Aguirre hace campaña en Chueca con empresarios y asociaciones LGTB

Poco amiga de abandonar su despacho de la Calle Génova para reuniones, la aspirante a alcaldesa de Madrid, Esperanza Aguirre, decidió acercarse ayer por la mañana hasta La Cocina de San Antón para reunirse con empresarios LGTB y conocer, cara a cara, sus principales demandas. Posteriormente hizo una parada en el hotel Only You, en la cercana Calle Barquillo, para charlar con las principales asociaciones LGTB madrileñas sobre las necesidades e inquietudes de este colectivo.

Unos encuentros que, junto al anuncio del juicio por faltas por su incidente en la Gran Vía al que tendrá que enfrentarse y su entrevista en el televisivo El Hormiguero, la convirtieron en una de las protagonistas de la jornada y nos dejaron algunos titulares de los que hoy se hacen eco muchos medios nacionales y que sitúan a Chueca, según Aguirre, como referente de diversidad e integración del colectivo LGTB.

Entre las promesas que le hizo a los empresarios LGTB del barrio destaca la «transparencia» ante las quejas de «acoso» por las numerosas inspecciones a las que se somete a sus negocios. Aguirre declaró que su objetivo es «que se sepa que si a un local se le han hecho cinco inspecciones en dos semanas, como eso saldrá en la web, se verá por qué».

«Me propongo un Ayuntamiento transparente, no solo en el gasto sino también por las actuaciones, me propongo que se sepa por qué», aseveró. Y es que la candidata del PP a la Alcaldía prevé incluir en la página web institucionales del Ayuntamiento no sólo los gastos realizados sino también este tipo de actuaciones.

Aguirre defendió la necesidad de transmitir una imagen de Madrid como «una ciudad abierta a todos, a la diversidad, donde los gays no sólo no se sientan discriminados sino acogidos como lo que son, personas que libremente deciden sobre su orientación sexual» y que tiene en Chueca a su mayor referente, no sólo a nivel nacional, sino también europeo.

Apoyo incondicional al Orgullo LGTB y condena a la LGTBfobia

Ante la preocupación de los empresarios LGTB por la posible desaparición del Orgullo LGTB (MADO Madrid) y con la vista ya puesta en la celebración del World Pride en 2017, Aguirre reconoció la importancia de esta celebración «No solo beneficia a los empresarios de Chueca, sino a Madrid entero. Todo aquello que a Madrid le enriquezca, no solo a nivel económico, creo que debe ser apoyado por el Ayuntamiento», aseveró.

Además, declaró que, en su opinión, la manifestación del Orgullo LGTB «debe volver a la Gran Vía. Considero que la Castellana debe cortarse lo menos posible, porque colapsa Madrid. Hay que estudiar la forma de que el Orgullo por Gran Vía cumpla todas las normas de seguridad, y si hay que dejar un carril abierto para que puedan circular los servicios de emergencia, se hace», porque «si es algo que nació en Chueca, debería mantenerse por esa zona».

La jornada concluyó con un paseo por el barrio con parte de su equipo y un posterior encuentro con las asociaciones LGTB de la ciudad. Preguntada sobre las agresiones sufridas por cuatro jóvenes gays en Gran Vía, Aguirre las tildó de «intolerables» y comparó las agresiones homófobas con la violencia de género.

«Condeno estas agresiones de manera radical; soy una persona liberal y, como tal, considero que agredir a una persona por su orientación sexual, como agredir a una mujer por el hecho de serlo, me parece absolutamente intolerable, por eso estoy aquí», declaró tras escuchar las peticiones de las asociaciones de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales.

En cuanto a si piensa celebrar matrimonios gays cuando sea alcaldesa, Aguirre contestó que no está entre sus planes celebrar «matrimonios ni gays ni heteros» pero que, «como toda regla, puede tener sus excepciones».

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2015 - 14:37 h

Descubre nuestras apps

stats