La portada de mañana
Acceder
Felipe VI calla ante el intento de la extrema derecha de patrimonializar su figura
Familias de la concertada reniegan de la campaña contra la Ley Celaá
Opinión – Baladronadas a estribor, por Elisa Beni

Los embalses castellanomanchegos cierran el año hidrológico con solo una cuarta parte de su capacidad

El embalse de El Vicario, en Ciudad Real

El total de agua embalsada en Castilla-La Mancha al cierre del año hidrológico es de 1.552 hectómetros cúbicos de una capacidad total de 5.753 hectómetros cúbicos, lo que desvela que la media de recursos hídricos en toda la región está al 26,9% de su capacidad total.

Son unos 400 hectómetros cúbicos menos que en la misma semana del año pasado (cuando el agua embalsada estaba a la tercera parte de su capacidad), y 650 menos que hace diez años. Pese a tratarse de una media de los embalses ubicados en la comunidad autónomas, las variaciones caso por caso no varían demasiado, pese a las últimas lluvias de septiembre.

Un dato significativo es el del embalse con mayor capacidad, el de Buendía, en la cabecera del Tajo y desde donde comienza el polémico trasvase de agua hacia Levante. Actualmente está al 13,18% de su capacidad, con 216 hectómetros cúbicos embalsados, cuando tiene capacidad para albergar 1.639. Al igual que la media regional, el dato es incluso peor que el año pasado: en esta misma semana tenía un 21,34% de agua embalsada.

En Entrepeñas, pantano aledaño desde que el que también se nutre el trasvase, hay actualmente 243 hectómetros cúbicos de un total de 835, lo que representa el 29,10%, es decir, no llega a la tercera parte de su capacidad. En ambos casos, han perdido otros 4 hectómetros cúbicos esta semana, en los días en los que han cesado las lluvias.

Los porcentajes son similares en otros embalses de alta capacidad como el de Alarcón: tan solo dispone de un 31,4% de agua embalsada, 40 hectómetros cúbicos menos que hace un año y casi 200 menos que hace diez años. Un porcentaje similar registra el de Gasset, con un 33,33%, aunque en este caso ha perdido la mitad de su agua embalsada en tan solo un año, desde la misma semana del cierre del año hidrológico de 2018.

En el caso del pantano de Fuensanta, su volumen de agua embalsada está al 15,24%, perdiendo más de la mitad de su volumen en los últimos diez años, al igual que el de El Cenajo, con un 20,37%, unos hectómetros cúbico más que hace un año, pero también a la mitad de lo registrado hace una década. Por su parte, el embalse del Vicario está al 15,63% y ha perdido también en un año más de la mitad de su capacidad.

Etiquetas
Publicado el
30 de septiembre de 2019 - 13:49 h

Descubre nuestras apps

stats