Nace el Mercado de San Ildefonso, un ‘street market’ de comida española

Vista general desde la segunda planta del mercado | Foto: Somos Malasaña

Ayer, 8 de junio, abría sus puertas un nuevo espacio en el barrio donde poder hacer la compra y disfrutar de interesantes productos gastronómicos nacionales de primera calidad. Se trata del Mercado de San Ildefonso, un edificio que engaña desde fuera, pero que sorprende en su interior. Situado en la esquina de la calle Santa Bárbara con Fuencarral número 57, el Mercado de San Ildefonso tiene una superficie de 500 metros cuadrados, distribuidos en una planta baja y otras dos en altura, más dos terrazas, donde se va a desplegar una propuesta gastronómica atípica, de productos 100% españoles y que se presenta como ‘street market’.

Con una estética años veinte del siglo pasado, en la que mandan los azulejos blancos, la madera y el acero inoxidable, San Ildefonso recrea un antiguo mercado de abastos industrial, en el que en cada uno de sus 18 puestos habrá una oferta de comida diferente lista para consumir: ahumados, conservas, brochetas, marisco de temporada, pescaíto frito, cucuruchos de gambas, cazuelitas de huevos…

Nuestros compañeros de Somos Malasaña se han acercado hasta allí para conocer en profundidad los entresijos de este nuevo proyecto donde están vetadas las grandes cadenas y donde cada rincón que le da forma está ocupado por pequeños comerciantes que han sido invitados a participar por los propios promotores, Grupo Nivel 29, cuyo máximo responsable, Juan Carlos Sabido, se empeña en aclarar que este recién llegado al barrio no tiene nada que ver con propuestas como las del Mercado de San Miguel o el Mercado de San Antón: «En este mercado hemos seleccionado con cuidado a cada uno de quien está en él, asegurándonos que todos sus productos son de gran calidad y variados, con precios ajustados porque hemos reducido gastos de operación e intermediarios y, además, el modelo de negocio del mercado se basará más en la gran rotación de público que pase por él que en otra cosa, con oferta de comida continuada desde las 11 hasta las 12 o la 1 de la noche».

En San Ildefonso no hay ni sillas ni mesas al uso donde sentarse a consumir lo que se compra en los puestos. La propuesta está más próxima a la de la cultura de barra de bar e invita al visitante a realizar una ruta por su espacio. Si acaso, unas mesas corridas y comunales y unos bancos en las amplias terrazas a modo de gradas.

«Malasaña es el barrio más interesante de todo Madrid»

«Malasaña es el barrio más interesante de todo Madrid»

«No hemos abierto en Malasaña por casualidad», comenta Juan Carlos, quien cree que «este barrio es el más interesante de todo Madrid» y el que más oportunidades para innovadores negocios presenta. De hecho, sin entrar en más detalles, comenta que su grupo ya tiene entre manos otro proyecto en la zona.

«Somos promotores de negocios», afirma. «Encontramos un espacio y luego proponemos una iniciativa que poner en marcha en ese lugar, de cualquier índole, y buscamos financiación para materializarla donde podamos». Así es como surgió el Mercado de San Ildefonso. Grupo Nivel 29 se hizo con el solar donde ahora se levanta el mercado, una tienda de ropa alquilada a una cadena multinacional y un conjunto de apartamentos turísticos de alquiler por temporadas cortas, más un garaje. Partiendo de cero edificaron todo e idearon las distintas líneas de negocio a explotar.

Mientras nos muestra los detalles de las luces, adquiridas en un rastro parisino, y que pone de ejemplo del cuidado con el que se han ido eligiendo también los elementos de decoración, tales como el mostrador de zinc y cobre de la barra del bar del segundo piso, Sabido comenta que en esa última planta también se realizarán presentaciones de productos relacionados con la gastronomía y señala con orgullo unos enormes tanques que garantizarán que la cerveza que se sirva en alguna de las tres barras del mercado estará en unas óptimas condiciones. Luego, para finalizar, explica que el nombre del lugar es un homenaje al antiguo mercado de San Ildefonso, el que existió en la cercana plaza que lleva hoy ese mismo nombre, y a los puestos ambulantes callejeros que jalonaban vías enteras como Espíritu Santo y Corredera de San Pablo. «Nos gusta Malasaña, conocemos bien su historia, somos unos recién llegados sólo en apariencia», concluye.

Etiquetas
Publicado el
9 de junio de 2014 - 12:33 h

Descubre nuestras apps

stats