Joan Fuster mantendrá su avenida en Massamagrell tras una rocambolesca rectificación de los socialistas

El alcalde socialista de Massamagrell, Paco Gómez, en el centro de la imagen.

El PSPV-PSOE de Massamagrell vuelve a la casilla de salida. Tras haber propiciado con su abstención la aprobación de una moción de Vox que proponía retirar el nombre de una avenida al ensayista Joan Fuster y tras haber rectificado en primera instancia al día siguiente con una propuesta para bautizar al centro cultural con el nombre del intelectual de Sueca, los socialistas de Massamagrell han convocado un pleno para este próximo jueves con un único punto. El pleno, según ha confirmado el alcalde Paco Gómez a este diario, debatirá una propuesta de acuerdo del PSPV-PSOE para que se lleve el polémico cambio de nombre a la Comisión de Interior, Personal y Servicios Municipales y se vuelva al punto de partida.

Así, la avenida de Massamagrell conservaría el nombre del autor de Nosaltres, els valencians y el dirigente local del PP Enrique Senent, fallecido recientemente, tendrá otra calle con su nombre. "Nos hemos sentido utilizados y manipulados totalmente por parte de Vox", afirma el alcalde de la localidad de la comarca de L'Horta Nord, que apuesta por decidir "con el mayor consenso" una calle para Senent.

La familia Senent, históricamente vinculada al PP de Massamagrell, ha mostrado estos últimos días su malestar por el revuelo ocasionado, según apuntan diversas fuentes. La moción inicial del concejal de Vox, José Carlos Grau, proponía sustituir el nombre de Joan Fuster en una avenida del pueblo por el del concejal fallecido, sin más valoraciones políticas, motivo por el cual los socialistas de Massamagrell se abstuvieron y la propuesta salió adelante con los votos a favor de PP, Ciudadanos, Veïns per Massamagrell y los votos en contra de Compromís y Unides Podem.

Si bien la moción de Vox, aprobada con la abstención de los socialistas, era aséptica, la intención del partido ultra no lo era. El concejal de Vox tildó a Fuster en su Facebook de "señor que traicionó a Valencia y se vendió al dinero catalán" y que, además, no merece calle alguna en ningún municipio valenciano, a juicio del edil ultra. El pasado sábado escribió que Fuster era un "demente".

Tras la publicación en este diario del polémico cambio, las redes sociales ardieron y el malestar por la torpe decisión de los socialistas de Massamagrell llegó hasta la sede autonómica del PSPV-PSOE (no en vano, destacados dirigentes socialistas como el conseller Vicent Soler reivindican el legado y la obra de Fuster). Así, el pasado viernes optaron por rectificar con una propuesta para bautizar el centro cultural de la localidad con el nombre del escritor de Sueca. Un exconcejal socialista de la localidad que formó parte de la corporación que aprobó la rotulación de la avenida con el nombre de Fuster llegó a enviar un mensaje por WhatsApp criticando la decisión de retirarlo. El mensaje, al que ha tenido acceso este diario, está encabezado por una conocida cita del intelectual de Sueca: "Un bon llibre sempre és una provocació".

La segunda rectificación ha llegado este lunes con el anuncio de la decisión de llevar al próximo pleno la propuesta para volver a la casilla de salida. Previsiblemente, la avenida de Massamagrell conservará el nombre de Joan Fuster, tal como aprobaron los socialistas durante los primeros gobiernos municipales democráticos de la década de 1980.

Etiquetas
Publicado el
2 de noviembre de 2020 - 22:30 h

Descubre nuestras apps

stats