eldiario.es

Susana Díaz afronta el primer Debate del Estado de la Comunidad desde 2014 con la crisis del PSOE como telón de fondo

El Gobierno de Andalucía insiste en la necesidad de centrarlo en los problemas del territorio, para lo que defenderá su gestión estos mese y dos claves de funcionamiento: diálogo y estabilidad

El inminente acuerdo con C's para presentar los presupuestos autonómicos de 2017 servirá a la presidenta para abundar en esta cuestión en un momento de incertidumbre generalizada

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz abre este miércoles el Debate sobre el Estado de la Comunidad en el Parlamento andaluz

El Parlamento de Andalucía afronta este miércoles y jueves el primer Debate del Estado de la Comunidad desde 2014, en la que será la segunda comparecencia este año de Susana Díaz en el plenario para dar cuenta de una gestión sometida a la lupa de una oposición que no ha dejado de reprocharle los últimos meses que esté más interesada en la crisis en el PSOE que en la comunidad autónoma.

Es precisamente esto lo que más temen los socialistas: que la oposición derive el debate, en vísperas de un comité federal decisivo para el PSOE, hacia esta cuestión para minar la imagen de la presidenta de la Junta de Andalucía y el mensaje que ésta pretende trasladar, y en el que el inminente acuerdo con C's para la presentación de los presupuestos autonómicos de 2017 será clave en medio de la incertidumbre generalizada por la falta de información del Gobierno de la Nación con las comunidades autónomas. 

En el que será el primer Debate del Estado de la Comunidad con cinco fuerzas, dado que Podemos y C's se estrenan en este foro, el discurso de Susana Díaz se centrará precisamente en dos conceptos para definir lo que lleva de legislatura: diálogo (aunque sólo lo puede circunscribir a sus socios de investidura de C's) y estabilidad como claves para llevar los destinos del territorio. Y los presupuestos autonómicos en tiempo y forma son la mejor prueba de fuego de ello.

Por ello, por un lado, en las últimas semanas Susana Díaz se ha cargado de gestión, para lo que ha pisado el acelerador en cuestiones como el decreto para la recuperación de la jornada de 35 horas para los empleados públicos, la aprobación del anteproyecto de la Ley de Agricultura y Ganadería y el pacto con sindicatos y patronal para las cláusulas sociales. Y por otro, sus hombres fuertes han trabajado para defender cómo quieren que sea el debate.

En este sentido, el portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, ha defendido estos meses productivos para Andalucía gracias al entendimiento de su partido con C's "frente a la cerrazón y la actitud de ruptura de Podemos y el PP-A en una mancomunidad de intereses y pinza" que se ha notado, según él, "en las votaciones en el Parlamento de Andalucía, pero especialmente en lo cualitativo: la investidura y los presupuestos autonómicos".

"Nos sentimos orgullosos de la gestión de todos estos meses", ha enfatizado por su parte el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, quien ha instado a las demás fuerzas a colaborar para que haya un debate "constructivo". También ha lanzado alguna pista de que no van a rehuir la confrontación con el Gobierno de Mariano Rajoy para contrarrestar los argumentos del PP-A. De hecho, Juan Cornejo ha abogado por insistir en la necesidad de pedir que el Gobierno de la Nación otorgue a Andalucía un plan de empleo, lo que podría volver a entrar en las propuestas de resolución con las que concluyen estos debates y que los diferencia de las otras comparecencias -a razón de dos por año- a las que se comprometió Susana Díaz desde su investidura.

En la misma línea, el portavoz del Gobierno de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, ha pedido a la oposición que "espante los temores" y vaya a este debate "con alturas de miras". En su opinión, los 16 meses de  legislatura, han arrojado "un balance razonablemente positivo" para Andalucía. "Queremos que se hable de Andalucía, de lo que se ha hecho y de las medidas que se van a poner sobre la mesa para continuar avanzando", ha enfatizado.

La idea del Gobierno de Andalucía es desmontar la tesis de que vive abonado a una parálisis y para ello exhibe la cifras de las iniciativas legislativas de este año y medio: ocho proyectos de ley, otros tantos decretos ley y 11 anteproyectos de ley. Sin embargo, se le han enconado cinco proyectos de ley que, durante su comparecencia el pasado mes de marzo, Susana Díaz prometió para el primer semestre del año. 

Estado de lo prometido en la última comparecencia

De hecho, entonces lanzó 15 compromisos y destaca que se ha incumplido el de tener en el Parlamento de Andalucía durante el primer semestre los proyectos de  Ley  Garantía y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, Ley  Retracto en Desahucios de Viviendas en Andalucía, Ley de Emprendimiento, Ley del Cambio Climático de Andalucía y Ley  Acceso a los Beneficios Públicos y de Medidas contra el Fraude. Ninguno figura todavía en el registro de la cámara.

Tampoco se ha cumplido la promesa de que la Agencia Tributaria de Andalucía elaboraría un nuevo Plan de Lucha contra el Fraude Fiscal, ni  ha llegado a tiempo, porque en marzo se preveía "para un breve espacio de tiempo", el decreto de cláusulas sociales -lo que se ha hecho es firmar el citado acuerdo con la patronal y los sindicatos- ni se conoce el resultado de la primera evaluación de los programas de la Junta de Andalucía que se prometió, concretamente  los de apoyo al sector de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación). 

Por el contrario, sí han llegado a tiempo estos compromisos: el nuevo Plan de Vivienda y Rehabilitación; el decreto de recuperación de  los días adicionales de permiso por asuntos particulares para los funcionarios; el anteproyecto  de Ley de Agricultura y Ganadería, aprobado la pasada semana ; y la nueva oferta pública de empleo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Igualmente, todavía está a tiempo, porque los prometió para finales de año, la  oficina de prevención contra el fraude y la corrupción, el  desarrollo de la Ley de Medidas Urgentes para Favorecer la Inserción Laboral,  en marcha con los planes de empleo; y el  decreto de garantías en tiempos de pago para proveedores de sectores prioritarios relacionados con la salud, la educación y los servicios sociales.

Expectativas de la oposición

Por su parte, el PP-A ha lanzado pistas de por dónde piensa ir. Su vicesecretaria general de Acción Municipal, Ana Mestre, ha insistido en la necesidad de "hablar de los problemas de la Andalucía real" frente a la imagen "idílica y ficticia que vende Susana Díaz". Es más, ha dicho que desea que el debate "no se vea solapado por la situación nacional", y que ellos no irán "en esa dirección". Para aseverar: "Si los socialistas y Susana Díaz quieren ir por otros derroteros, allá ellos".

Por el contrario, la líder de Podemos, Teresa Rodríguez, sí quiere que se hable de ciertas cuestiones. De hecho, ha instado a la también secretaria general del PSOE-A a " dar explicaciones su apoyo a quien ha aplicado la Lomce, la ley mordaza y a quienes son el partido más corrupto de Europa", en referencia a la abstención que propugnan desde la federación para que gobierne Mariano Rajoy, cuestión que será abordada en el máximo órgano entre congresos del partido el domingo. En todo caso, ha reclamado "ejemplaridad" del PSOE-A para este debate y ha incidido en la necesidad de abordar los problemas de Andalucía con "realismo".

Mientras,  Juan Marín ha opinado que "este debate hay que valorarlo desde una perspectiva totalmente diferente a cuantos le han precedido, ya que la aparición de C's ha dispuesto un antes y un después en la forma de hacer política y oposición en Andalucía". En este sentido, el presidente de C's ha incidido en que "f rente a la sempiterna confrontación entre el PSOE-A y la oposición estéril del PP-A", su formación "llegó con propuestas sensatas que miraban por los andaluces y que nunca se habían, siquiera, valorado por quien gobierna". Y tiene sus propios cálculos: "El sello naranja se estampó con un acuerdo de 72 medidas, que nos sirve de hoja de ruta para esta legislatura".

Desde IU, Antonio Maíllo ha subrayado: "Espero que la presidenta haga un diagnóstico realista, no triunfalista, y que nos anuncie que se pone las pilas". En este sentido, esta semana el líder de IU ha recordado uno de los "muchos incumplimientos" del Gobierno de Susana Díaz, centrándose en el caso de las resoluciones para los planes de empleo, de las que ha criticado que todavía no hayan llegado a las administraciones locales, y de hecho, los alcaldes y ediles de IU se han concentrado en San Telmo para reivindicar estas subvenciones.

Cómo se estructura

El debate lo abrirá Susana Díaz este 19 de octubre a las 12.00 horas y sin límite de tiempo. Después se suspenderá la sesión hasta las 16.30. Tocará luego el turno a la oposición de mayor a menor número de diputados: PP-A, Podemos, C's e IU, y cada uno contará con 20 minutos, en lugar de 30, lo que ha sido criticado por los populares. Tras la respuesta de la presidenta, cada grupo tendrá un segundo turno de 10 minutos, para cerrar luego Susana Díaz de nuevo.

Tras el debate con los cuatro grupos de la oposición, se suspenderá la sesión hasta el 20 de octubre a las 10.00, cuando será el turno del PSOE-A, con el mismo esquema. Luego se abrirá un plazo de 30 minutos para que los grupos presenten en la Mesa de la Cámara sus propuestas de resolución. Una vez calificadas las propuestas de resolución, la exposición y defensa de las mismas por parte de los grupos se hará en el mismo orden de intervención seguido en el debate, por un tiempo máximo de cinco minutos. Finalmente, se votarán en el mismo orden de intervención.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha