando en procesos de selección de huevo previo al nacimiento.

Ellos tienen sistemas que han avanzado mucho en el I+D+i relacionados con la producción de ganadería, y nosotros tenemos que trabajar en esa línea. Tú no puedes ahora mismo plantear una prohibición desde ese punto de vista, y de hecho en Francia tienen una moratoria. Lo que van a hacer es un trabajo para gestionar junto con el sector de la producción avícola cómo seleccionar previamente machos y hembras antes de que el huevo eclosione, que es la mejor solución tanto para el bienestar animal como para el sector.

Nosotros lo que queremos es promocionar, ayudar y promover iniciativas que tienen que ver con las explotaciones ganaderas –en este caso la avícola–, con las pequeñas producciones, porque entendemos que estas son las que están mucho más vinculadas a una mejora del bienestar animal y a una mejora de lo todo lo que tiene que ver con el medio ambiente. Entendemos que la ganadería tiene que avanzar hacia una mejora tecnológica para llegar a estándares como el francés. Eso mejorará las condiciones de bienestar animal y a la vez favorecerá la competitividad de nuestro sistema de ganadería.

¿Tendrán competencias sobre circos? ¿Tienen pensado hacer algo relativo al uso de animales en estos espectáculos?

Vamos a plantear que eso pueda estar dentro de la ley estatal. Durante las anteriores legislaturas ya se hizo un avance importante por lo menos al plantear el debate. También podemos ver el trabajo que se ha hecho en comunidades autónomas y en muchos ciudades y municipios. Vamos a plantear ese debate y esa necesidad ya sea regulación o eliminación.

¿Cuál es su postura?

Mi postura personal es la postura que están adoptando muchos países de nuestro entorno, no permitir que existan espectáculos con animales dentro de los circos. Mi posición está muy acorde con con la Federación de Veterinarios Europeos y con la Federación de Biólogos Europeos, que marcan este estándar de la eliminación de este tipo de espectáculos.

También quieren hacer un registro único estatal de animales domésticos.

Queremos generar un espacio de coordinación de animales de compañía. Ahora hay 17 registros de 17 comunidades autónomas. Queremos que estén coordinados de alguna manera para que cuando se te pierde un perro en Toledo y eres de Madrid el profesional veterinario que accede al registro pueda ver que tu perro está recogido o se ha encontrado en otra comunidad autónoma. Lo trabajaremos con las comunidades autónomas porque ellas son las primeras que reclaman cuestiones de este tipo.

Esto es un poco más personal. Cuando uno mete su nombre en Google, lo primero que aparece es una polémica en la que se vio envuelto con dos camareras en su bar que le acusaban de haberlas despedido utilizando la reforma laboral del PP.

Eso no tiene no tiene mucho sentido real. Yo era socio de un restaurante, pero no trabajaba ni participaba dentro de la toma de decisiones. Nunca hubo una denuncia, se llegó a un acuerdo con estas personas y se fueron. Es un negocio pequeño que no podía permitirse una situación como la que se estaba dando. Hace ya tiempo que no tengo nada que ver con él. Se pone el foco sobre sobre alguien, en este caso yo, para intentar criticarle por ser de Podemos y por tener un pequeño negocio, pero se pone en riesgo un negocio del que viven seis familias. Nunca hubo una denuncia en el tiempo que yo estuve en ese negocio. Creo que son polémicas sin conocer la realidad del asunto.

Entiendo que es consciente de que desde ciertos sectores van a ir a por usted.

Sí lo soy. Y seguro que lo segundo que aparece en Google es lo de la leche [se le acusa de haber dicho que los humanos robamos la leche a las vacas]. Tienen el mismo sentido. No son críticas a cuestiones personales, no tienen una realidad detrás. No he dicho que la gente deje de tomar leche.

Etiquetas
Publicado el
7 de febrero de 2020 - 21:00 h

Descubre nuestras apps

stats