eldiario.es

Menú

Entrevista - José Ángel 'Txato' Etxaniz, miembro del Grupo de Historia Gernikazarra

“El bombardeo de Gernika no fue un genocidio contra los vascos; casi la mitad del pueblo era franquista”

José Ángel 'Txato' Etxaniz, miembro del Grupo de Historia Gernikazarra, lleva más de 30 años recuperando la historia de Gernika, una villa que perdió su memoria tras el bombardeo del 26 de abril de 1937.

- PUBLICIDAD -
José Ángel 'Txato' Etxaniz.

José Ángel 'Txato' Etxaniz.

El  Grupo de Historia Gernikazarra nació hace 31 años. El objetivo inicial era estudiar el bombardeo del 26 de abril de 1937 y después reconstruir la historia de la villa. Gernika perdió su memoria, personal, escrita y gráfica ese trágico 26 de abril de 1937. Murieron muchos vecinos y tres de cada cuatro edificios fueron destruidos.  "Todos los archivos", explica José Ángel 'Txato' Etxaniz, "se quemaron durante el bombardeo, desde el municipal hasta el eclesiático. Los únicos archivos que se salvaron fueron los de las fábricas. 'Txato' Etxaniz rememora en esta estrevista con eldiarionorte.es algunos de los pasajes de ese bombardeo, que marcó un antes y un después en la villa.

Prácticamente Gernika desapareció del mapa tras el bombardeo, de forma física y en los archivos.

El bombardeo dejó a la villa sin nada. Hemos reconstruido la historia de Gernika desde el punto de vista social, deportivo, educativo, industrial…Tenemos el archivo completo de la empresa que fabricaba la pistola Astra, que era la que usaba el Ejército español.

Es decir, que hay un antes y un después en Gernika tras el bombardeo.

Pues sí. En Gernika hay una costumbre al hablar y decimos: eso ocurrió, ¿antes o después del bombardeo?’. Es algo que hemos oído de nuestros padres y abuelos y permanece así. El bombardeo es que el marca los tiempos de la historia de Gernika.

Ese bombardeo le dio una nueva identidad a la villa.

Desde el punto de vista urbanístico sí. Se reconstruye la villa. A partir de 1942 se hacen dos barrios obreros por así decirlo: las conocidas como ‘casas del Estado’ y el barrio sindical. Se destruye todo el pueblo menos las fábricas, que un mes después del bombardeo ya están funcionando a tope. La gente vivía donde podía, desde chabolas hasta una habitación para cada familia. Porque las fábricas siguieron funcionando a pleno rendimiento tras la Guerra Civil para nutrir de material militar a Alemania e Italia, así que hacían falta obreros. Y en el ámbito identitario, Gernika se convirtió en un símbolo.

Los pilotos que bombardearon la ciudad se cuidaron de no hacer daño a las fábricas de armas.

Gernika tenía las dos fábricas más importantes que había en España. Talleres de Gernika que fabricaba bombas de mano, de aviación, lanzagranadas, y luego estaba Astra, que fabricaba la pistola reglamentaria del Ejército. La industria armamentística siempre ha sido una gran fuente de ingresos para Gernika . En el año 92 se celebró por primera vez una manifestación pacifista y creó su lío porque la mitad del pueblo vivía de las armas. Eso de que Gernika es la ciudad de la paz no es más que un eslogan. En el pueblo ha costado mucho que entre el tema de la paz, sobre todo, porque la gente trabajaba en las fábricas de armas. Hoy en día sigue siendo un eslogan que funciona el día 26 de abril, coincidiendo con el aniversario del bombardeo.

Lo que puede faltar es el documento en el que Franco da la orden de atacar

Pero el bombardeo catapultó a la fama internacional al pueblo.

Gernika ya tenía una personalidad propia antes del bombardeo debido al árbol y los fueros. Pero el bombardeo le dio una dimensión internacional. Yo he tenido que oír despectivamente  de algún concejal de Cultura del pueblo: ‘¿Qué ha hecho ese Picasso por el pueblo?’.

¿Por qué se eligió Gernika como objetivo?

Tanto alemanes como italianos utilizan la Guerra Civil en el norte como banco de pruebas para la Segunda Guerra Mundial. Eibar la queman, en Durango lanza bombas rompedoras y en Gernika una mezcla de las dos. Dividen el pueblo de manera que preservan las fábricas de armas y la Casa de Juntas. Gernika supuso un impacto a nivel mundial, sobre todo por el cuadro de Picasso. Ibas al mundo a vender tus productos y decías que eras de Gernika y todos te trataban de una manera diferente. Ha sido la mejor tarjeta de presentación para la empresa local.

Fue un bombardeo buscando el mayor daño entre la población civil.

Fue un bombardeo de terror. No se tocó ninguna infraestructura con interés militar. Incluso se quemó la estación de tren, pero no se destruyeron las vías. Lo último que hemos descubierto es un avión que vuela de este a oeste. ¿Por qué? Ese avión lo que hace es tirar una serie de bombas detrás de la Iglesia de Santa María, donde estaba el depósito de aguas. Rompe las cañerías para que no las puedan emplear los bomberos. Es decir, fue un bombardeo a conciencia de pilotos alemanes.

Algunos han tratado de distorsionar la historia atribuyendo a las fuerzas republicanas una parte de la destrucción.

El día 28 de abril, dos días después del bombardeo, las tropas están en retirada. Un batallón de milicianos asturianos entra en Gernika y los pocos vecinos que quedan están muy cabreados por lo que ha pasado y les cuentan el bombardeo. Pero resulta que la casa del alcalde monárquico y del que fue diputado general, quien fue carlista, no se quemaron. Así, los milicianos asturianos queman esas dos casas. De ahí viene la leyenda alimentada por los franquistas de que los rojos quemaron Gernika.

80 años después siguen algunas controversias, como el número total de muertos que provocó el bombardeo.

Es imposible cuantificar. La cifra que siempre se ha dado de 1.645 muertos y 889 heridos la pide el Gobierno de la República. El director de Seguridad del Gobierno vasco hace un balance y el 8 de junio da esa cifra. No hay ningún documento que soporte esa información. Siempre que hay cualquier batalla hay más heridos que muertos y en Gernika es al revés. Otra paradoja: los nacionales entraron en Gernika 60 horas después del bombardeo. Entonces, ¿cómo es posible evacuar ese número de heridos y trasladar todos esos muertos en ese plazo de tiempo y con los medios que había 80 años? Imposible. No hay una sola fotografía de un cadáver.

¿Y no hay una cifra que todos den por buena?

Hace seis años nuestra asociación hizo un llamamiento a todo el país: si alguien tiene una víctima del bombardeo, infórmennos. Revisando los registros civiles de los pueblos de alrededor y los libros de los cementerios tenemos controlados muchos menos.  Los franquistas hicieron un registro no oficial, pero no lo hemos conseguido.

¿Nadie reclama a los muertos del bombardeo de Gernika?

Muchos me tachan de reduccionista por reducir la cifra, pero es que no hay documentos. Hoy en día hay una corriente historiográfica que ya está hablando del genocidio del pueblo vasco en la Guerra Civil. Nadie me ha preguntado nunca cómo era electoralmente Gernika durante la Guerra Civil.

¿Y cómo era?

Pues el 50% nacionalista, el 40% simpatizantes de Franco y el 10% restante era el Frente Popular. Cuando se bombardea Gernika se bombardea a todos, nacionalistas y franquistas. Dentro de dos o tres años algunos exigirán al Gobierno español porque trató de eliminar a los vascos. El 40% de los que ganaron la guerra en el pueblo eran franquistas.

Lo que no había casi eran republicanos.

Había pocos, pero muy activos. Tras el golpe, mantuvieron a los requetés a raya.   

¿Qué falta por descubrir?

Desde el punto de vista académico los historiados estamos de acuerdo en los datos básicos del ataque. Lo que puede faltar es el documento en el que Franco da la orden de atacar. Yo creo que no existe porque los militares cuando dan las órdenes a esos niveles van de arriba hacia abajo. Hay documentos que aún no se han hecho públicos, pero….

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha