eldiario.es

9
Menú

Ecologistas ven ilegal la incineradora de Zabalgarbi por contaminar y no tratar los residuos

Un estudio de Ekologistak Martxan, basado en el informe del Gobierno vasco, señala que en 2012 hubo cuatro episodios de contaminación que debían haber parado la planta. "Se paró solo una vez".

Considera ilegal su actividad ya que no cumple el índice de eficiencia energética que le obliga a tratar previamente los desechos que son quemados.

Piden la intervención del Gobierno vasco, que debe responder al informe en los próximos días.

- PUBLICIDAD -
Imagen de la incineradora de Zabalgarbi, ubicada en Bilbao.

Imagen de la incineradora de Zabalgarbi, ubicada en Bilbao.

Un estudio de ecologistas revela que la única incineradora de Euskadi, la de Zabalgarbi ubicada en Bilbao, funcionó ilegalmente durante 2012 al registrar cuatro episodios de contaminación y por incumplir la eficiencia energética exigida por la Unión Europea. El informe ha sido presentado este jueves por el principal grupo verde vasco, Ekologistak Martxan, que asegura que la planta debía haber parado su actividad durante esos cuatro episodios de contaminación “pero solo paró una vez”. El estudio, que se ha basado en la información del plan de vigilancia ambiental del Gobierno vasco, señala que se superaron los límites de emisión de sustancias tóxicas, como partículas ,monóxidos de carbono y ácido clorhídrico.

Además, agrega que Zabalgarbi funcionó de manera ilegal al no cumplir el índice de eficiencia energética para una instalación generadora de energía. El hecho de que produzca electricidad a través de residuos le posibilita no tratar previamente esos desechos que son quemados. “Pero no han llegado al índice y su actividad ha sido ilegal por haber quemado basura sin tratamiento previo”, aseguran los autores del informe. Zabalgarbi no valoró ayer este estudio, tras ser preguntado por el diarionorte.es.

El estudio, presentado por el  profesor de la Universidad del País Vasco Gorka Bueno y otro ex profesor de Valencia y experto en incineración, Carlos Arribas, señala que se han incumplido las exigencias que impone la Unión Europea. Por eso, se  ha remitido un escrito al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco para que aclare las deficiencias que incumplirían la Autorización Ambiental Integrada (AAI), un permiso especial fijado por la UE para las industrias más contaminantes, que concedió el Ejecutivo autónomo a Zabalgarbi. El escrito se envió el pasado 9 de enero y, como existe el plazo legal de un mes, la consejería de Medio Ambiente tiene que contestar en los próximos días.

Entre las emisiones contaminantes, destaca también el mercurio a través de su chimenea principal, “que no es retenido por los filtros de la incineradora, tiene una gran toxicidad, especialmente para el sistema nervioso y es bioacumulable”. Han calculado que, al repartir la emisión detectada entre los 350.000 vecinos de Bilbao, “supondría una ingesta de 4,27 mg por persona y año y estaría un poco por debajo de la ingesta “tolerable” establecida en 2003 por la Organización Mundial de la Salud (6,06 mg/año) para una persona de 70 kilos”.

Escorias que son "residuos peligrosos"

El informe señala que durante “todos los meses de 2012” hubo valores altos en los vertidos a un río para refrigerar la incineradora y que las escorias (residuos generados en la incineración) también ofrecen “dos parámetros por encima de los límites, que las convierten en residuos peligrosos y que no pueden ser llevados a vertederos de inertes como se ha hecho”.

Sobre la actividad en sí de Zabalgarbi (es una infraestructura de incineración singular, la única de este tipo en España, ya que genera electricidad a través de la combustión de los residuos pero también con el gas, como una central de ciclo combinado), el informe dice que ha sido ilegal en 2012. Zabalgarbi está clasificada como una central de ciclo combinado pero su rendimiento es de un 43%, por debajo del 55% de una instalación que solo utiliza el gas para generar energía. En la normativa de residuos, hay un modelo para medir la eficiencia energética, que determina si una instalación es de valorización energética de residuos o de eliminación de residuos. La diferencia es sustancial, ya que en el segundo caso obliga a un tratamiento previo de los desechos.

El estudio de Ekologistak Martxan dice que ese índice, según Zabalgarbi, supera el límite del 0,60 pero “hemos encontrado errores metodológicos en esos cálculos y en realidad ese factor está en el 0,59”.

Los ecologistas han cuestionado también la rentabilidad de la incineradora, que el pasado año obtuvo 1,7 millones de euros de beneficios. Resaltaron que se debe a las primas del Gobierno central a las energías renovables, que le reportaron en 2012 casi 20 millones, lo que supone el 40% de lo ingresado por las 10 incineradoras españolas. Estas privilegiadas ayudas  “pese a que solo el 15% de la electricidad generada en Zabalgarbi es renovable” se deben a que es la única que combina la generación de electricidad  de la quema de residuos con el ciclo combinado del gas. Así, eliminando la mitad de residuos que la incineradora de Mallorca (la más  grande de España), general el doble de electricidad. “Sin las primas sería claramente deficitaria ya que el coste del gas consumido para generar energía supuso en 2012 38,4 millones y los ingresos de venta de electricidad se quedaron en 34 millones”, afirma Ekologistak Martxan.

La incineradora de Zabalgarbi empezó a funcionar en 2004 y acoge la basura de la mayor parte de los municipios de Bizkaia. El último año con datos oficiales, de 2004, quemó casi 225.000 toneladas. Su puesta en marcha estuvo rodeada por una gran polémica y, de hecho requirió más de 10 años de gestiones, por la fuerte contestación social. El capital público, de la Diputación de Bizkaia preferentemente, fue mayoritario cuando se puso en marcha pero ahora el accionariado privado tiene el 65%, con las empresas FCC, Sener y Kutxabank.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha