La portada de mañana
Acceder
El PP agota su campaña contra los indultos a los presos del procés
Las claves de las notas de Bruselas al plan español para los fondos europeos
Opinión - Techo, luz y votos, por Neus Tomàs

Córdoba: 100 días entre la urgencia social y el tanteo de posiciones

Isabel Ambrosio lleva cien días al frente del gobierno municipal de Córdoba.

El nuevo Ayuntamiento de Córdoba conformado el pasado 13 de junio cumple sus primeros cien días aún impregnado del velo de novedad que las urnas dejaron en la composición municipal. Novedad porque, después de 79 años, el PSOE cogía el bastón de mando con su cabeza de lista y alcaldesa, Isabel Ambrosio. Novedad porque el Salón de Plenos daba cabida a concejales de hasta seis formaciones políticas. Y novedad porque el equilibrio de fuerzas iba a ser la gran asignatura para un Gobierno conformado por PSOE (7 concejales) e IU (4 concejales) que necesitó a los 4 ediles de Ganemos Córdoba para la investidura y los sigue necesitando para sacar adelante por mayoría sus propuestas frente al resto de la oposición que suma 14 concejales (PP con 11, Ciudadanos con 2 y UCOR-GrupoMixto con uno).

Así las cosas,  el tanteo de posiciones parece seguir al cabo de estos primeros cien días, mientras se encajan las piezas del engranaje del equipo de Gobierno con la vista puesta en el reparto de los presupuestos del próximo año que ahora se están elaborando. Y ello sin perder de vista lo que dice Ganemos Córdoba que, como en el caso de las Ordenanzas Fiscales, ha introducido sus propuestas y serán asumidas por el cogobierno para poder aprobarlas próximamente.

El trabajo más concreto realizado hasta ahora por el Gobierno municipal en Córdoba se ha centrado en la urgencia social con la puesta en marcha del denominado Plan de Rescate Ciudadano que formaba parte del acuerdo de investidura firmado por PSOE, IU y Ganemos. La apertura de la Oficina de la Vivienda para evitar desahucios y asesorar a familias afectadas se suma a la política de garantizar los suministros para personas sin recursos, ya sea eliminando los cortes de agua de la empresa municipal Emacsa o intermediando ante las compañías eléctricas y posibilitando el pago aplazado de las facturas.

En paralelo, el equipo de Gobierno ha llevado a cabo una tarea de revisión sobre varios asuntos puestos en marcha por el anterior ejecutivo local del PP. De ellos, algunos marchan según estaba previsto –obras del centro de convenciones-; otros se han paralizado –la venta del edificio municipal en Gran Capitán o la construcción de la ciudad deportiva del Córdoba CF-; algunos otros se han replanteado – contrato del Alcázar de los Reyes Cristianos o el contrato del servicio de alumbrado público- y sobre otras iniciativas se ha pisado el acelerador para cumplir los plazos previstos y poder contar con el dinero de otras administraciones –Plan de Obras en barrios y Plan Urban Sur de revitalización de la zona sur de la ciudad.

Las relaciones con la Junta de Andalucía también se han modificado en estos primeros cien días de gobierno municipal y es que ha pasado del enfrentamiento entre Ayuntamiento y administración autonómica en varios asuntos a retomar el diálogo. La presidenta de la Junta Susana Díaz simbolizó este acercamiento institucional con su visita al Ayuntamiento el pasado 16 de julio y, a partir de ahí, desde distintas concejalías se trabaja actualmente con sus consejerías homólogas para abordar asuntos enquistados en el pasado mandato como la titularidad del Centro de Recepción de Visitantes o la puesta en marcha del Centro de Creación Contemporánea C4.

Oposición: del pseudogobierno al convidado de piedra

La oposición, mientras tanto, también tiene su propia radiografía de estos cien primeros días de trabajo. El grupo mayoritario, el PP con 11 concejales, parece estar aún digiriendo su desalojo de la alcaldía o más centrado en las tareas de partido. Su labor en estos meses, más allá de alguna propuesta concreta llevada a los plenos, se ha centrado en atizar la "debilidad" del equipo de Gobierno y su dependencia de Ganemos Córdoba. Pero lo que más destaca es la casi nula presencia del exalcalde y portavoz popular, José Antonio Nieto, que apenas interviene en los plenos ni en ruedas de prensa, una actitud que parece dar la razón a las quinielas que lo sitúan en las listas de las próximas elecciones generales del PP por Córdoba para lograr ser diputado en el Congreso.

Por su parte, Ganemos Córdoba es consciente de su posición "llave" en el arco del salón de plenos y ha mostrado sus intenciones de utilizarla para dirigir ciertas políticas desde la oposición. Las Ordenanzas Fiscales o el trabajo dedicado a la puesta en marcha de la Oficina de la Vivienda contra los desahucios son muestra de ello. Sus cuatro concejales acusan, sin embargo, el ser novatos en la institución y la difícil posición de explicar que un voto suyo negativo al Gobierno municipal supondría en la mayoría de los casos unirse en la votación al PP.

También desde la bancada de la oposición, como convidados de piedra, de momento, aparecen los otros dos grupos: Ciudadanos y UCOR-Grupo Mixto. Su tarea se ha ceñido a sus intervenciones en los plenos y alguna rueda de prensa, con la limitación que supone que, en la mayoría de los casos, sus votos no resuelvan el sentido de las políticas municipales que se aprueban o no.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2015 - 22:55 h

Descubre nuestras apps

stats