El líder del Frente Polisario sale de España tras declarar en la Audiencia Nacional

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en una imagen de archivo.

El líder del Frente Polisario ha salido de España en la madrugada de este miércoles tras haber declarado ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que le ha dejado en libertad sin medidas cautelares. La salida de Brahim Ghali se ha producido desde el aeropuerto de Pamplona con rumbo a Argel en torno a las 1:30 horas, según fuentes gubernamentales, informa Pedro Águeda. Ghali permanecía ingresado en el hospital San Pedro de Logroño desde mediados de abril aquejado de coronavirus. "Se pidió ayuda humanitaria y ha concluido", ha afirmado el ministro José Luis Ábalos en una entrevista en La Noche 24 Horas.

El líder del Frente Polisario, un huésped incómodo para España

El líder del Frente Polisario, un huésped incómodo para España

El Ministerio de Exteriores ha confirmado que Ghali ha recibido este martes el alta médica tras cerca de mes y medio ingresado. De ahí se ha dirigido al aeropuerto de Pamplona, según ha adelantado la Cadena Ser, al que ha llegado varias horas antes. "El señor Ghali portaba la documentación a su nombre con la que entró en España", señala Exteriores en un comunicado en el que recalca que fue acogido en "situación crítica". La llegada a España por "razones humanitarias" fue polémica, pero el Gobierno sostiene que lo hizo con su propia identidad, aunque en el hospital ingresó con otra. Marruecos mostró su malestar por la decisión, que precipitó posteriormente una crisis diplomática entre ambos países. "Las autoridades marroquíes, a través de los cauces diplomáticos, han sido informadas de la salida del señor Ghali de España", asegura Exteriores.

La salida de Ghali se ha realizado en un avión civil, que no requiere de la autorización diplomática que precisaba la aeronave oficial del Gobierno de Argelia, que fue rechazada este mismo martes por la mañana precisamente por carecer de ese permiso, según fuentes gubernamentales. El avión oficial, que sobrevolaba Ibiza, fue interceptado minutos antes de las 8 de la mañana por los controladores aéreos de Baleares tras recibir la instrucción de sus homólogos militares de Gavá, que advirtieron de que no tenía autorización para pasar por el espacio aéreo español, explica el Ministerio de Transportes. En ese momento, se comunicó al avión oficial del Gobierno argelino que no podía continuar la ruta hacia el aeropuerto de Agoncillo (La Rioja) tal y como figuraba en el plan de vuelo y se le ha obligado a volver, según ha adelantado El Confidencial.

El Ministerio de Transportes asegura que los controladores civiles dieron la orden al avión a instancias de los responsables militares "que en última instancia tienen capacidad de decisión" sobre los aparatos que sobrevuelan el espacio aéreo español. Lo que ha explicado Ábalos es que el aeropuerto riojano no tiene "los dispositivos para acoger un avión de este tipo" dado que "no tiene dispositivo permanente para actuar". Sobre el rechazo al vuelo oficial del Gobierno argelino, el departamento que dirige Arancha González Laya remite a Transportes mientras que también Defensa apunta hacia Exteriores. "Una vez identificado el avión, si no tiene la autorización que se requiera, se informa a los controladores civiles", expresan un portavoz oficial del Ministerio de Margarita Robles, informa Laura Galaup. Fuentes gubernamentales indican que es Exteriores quien tendría que haber dado un permiso diplomático al tratarse de un vuelo oficial del Gobierno de Argelia mientras que si se trata de un vuelo civil convencional, el asunto no tiene que pasar por ese ministerio. Sin embargo, el avión no contaba con dicha autorización, según confirma el Ejecutivo. Lo que no aclara es si no disponía del permiso diplomático porque no lo había solicitado o porque le había sido denegado.

Tras su comparecencia ante la Audiencia Nacional, el magistrado ha dejado el libertad a Ghali rechazando las medidas cautelares solicitadas por las acusaciones. "Después de su declaración en la Audiencia Nacional, el juez ha decidido no dictar medidas cautelares, por lo que el señor Ghali no tiene restringida su libertad de movimientos", dice Exteriores. 

Precipita la crisis con Marruecos

La presencia de Ghali en España por "razones humanitarias" ha provocado una importante crisis diplomática con Marruecos, que lo ha aprovechado para presionar con la dejación de funciones en la frontera como aviso por la posición respecto al Sahara Occidental. Durante 36 horas se produjo la entrada masiva de 10.000 personas en Ceuta que el Gobierno de Sánchez ha calificado como un "asalto". La recomposición de las relaciones diplomáticas parece aún lejana y apenas unas horas antes de que el avión argelino partiera rumbo a Logroño para recoger a Ghali el Gobierno marroquí advirtió en un duro comunicado de que la solución de la crisis no comenzó con su llegada "ni acabará con su partida".

“Si lo que está diciendo es que ha usado la inmigración, el asalto, me parece inaceptable y rechazo esa declaración. No es admisible que haya un Gobierno que diga que se abren las fronteras para que entren 10.000 inmigrantes por discrepancias en política exterior”, respondió Pedro Sánchez. La baza que está jugando España es la UE. "No tiene ni mejor ni mayor aliado en la UE que España para muchas de sus demandas”, advirtió el presidente.

"Nuestra voluntad es que acabe la tensión que tenemos con este país del que somos vecinos. Somos conscientes de que España desea mantener una buena relación con Marruecos no solo por relación de vecindad sino comercial. La relación constructiva permite que seamos una suerte de embajadores de este país en la UE", avisó Montero este martes.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 20:29 h

Descubre nuestras apps

stats