eldiario.es

Menú

El derecho colaborativo, la alternativa a los juicios

La Asociación de Derecho Colaborativo de Euskadi es una de las primeras en aplicar este sistema proveniente de EEUU para evitar que las partes acaben en los tribunales.

“Somos el tercer país de la OCDE con más pleitos” apunta su presidenta  Mª José Anitua, que opina que “la crisis en el sistema judicial va a impulsar este método”.

- PUBLICIDAD -
Algunos de los miembros constituyentes de la Asociación de Derecho Colaborativo de Euskadi

Algunos de los miembros constituyentes de la Asociación de Derecho Colaborativo de Euskadi

El derecho colaborativo es un método alternativo para la resolución de conflictos que nació en los años 90 en EEUU y llegó a Europa en 2003. Mª José Anitua, abogada de un bufete vitoriano, es la responsable de que esté sistema haya iniciado su implantación en España. En mayo de 2013 fundó la ‘Asociación de Derecho Colaborativo de Euskadi’ que ya cuenta con 76 socios y ha iniciado su implantación en Madrid.

Este método apuesta por un nuevo sistema de negociación denominado ‘Harvard’ que tiene como objetivo evitar acabar en los tribunales “con soluciones creativas que favorezcan a las dos partes”, apunta Anitua, “se trata de saber escuchar, reformular, empatizar y ponerte en el lugar del otro”.

Pregunta: ¿En qué se basa el derecho colaborativo?

Respuesta: Lo que busca es una negociación para solucionar los conflictos que se planteen entre las partes trabajando en equipo con otros profesionales y con el propio cliente para buscar esa solución negociada basada en valores. Es lo que se denomina negociación ‘Harvard’, un sistema que trata de buscar soluciones integradoras en vez de soluciones distributivas. Estamos acostumbrados a ir acercando posturas y partir la diferencia por la mitad, eso son negociaciones distributivas. La negociación ‘Harvard’ trata de reflexionar a futuro con soluciones creativas que resulten buenas para las dos partes. Porque cuando tú vas al juzgado te desgastas muchísimo tratando de ganar al otro y al final normalmente pierden los dos.

P: O sea que es un trabajo previo muy profundo para evitar llegar a juicio.

R: Claro, es que muchos piensan: “si intervienen tantos profesionales esto va a ser muy caro”, pero no. Porque ¿cuánto de caro es un pleito que dura 10 años, en donde estás con psicólogo, psiquiatra, el tema de los hijos, el desgaste personal?  Hay que buscar la raíz del problema, cuales son los verdaderos intereses de las partes y trabajar en positivo para solucionarlos. Si eres capaz de llegar a una solución, esa solución será efectiva y duradera porque de verdad has solucionado el problema de fondo, no está hay latente. Porque cuando hay una sentencia, normalmente la parte que ha perdido intenta darle la vuelta con otro pleito, y así sucesivamente, y es el cuento de nunca acabar.

P: ¿Qué casos aborda este método?

R: Pueden ser de todas las áreas del derecho, no es una rama del derecho. Sino que es un sistema de negociación novedoso que puede darse en cualquier campo del derecho: mercantil, laboral, penal… Se ha desarrollado mucho más a nivel internacional el derecho de familia porque es donde la relación en principio es más claramente importante. Pero a nivel empresarial también es muy importante la relación, cuando tú tienes un cliente no quiere perderlo, cuando tienes un buen proveedor, no quieres perderlo.

P: ¿Qué porcentaje hay de casos de éxito aplicando este sistema de negociación?

R: Hemos intentado pedir estadísticas y no nos las han facilitado. Pero en mediación, que es un sistema muy parecido, se habla de un 70% en el que se consigue el acuerdo. El derecho colaborativo tiene mucho que ver con la mediación, es como si fuera un pasito más dentro de esos medios alternativos de resolución de conflictos. En ambos casos se utiliza el mismo sistema de negociación, las mismas herramientas y filosofía. Lo que cambia radicalmente es que el mediador es alguien neutro e imparcial, y en cambio en derecho colaborativo el abogado sigue siendo el defensor de los intereses de sus clientes. De los intereses, y no de los derechos y posiciones que es en lo que nos han formado en la carrera. Porque  a veces dices: “yo tengo derecho a la custodia”, y lo que estás haciendo es un pan con unas tortas porque lo que necesitas es ver qué es lo que interesa para los hijos, pero no el derecho que tú tengas con respecto a ellos.

P: ¿Cree que es una manera de avanzar hacia unos valores, algo que igual no estaba recogido dentro del derecho, que se entiende como algo muy cuadriculado?

R: Claro, el tema está en que la sociedad está evolucionando y el derecho no se ha adaptado a esas nuevas necesidades sociales. Los jueces se tienen que sujetar en lo que dicen las leyes y no pueden dar la solución que necesitan las partes, porque no está previsto en la normativa. Este método lo que promueve es que las partes busquen su propia solución. Estamos viendo a sociedades más evolucionadas en las que cada uno tenemos que ser capaces de autorregularnos y buscar nuestra propia solución, que no te la dé un tercero. Porque al final, tanto en el arbitraje como en los tribunales, es un tercero el que te da la solución, y no es tu solución, y como no lo es, es posible que termine fracasando.

P: El derecho colaborativo tiene todavía un recorrido muy corto en España ¿Considera que logrará implantarse de una forma efectiva?

R: Pues yo tengo la esperanza de que sí. Pero no va a ser sencillo, porque requiere un cambio de mentalidad y eso no es de un día para otro. Tenemos que ir aprendiendo, porque somos una sociedad muy conflictiva. Estamos contentos porque ha tenido buena acogida. En el País Vasco estamos 76 personas asociadas, se ha constituido la sociedad de Madrid y estamos colaborando con ellos y espero que eso haga que se difunda y se impulse en nuestro país.

P: ¿Puede ser un sistema para descargar a los juzgados?

R: Claro, a la gente le preocupa la ley de tasas, pero las tasas afectan a una parte, la económica, pero lo más importante es la relación, ahí hemos perdido muchísimo con tanta litigiosidad, aquí se pelea por nada, somos el tercer país de la OCDE con más pleitos. Decimos que negociamos, pero realmente, tenemos que aprender a hacerlo de otra manera para que seamos capaces de encontrar las soluciones. No va a ser fácil pero de la dificultad de oportunidad como  nuestros tribunales están muy mal, la crisis del sistema judicial yo creo que va a ayudar a impulsar el derecho colaborativo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha