eldiario.es

Menú

“Obligar a las mujeres a competir con cierta vestimenta es un acto político de la extrema derecha”

Matilde Fontecha, investigadora sobre las mujeres en el deporte, advierte del espejismo de la igualdad que han supuesto los recientes Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

- PUBLICIDAD -
Matilde Fontecha.

Matilde Fontecha.

“En estos Juegos [los de Río de Janeiro] se han utilizado las mismas estrategias de regresión en igualdad que en los demás ámbitos sociales: la belleza y la maternidad como valores supremos de las mujeres”. Así lo cree Matilde Fontecha, quien se ha jubilado recientemente de su puesto como profesora en la Universidad del País Vasco, especializada en la asignatura de Educación Física y su Didáctica, que ha impartido en clave feminista. En 2009, Fontecha recibió por parte del Consejo Superior de Deportes la Real Medalla al Mérito Deportivo por su trayectoria investigadora sobre las mujeres en el deporte.

Desde la autoridad que le da esta trayectoria Fontecha  ha analizado en un artículo de opinión para eldiarionorte lo que han supuesto los recientemente finalizados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en cuanto a la igualdad. Su opinión es crítica por cuanto las formas de desigualdad han persistido, aunque en ocasiones sutiles y menos explícitas. “Estos días [cuando se han desarrollado los Juegos] hemos podido ver que en el mundo deportivo se ha agudizado la sensación de que ser buena deportista no es suficiente, sino que hay que acarrear con el lastre que conllevan los cánones de la feminidad”.

Fontecha también se muestra crítica sobre lo “inadvertido” que ha pasado para los medios de comunicación y la sociedad en general la participación de los países que “tienen secuestrados los derechos humanos de las mujeres; ni una reflexión que indique que obligar a las mujeres a competir con cierta vestimenta es un acto político de la extrema derecha”.

Y en este punto hacer una reflexión. “Estos señores del deporte que obligan a sus deportistas en algunas disciplinas a competir semidesnudas, ¿por qué no hacen extensiva esta obligación a todas las olímpicas? Porque tendrían que discutir con los señores del velo y entre ellos no se enfrentan, ya que es un pacto ancestral que perdura: en cada territorio ellos deciden si taparlas o desnudarlas. Me preocupa que las voces que se han alzado acerca del tema del velo hablen de derechos de las mujeres y de respetar su cultura. Ninguno de estos dos argumentos son ciertos”.

Por encima de todo, la intención de Fontecha es llamar la atención acerca de un factor de discriminación al que “nadie ha aludido”, el más sutil y, por lo tanto, el más pernicioso”: la tradicional imposición de la belleza femenina. “Es un tema polémico, porque, en general, no se percibe como un factor discriminador y mucho menos como un problema. Por el contrario, se va aceptando la idea de que una imagen bella es la mayor valía de las mujeres. La sexualización es un fenómeno que va ganando terreno cada día, que inunda y complica la vida de todas las mujeres y cuyo modelo de feminidad ha invadido la práctica deportiva. Fuera de toda lógica, se ve como positivo que compitan y naden maquilladas, perpetuando la idea de que no es suficiente ser una buena deportista sino que debes ser muy femenina. De hecho entre las deportistas se ha impuesto la moda de tatuarse la línea oscura sobre el párpado superior, el perfilado permanente de labios, etc.

Ha habido otros asuntos que, a su juicio, se han tratado de forma inadecuada. Por ejemplo, aludir a la vida privada de las deportistas, “el machaque con la edad o el tratamiento sublime del tema de la maternidad en el caso de Maialen Chourraut, así como el protagonismo que se le ha dado a su entrenador y compañero. Ambos aspectos desvían la atención de la proeza de haber conseguido un oro olímpico”.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha