El obispo de Santander ampara los cursos de reorientación a homosexuales: “Hay que ayudarles, es una actividad muy legítima”

El obispo de Santander, Manuel Sáchez Monge, durante un acto religioso.

El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, ha defendido este miércoles que los cursos clandestinos realizados en el entorno de la Iglesia católica para 'curar' la homosexualidad son una actividad "muy legítima" y ha señalado que quienes acuden a estas terapias ilegales lo hacen "libremente".

El obispado de Alcalá celebra cursos ilegales y clandestinos para 'curar' la homosexualidad

"No es una labor solamente ni exclusivamente de homosexuales, sino que es acompañamiento integral a personas con cualquier tipo de problema que tengan, y lo que pretende es una maduración y un acompañamiento pastoral y espiritual", ha sostenido el obispo a preguntas de los periodistas durante una rueda de prensa en la que ha presentado los resultados de la asignación en la campaña de la renta.

Como desveló eldiario.es, el Obispado de Alcalá, bajo la batuta de Juan Antonio Reig Pla, ampara terapias homófobas que han tenido ramificaciones en distintas sedes españolas, entre ellas, el Convento de Ruiloba, en Cantabria.

Monge ha asegurado que la Diócesis de Santander "no está implicada para nada" en estas sesiones de reorientación sexual, aunque ha defendido que se trata de una actividad "muy legítima" que lleva a cabo la asociación "con carácter civil" 'Es Posible la Esperanza'. "Los que acuden allí, acuden libremente y la Iglesia está dispuesta siempre a través de sus miembros, explícitamente o implícitamente, a acoger a todo aquel que se acerque a ella", ha añadido.

Ante la insistencia de los periodistas por conocer su opinión sobre los cursos, el obispo, visiblemente molesto, se ha mostrado ambiguo, ya que por un lado ha asegurado que "no se trata de reorientar nada", pero por otro dice que "no solamente se trata de eso" en alusión a la homosexualidad.

Según ha sostenido Monge, en estas terapias "se intenta ayudar a madurar en toda la extensión de la palabra y a la persona en su integridad, en la parte física, en la parte moral, en la parte espiritual, en la parte afectiva… En todo". "No se trata solamente de eso –la sexualidad–. Eso es una información que ha salido, pero que no se corresponde a la realidad y yo tengo que decir la realidad", ha apostillado.

Al ser cuestionado por las pruebas –las grabaciones–, el prelado ha asegurado que "hay algunas que están trucadas". "No tengo más que decir. Ya nos hemos pronunciado los obispos como Conferencia Episcopal y yo no tengo más que añadir. Me parece que ha quedado claro que es una actividad de sacerdote muy legítima, pero que no está implicada la Diócesis en esos temas", ha concluido.

No obstante, los periodistas han insistido y le han cuestionado acerca de su opinión sobre las personas homosexuales. "Pues qué voy a opinar; primero, que son personas y que son hijos de dios y merecen todo el respeto y toda la dignidad, que no se le puede quitar nadie. No se puede de ningún modo reírse de ellos o maltratarles o discriminarles y luego, pues que hay que ayudarles dentro de su orientación sexual que responden a lo que tengan que responder como personas, y para nosotros, pues como cristianos y como católicos", ha zanjado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats