La portada de mañana
Acceder
CRÓNICA | Las fricciones del Gobierno pasan por Calviño, por Esther Palomera
Las 'falsas' terrazas cerradas son tan peligrosas para los contagios como los interiores
OPINIÓN | No es justicia para geeks, por Elisa Beni

Las claves de Panrico ante su inminente ERE

Panrico y los sindicatos iniciarán la negociación del ERE el 23 de este mes. /Foto: EFE

La empresa de los famosos donuts, bollería y pan

de molde ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que pretende el despido de 1.914 trabajadores en toda

España, de los cuales 600 serían autónomos, 756 empleados de fábrica, 483 del

personal de soporte técnico a la distribución y 75 de la estructura superior y

mandos intermedios.

En Andalucía, tras el cierre en 2012 de la

fábrica de Sevilla, están afectados los 250 trabajadores de la única planta que

queda, en Puente Genil (Córdoba), a los que se suman unos 500 autónomos que se

ocupan de la distribución de sus productos en la comunidad andaluza y

Extremadura, según datos de los sindicatos.

Los empleados y sindicatos representados en la

planta de Panrico en Puente Genil (Córdoba) defienden la viabilidad de esta

planta y explican que la fábrica cuenta actualmente con carga de trabajo y

están “ocupados al cien por ciento”.

Este miércoles 23 de octubre se inicia el

calendario de negociaciones entre Panrico y los representantes de los

trabajadores para abordar el plan de

viabilidad presentado por la empresa. Las conversaciones seguirán

posteriormente el viernes 25 y tres días

seguidos de la semana siguiente, el 28, 29 y 30 de octubre.

Los sindicatos que representan a los empleados

de Panrico en la planta cordobesa han advertido de que “el ERE es una locura”, no

sólo por los despidos, que la empresa quiere hacer con unas indemnizaciones de 20 días por año

trabajado, con un máximo de 12 mensualidades, sino también por el recorte

previsto de entre el 35% y el 45% a las nóminas de los empleados que queden y de

un 20% a los autónomos.

Según la empresa, los

problemas de liquidez hacen que la única manera de salir adelante sea con un

ahorro de 53 millones de euros. Los sindicatos se manifiestan en contra de cargar

todo el peso del recorte sobre los costes de producción y “los hombros de los

trabajadores", sobre todo, cuando la empresa ha invertido diez millones de

euros en una nueva nave en Puente Genil (Córdoba).

Vecinos, sindicatos y partidos han mostrado su

apoyo a los trabajadores de la planta cordobesa, que ya en septiembre tuvieron

los primeros problemas cuando la empresa decidió suspender temporalmente el

pago de las nóminas de sus empleados de acuerdo con el plan de viabilidad

presentado.

La convocatoria de una huelga general llegó a

plantearse ante esta situación pero finalmente se suspendió después de alcanzar

un acuerdo el pasado 14 de octubre entre los trabajadores y Panrico sobre un

calendario de pagos de las nóminas atrasadas y, a

ctualmente, a la espera de la marcha de las

negociaciones del ERE que los sindicatos esperan “poder suavizar bastante”, la planta de Puente Genil (Córdoba)

sigue con su producción a pleno rendimiento.

En Andalucía, los sindicatos recuerdan que Panrico lleva ya "cuatro o cinco años con ajustes

y prejubilaciones", a lo que se sumó el cierre en el verano de 2012 de la

sede sevillana de la empresa, que implicó despidos y el traslado de parte de la

plantilla y la producción de Bollicao y Donuts a Puente Genil, entre otros ajustes.

El ERE actual se presenta ante el problema de

l iquidez de la empresa persiste y, para acometer el plan de viabilidad que se

plantea como tabla de salvación de la firma, Panrico nombró al economista y abogado Carlos Gila como

primer ejecutivo de la compañía con el objetivo de llevar a cabo su

reestructuración.

Antes,

en junio, Panrico fue comprada por

Oaktree, que pasó de tener el 86% de Panrico al 100% a través de la

capitalización de préstamos, para eliminar la deuda que la compañía de

panadería y bollería venía arrastrando desde 2005.

Así, a sus 50 años de historia

, el popular

fabricante de rosquillas, bollos y pan de molde de origen catalán corre el

riesgo de no superar su último esfuerzo por adaptarse a la crisis. El declive

llegó con la salida de la familia fundadora Costafreda, que en 2005 vendió la

compañía al fondo de capital riesgo Apax. Por

entonces, la dimensión del problema era grande, pero se le sumó

uno mayor: la deuda, que ha arrastrado hasta hoy.

El Grupo Panrico, con sede

en Esplugues de Llobregat (Barcelona), tiene fábricas en España y Portugal, y

desde hace más de 50 años comercializa pan y bollería con marcas como Pan

Panrico, Donuts, Bollycao, Donettes, La Bella Easo y Qé!.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats