El TSJ tumba al empresario que gestiona un bar ilegal en la isla de Benidorm la concesión de una caseta en el Puerto por vender bebidas alcohólicas sin autorización

La caseta en el Puerto de Benidorm.

La empresa que gestiona el bar ilegal de la isla de Benidorm desde 1959 ha perdido la concesión de la caseta del Puerto donde vendía los billetes de actividades náuticas por ofrecer bebidas alcohólicas y recuerdos cuando la tasa que paga Excursiones Marítimas Benidorm SL sólo incluye la venta de billetes.

Así, la sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJ-CV) ha tumbado la autorización otorgada por la dirección general de Obras Públicas, Transportes y Movilidad, según la sentencia a la que ha tenido acceso eldiario.es. 

La empresa, que gestiona un bar ilegal en la isla de Benidorm, obtuvo una autorización en 1997 que le permitía vender billetes para actividades náuticas en la caseta número uno del Puerto de la turística localidad alicantina. 

Jorge Palacios, responsable de la empresa Benidorm Marine SL, también dedicada a actividades náuticas en la zona, denunció en 2017 ante la entonces Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio que la empresa Excursiones Marítimas Benidorm SL vendía también fotografías y recuerdos, además de bebidas alcohólicas, "un objeto distinto al autorizado". 

Benidorm Marine SL, empresa de la competencia, solicitaba a la conselleria que se resolviese (que se tumbara, en la jerga administrativista) la autorización por incumplimiento de las obligaciones y que se le diese la concesión o que, en todo caso, se abriese un procedimiento de concurrencia pública.

La Generalitat denegó, en una resolución del 5 de septiembre del 2017, esa posibilidad escudándose en que "se había iniciado la tramitación para la adjudicación de la caseta" (una licitación que, según fuentes conocedoras del asunto, no se ha resuelto tres años después). Un informe del Servicio de Explotación de Puertos sostenía que la venta de recuerdos era compatible con la venta de billetes para actividades náuticas, algo que no comparte la Sala de lo Contencioso Administrativo. 

Los magistrados de la sección primera del TSJ-CV dilucidan si las actividades desarrolladas por Excursiones Marítimas Benidorm SL "pueden entenderse comprendidas en la autorización o si, por el contrario, exceden del objeto de la misma y, en ese caso, cuáles son las consecuencias a ello anudadas". La sentencia concluye que la venta en la caseta de fotos y otros recuerdos resulta "a todas luces una actividad no amparada" en la concesión. 

El TSJ-CV no sólo da la razón a la empresa de la competencia que denunció la situación sino que anula directamente la resolución de la Generalitat Valenciana que permitía a Excursiones Marítimas Benidorm SL explotar la caseta del Puerto. "La Sala puede en la presente sentencia resolver la autorización sin necesidad de acordar la reposición de las actuaciones administrativas para que se tramite por la dirección general de Obras Públicas, Transportes, y Movilidad un procedimiento al efecto", señala el fallo.  

La misma sección de la Sala de lo Contencioso Administrativo ha revocado la concesión de la caseta número dos del Puerto de Benidorm, a nombre de la empresa Cerbuques SL. La caseta, de 17 metros cuadrados, estaba teóricamente destinada a vender billetes de actividades náuticas pero Benidorm Marine SL denunció ante la Generalitat que el espacio permanecía inactivo y se "usa como almacén para la venta de bebidas a los clientes de Excursiones Marítimas Benidorm SL".

La asociación Costa Blanca Marine, impulsada por el empresario Jorge Palacios, aportó un informe elaborado por la agencia de detectives Distrito 46 para demostrar que la caseta permanecía cerrada. Tras esta denuncia, la Generalitat inspeccionó la caseta y requirió a Cerbuques SL que debía desarrollar su actividad o "en caso contrario perdería su objeto". La empresa de Palacios también denunció la situación dando lugar a dos procesos judiciales distintos. 

La Sala consideró que la asociación no estaba legitimada para efectuar la demanda. Por otro lado, otra sentencia a la que ha tenido acceso este diario, da la razón al empresario y considera que la autorización de la caseta número dos del Puerto de Benidorm también debe ser revocada. 

Las sentencias que ha ganado Palacios no son firmes y cabe recurso de casación ante el TSJ o ante el Tribunal Supremo. La batalla entre empresas dedicadas a actividades náuticas en Benidorm viene de lejos. La empresa Excursiones Marítimas Benidorm SL explota ilegalmente un restaurante en la isla de Benidorm desde hace seis décadas, tal como informó este diario.

El negocio sigue en marcha a pesar de que el Servicio Provincial de Costas de Alicante ordenó al Ayuntamiento de Benidorm, que ha ingresado al menos 150.000 euros en concepto de alquiler, la demolición del negocio hace más de un año. La Agencia Antifraude llevó el caso a la Fiscalía y denunció que los dos últimos alcaldes de la localidad no han clausurado el restaurante ilegal en la isla protegida.   

Etiquetas
Publicado el
30 de junio de 2020 - 21:58 h

Descubre nuestras apps

stats