La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

La UDEF busca nueva documentación del caso que provocó la dimisión del presidente de la Diputación de Valencia

Dos vehículos de la policía nacional en las dependencias de Divalterra durante la operación del pasado mes de junio

Europa Press

Valencia —

El Juzgado de Instrucción numero 9 de Valencia, que investiga presuntas irregularidades en las contrataciones en Divalterra, ha autorizado a los agentes de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) para recabar información que complete la intervenida en las entradas y registros autorizadas el pasado mes de junio en el marco de la operación Alquería, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

La operación se saldó con la detención del entonces presidente de la corporación provincial y alcalde de Ontinyent Jorge Rodríguez (suspendido cautelarmente de militancia del PSPV); dos exasesores suyos -Ricard Gallego y Manuel Reguart- y tres altos cargos de Divalterra, empresa de capital público dependiente de la corporación provincial dedicada al desarrollo socieconómico de los municipios de la provincia: el director gerente, Xavier Simó; el secretario letrado asesor de Divalterra, Jorge Cuerda y la excogerente de la empresa pública, Agustina Brines.

Los agentes de la UDEF se han desplazado este martes a las sedes de la Diputación Provincial de Valencia, del Ayuntamiento de Ontinyent y de Divalterra para la práctica de esta diligencia y recabar más información, según el TSJCV, que ha precisado que no se trata de una entrada y registro.

Los agentes policiales que se han desplazado al Ayuntamiento de Ontinyent para pedir nueva documentación solo han solicitado las claves de los correos electrónicos que ya cambiaron los propios agentes en junio cuando se desarrolló la operación. Así lo han explicado a Efe fuentes de la representación jurídica de los investigados, que han recalcado la "indignación" de sus representados por una petición que consideran "surrealista".

La causa, que permanece secreta, se inició en 2018 tras la denuncia de Fiscalía Anticorrupción de Valencia y está abierta por presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos. El juzgado investiga presuntas irregularidades en la contratación de personal de alta dirección en Divalterra, antigua Imelsa, en 2015.

En el marco de la llamada 'Operación Alquería', el 27 de junio los agentes de la UDEF practicaron registros en la Diputación de Valencia, en las dos sedes de las que dispone el Ayuntamiento de Ontinyent, y en la sede social de Divalterra (antigua Imelsa). El magistrado instructor autorizó también la entrada y registro en cuatro viviendas particulares: la del entonces presidente de la Diputación y las de otros tres investigados.

Además del presidente de la Diputación, en junio fueron arrestados un asesor, el jefe de gabinete, el secretario-letrado asesor del Consejo de Administración de Divalterra y los dos directores gerentes de esta empresa pública. Tras su comparecencia ante el juez, quedaron en libertad aunque mantienen la condición de investigados.

Etiquetas
Publicado el
4 de diciembre de 2018 - 11:43 h

Descubre nuestras apps