Ximo Puig anuncia que la Generalitat subvencionará el agua desalada para suplir el recorte del Tajo-Segura

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la sesión de control.

Laura Martínez


1

La Generalitat Valenciana subvencionará el agua desalada para compensar el recorte del trasvase Tajo-Segura. El Ejecutivo autonómico creará una línea de ayudas para financiar el precio del agua a los regantes con 10 céntimos por metro cúbico.

Así lo ha anunciado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la sesión de control de este miércoles en las Corts Valencianes, en respuesta a la portavoz del PP, Maria José Catalá. Puig ha comunicado esta línea de ayudas como una de las medidas para compensar la decisión del Consejo de Ministros sobre los caudales ecológicos, aprobada este martes pese al reproche del Consejo de Estado.

El Gobierno central ha avanzado que fijará el precio del agua desalada en 0,34 euros por metro cúbico, que quedará en 0,24 con la ayuda de la Generalitat Valenciana. El dirigente socialista ha querido garantizar en su discurso que los regantes que emplean el agua del trasvase tendrán recursos hídricos para continuar con sus actividades, en respuesta al reproche del PP sobre la decisión de Moncloa. Además, Puig ha comunicado que solicitarán que se convoque “inmediatamente” la comisión de seguimiento para evaluar todas las inversiones en infraestructuras hídricas.

“Las guerras del agua solo producen barro”, ha apuntado el presidente de la Generalitat, esta vez en respuesta a la portavoz de Ciudadanos, Mamen Peris. “Somos conscientes del cambio climático”, ha afirmado Puig, que ha recalcado que “la realidad es dura. Necesitamos que haya más fuentes que produzcan agua”. El dirigente defiende la subvención porque “la desalinización está funcionando”, pero para ello es necesario que el precio “tiene que ser asequible”, al tiempo que ha abogado por “depurar más el agua”.

La planificación hidrológica incluye el establecimiento de un caudal ecológico mínimo en el río Tajo, a aplicar de forma progresiva, que tiene como consecuencia el recorte gradual del trasvase al Segura de entre 70 y 110 hectómetros cúbicos de aquí a 2027. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, Ribera aseguró que en “el peor de los escenarios” la reducción máxima de agua trasvasable está entre 70 y 110 hectómetros cúbicos, que se compensarán con inversiones para lograr disponer de recursos adicionales con agua desalada, reutilizada y con la eficiencia del regadío. El decreto incorpora “el seguimiento de los caudales ecológicos fijados en el plan hidrológico de la parte española de la demarcación hidrográfica del Tajo”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats