eldiario.es

9

Una pelea familiar por un negocio fallido, posible causa del incendio de Seseña

Se ha levantado la reserva sobre el único testigo protegido en el caso al acreditarse que estaría filtrando información a los investigados

Las investigaciones llevadas a cabo por el Seprona han derivado finalmente hacia "venganzas" entre familiares 

El presidente de Castilla-La Mancha ha anunciado "acciones legales" contra el responsable, "para que pague penal y económicamente"

Fiscal no ve indicios de delito en el empresario detenido por el incendio de Seseña

EFE

Una pelea familiar tras el fracaso de un negocio común estaría supuestamente detrás del incendio en el vertedero ilegal de neumáticos de Seseña, en Toledo que se produjo en mayo de 2016. Así lo ha adelantado El País haciendo referencia a la “sospecha” que se recoge en los informes del Seprona de la Guardia Civil y que han sido incorporados al sumario del caso.

Los investigadores apuntaron desde el primer momento a la posibilidad de que fuera intencionado debido a la presunta "aplicación de una fuente externa de calor" y porque se inició en uno de los límites del perímetro, con acceso sin vallar. El único acusado hasta la fecha es el empresario Javier M. P., que fue detenido en mayo y permanece como investigado tras su declaración ante el juez. Un informe de la Guardia Civil, que ahora sale a la luz, apunta a su presunta intención de querer perjudicar a su cuñado y a su hermana con aquel incendio.

El análisis de su teléfono móvil lo sitúa en el lugar del suceso horas antes de que se originase el fuego. Al parecer, no quería que la empresa de su cuñado se beneficiase del tratamiento futuro de las ruedas de Seseña que la Administración regional estaba planificando. Precisamente, la Junta de Castilla-La Mancha estaba estudiando en aquel momento una oferta de la empresa pública EMGRISA para el reciclaje de los neumáticos.

Años antes, el hasta ahora único imputado había montado un negocio de depósito de neumáticos en Argamasilla de Alba (Ciudad Real), con la empresa de su cuñado y de su hermana. Pero no salió bien y el empresario quedó  en una "situación económica muy precaria", según el mismo informe de la Guardia Civil. De hecho esta instalación acumula sanciones no solo del Ayuntamiento sino también del SEPRONA y del Ministerio de Fomento, por ser una zona colindante con la Autovía A-43 y el expediente está en manos de la Junta castellano-manchega.

Por otro lado, fuentes cercanas a la investigación han confirmado a eldiarioclm.es que se ha retirado la protección al único testigo protegido que había en el caso, por acreditarse que informaba a los posibles investigados. Al parecer les habría trasladado que sus teléfonos podían estar pinchados. Hay que recordar que los investigados son familiares entre sí y quedaría acreditado un posible conflicto laboral  y numerosas deudas entre ellos. 

La Fiscalía no vio "un solo indicio de delito" en el empresario

Sin embargo, hace poco menos de un mes la Fiscalía de Madrid no veía "por el momento, un solo indicio de delito" en el empresario sino solo "indicios muy débiles y sin consistencia" respecto de Javier M.P., que hay que recordar quedó en libertad, sin medidas cautelares pero con la condición de investigado, tras declarar el pasado 26 de mayo ante la titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Valdemoro.

Es más, la Fiscalía consideraba que el arrestado ofreció una "declaración consistente y verosímil".  Javier M.P. negó ante la juez su implicación en los hechos, aunque reconoció que aquel día estuvo cerca de la zona.

Su letrado explicó que el arrestado trabajó hasta hace tres años con su cuñado en una empresa dedicada al reciclaje y transformación de neumáticos, pero por causas que el abogado no ha especificado, ambos rompieron la relación laboral y Javier se dedicó a la hostelería y es el responsable de un restaurante en Madrid. Precisamente, el cuñado de Javier M.P. y un empleado de aquel son los otros dos investigados por la Guardia Civil en relación con el suceso, precisaba el letrado.

Todavía hay dudas sin resolver

El cementerio ilegal de Seseña llegó a acumular hasta 100.000 toneladas de neumáticos durante 14 años pese a sanciones, multas y advertencias y aún quedan muchas dudas por resolver. Ni siquiera se ha convocado la Comisión de Investigación pedida por el Grupo Parlamentario Podemos que ha declinado hacer declaraciones sobre los datos del sumario que se conocían hoy. 

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que el Gobierno regional ejercerá acciones legales contra el culpable del incendio, para que pague penal y económicamente. "Sería lamentable que los millones de euros que ha costado este problema acaben pagándolos los ciudadanos", ha señalado, agregando que le gustaría que "todo el peso de la justicia caiga sobre esta persona porque no pasó nada desde el punto de vista de la salud de la gente, pero pudo pasar".

También ha aprovechado para felicitar a las Fuerzas de Seguridad que han identificado a los culpables, así como a los bomberos y a Protección Civil por "imponer" un criterio técnico en el incendio.  "Creo sinceramente que fue una catástrofe que solventamos técnica y políticamente bien y sobre la que se había dicho que si pasaba, iba ser una hecatombe", ha manifestado.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha