UGT denuncia a la Policía Local de Granada ante Inspección de Trabajo por incumplir su reglamento interno

El sindicato ha pedido al concejal de Seguridad Ciudadana, César Díaz (de cara en la imagen), que tome cartas en el asunto

El sindicato UGT ha denunciado a la Policía Local de Granada ante la Inspección de Trabajo por varias irregularidades que estarían incumpliendo el reglamento interno y que no son nuevas. Según la sección sindical, la Jefatura policial no está respetando lo que está recogido en la normativa en dos aspectos concretos: la baremación de méritos y el abono de las horas extraordinarias que hacen los agentes. Una denuncia que añade más tensión a la situación que vive la policía municipal desde hace meses por la falta de agentes y las sospechas de “amaño” que recaen sobre las últimas oposiciones.

La falta de agentes en la Policía Local de Granada pone a todos los sindicatos contra el Ayuntamiento

La falta de agentes en la Policía Local de Granada pone a todos los sindicatos contra el Ayuntamiento

Lo que UGT ha llevado ante la Inspección de Trabajo guarda una estrecha relación con los problemas que están enrareciendo el ambiente en el seno del cuerpo. Según fuentes policiales, la baremación de méritos está obsoleta y está lastrando las posibilidades de promoción de un número importante de agentes. Por otro lado, los policías también están molestos porque arrastran varios años de impagos porque desde la Jefatura no se les están abonando las horas extraordinarias.

Según los escritos de denuncia, a los que ha tenido acceso este medio, se están vulnerando el reglamento interno y el convenio regulador de relaciones entre el Ayuntamiento de Granada y sus trabajadores. UGT demanda que se cumpla con la normativa para que los agentes no sufran un agravio comparativo entre ellos ya que, dicen, se están produciendo situaciones “injustas desde hace tiempo".

Normativa obsoleta

El conflicto con el baremo de puntuación de los policías tiene dos caras. Una cuyo origen está en el reglamento interno creado en 2006. En aquel momento, la normativa del cuerpo se creó partiendo de la base de que se priorizara a los agentes que eran de Granada sobre los que podían acceder desde “fuera” por una permuta o por movilidad. Entre otras cuestiones, el reglamento establece que no se le reconoce la antigüedad a un policía que obtiene su plaza que llega de otros cuerpos hasta que pasan tres años, mientras que a alguien que entra de nuevo ingreso se le suma desde el primer año.

Esto puede dar lugar a que haya agentes que, en una misma oposición, no estén en igualdad de condiciones. Según explican fuentes de UGT, en la misma promoción puede haber plazas de nuevo ingresos y otras de movilidad. A los primeros se les reconocería la antigüedad desde el momento en que entraran a la Policía Local de Granada, pero los segundos tendrían que esperar tres años, pese a haber accedido en la misma oposición. Por eso, el sindicato pide que se acabe con esta práctica, sobre todo porque desde hace años la mayor parte parte de la plantilla accede desde otros cuerpos policiales.

El otro problema con la baremación tiene que ver con el Decreto 201/2003 de la Junta de Andalucía. Este regula el baremo de méritos para el ingreso, la promoción interna y la movilidad de los agentes de un cuerpo de policía local. Sin embargo, la Jefatura policial granadina está incumpliendo la normativa y, por lo tanto, su régimen interno al no haber incluido una modificación de 2008 de dicho decreto. En esa fecha, la Junta de Andalucía estableció nuevos baremos que no aparecen reflejados en el reglamento interno, por lo que “se está perjudicando a los agentes” al estar basándose en una orden derogada y obsoleta, según el sindicato.

Al no poder sumar la misma cantidad de puntos que establece el Decreto que cualquier otro policía local, sus posibilidades para solicitar promociones o movilidades son más bajas que las de otros compañeros. UGT y CSIF mantuvieron una reunión en marzo con el concejal de Seguridad Ciudadana, César Díaz, para reclamar que se cumpla la normativa en este sentido, sin que se haya hecho nada hasta el momento.

Trabajo sin remunerar

Por otro lado, la sección sindical de UGT en el cuerpo policial granadino también ha denunciado ante la Inspección de Trabajo que no se están pagando las horas extraordinarias que se le adeudan a los agentes desde 2019. Una cuestión que está estrechamente relacionada con la falta policías que hay en la Policía Local de Granada. Al no haber agentes suficientes para cubrir todos los servicios (hay 300 policías activos y solo la mitad están en primera actividad en una ciudad de 250.000 habitantes), la Jefatura acaba recurriendo a pedir horas extraordinarias a sus trabajadores. Tiempo que no se está pagando.

UGT recuerda que no pagar estas horas que se trabajan de más incumple también el convenio que regula la relación entre el Ayuntamiento de Granada y su plantilla de funcionarios. El artículo 25.3 establece que las horas extraordinarias deberán compensarse siempre “en el trimestre siguiente al mes de su realización”. Algo que no está ocurriendo porque los agentes reclaman pagos de 2019, 2020 y 2021.

Este medio se ha puesto en contacto en el Ayuntamiento de Granada para contrastar la información y obtener la versión del concejal encargado, pero, una vez más, no ha habido respuesta.

Etiquetas
Publicado el
14 de mayo de 2021 - 12:02 h

Descubre nuestras apps

stats