eldiario.es

Menú

La Denominación de Origen Rioja, en su hora más difícil

En los 90 años de historia de la Denominación de Origen Rioja, Artadi se convierte en la primera bodega de prestigio que la abandona por voluntad propia al no comulgar con su modelo

- PUBLICIDAD -
Imagen de un paisaje de Rioja Alavesa, con el pueblo de Elciego al fondo.

Imagen de un paisaje de Rioja Alavesa, con el pueblo de Elciego al fondo.

Bodegas y Viñedos Artadi (fundada en 1985), de Laguardia, ha abandonado el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Su propietario, Juan Carlos López de Lacalle, se desmarca porque entiende que ya no es su modelo. La pregunta ahora es si este movimiento de Artadi puede arrastrar a otras bodegas de Rioja Alavesa que no comparten la gestión que realiza el Consejo Regulador. López de Lacalle insiste en que detrás de su marcha no hay ningún tipo de conflicto político, sino de modelos de negocio. El objetivo de Artadi pasa por crecer muy poco a poco, de una manera diferenciada” y eso ahora no se puede hacer bajo el paraguas de la Denominación de Origen Rioja.

Mientras que para el Consejo Regulador la fuerza reside precisamente en la marca Rioja y en la denominación del vino, para pequeños productores como Artadi (pero de prestigio) la ventaja a la hora de competir reside en demostrar la trazabilidad de su producto, en acreditar su procedencia incluso haciendo referencia en la etiqueta al tipo de suelo, la finca donde se ubica la viña. Es decir, que Artadi considera que la diferenciación geográfica sí representa una nota de calidad porque en cuanto un pueblo o un pago son reconocidos como superiores su prestigio y sus precios también aumentan.

Lacalle asegura que da el paso solo, desmintiendo así las primeras informaciones que surgieron de que varias decenas de bodegas alavesas podían seguir sus pasos. Eso sí, subraya que ha recibido “centenares” de mensajes de apoyo. A diferencia de otras pequeñas bodegas, los especialistas aseguran que Artadi se puede permitir salir de la Denominación porque ya ha acuñado un prestigio que le permite vender sus caldos por su propio nombre, independientemente de que ponga Rioja en la etiqueta.

La salida de la bodega alavesa ha generado zozobra en la Denominación de Origen, básicamente porque ha visto cómo se han posado los focos en ella. Acostumbrada a moverse de manera discreta, ahora puede ver como los mercados internacionales se preguntan qué está ocurriendo en Rioja y por qué esa necesidad de que algunas bodegas necesiten diferenciarse. El negocio que se mueve en torno al vino de Rioja es muy importante: 1.200 millones de euros de facturación correspondiente a los 280 millones de litros vendidos en 2014. De las más de 500 bodegas que tiene la denominación, unas 300 están en Álava, donde se produce el 22% de la uva, pero se comercializa en torno al 36%.

Sorpresa

Lo ocurrido con Artadi ha causado extrañeza en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, precisamente cuando se están planteando "propuestas" que buscan un "reconocimiento diferencial" para "vinos singulares en función de su procedencia, con especial atención al viñedo".

Según el Consejo Regulador, "al margen de lo que esta firma [Artadi] pueda representar, sorprende que después de haber adquirido notoriedad, tanto por su propia labor como también indudablemente por su pertenencia a Rioja, el mismo proyecto deje de servir de manera repentina a sus intereses".

"No parece de recibo que se esgrima la meditación de una decisión para pasar después a denigrar la misma Denominación en la que se ha cimentado la trayectoria de la bodega", lo que genera "el escenario propicio para que voces interesadas pongan el acento en supuestas disidencias que pretenden alentar posibles escisiones o para que otros efectúen descalificaciones demagógicas. Todo es susceptible de evolución, sobre todo si es para mejorar".

A partir de ahora, los vinos de Artadi ya no llevarán el nombre de Rioja ni serán controlados y certificados por su Consejo Regulador.

Mientras, e l director general del Grupo Rioja, José Luis Benítez, ha explicado que la propuesta en la que trabaja esta asociación de 60 bodegas trata de lograr un reconocimiento de entidades geográficas menores en Rioja, incluso menores que la subzona -actualmente Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa-, dentro de la DOCa, que comparten las comunidades riojana, vasca y navarra. Este  Grupo Rioja es la mayor asociación de bodegas de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja, apoya que esta Denominación incluya en su reglamento una diferenciación específica en el etiquetado para vinos de finca o paraje -vinculados al terruño-, en línea de lo que ya existe en otras zonas del mundo.

Algunas asociaciones del sector ya han planteado sus propuestas al Consejo Regulador de la DOCa y el Grupo Rioja espera tenerla finalizada en las próximas semanas, ha añadido Benítez, en una entrevista en Efe.  Ha expresado su convicción de que, en los próximos meses, Rioja adoptará un acuerdo en este sentido porque ha recalcado que la demanda de esta Denominación va por un reconocimiento mayor de los vinos vinculados a las parcelas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha