Cantia Silvino, voz de Lunatic Catz: “No se puede vender que Cantabria apoya el producto local y luego todo sean trabas”

Cantia Silvino, voz del grupo cántabro de indie-rock Lunatic Catz. | JUAN TATORRI

Lunatic Catz es un grupo de jóvenes cántabros de indie-rock que vio la luz en el año 2016 pero no se formó de forma sólida hasta poco antes de lanzar su primer disco, 'Miscelánea', en 2017. Recientemente, han pasado de ser cuatro integrantes a cinco y, en estos momentos, se encuentran trabajando en lo que será su tercer álbum, en el que, según la cantante Cantia Silvino, "habrá sorpresas" y espera que se publique este próximo otoño.

El grupo está formado por cinco integrantes pero han tenido cambios desde los inicios. ¿Cómo fue el proceso de formación de la banda hasta el momento?

Comenzamos a finales del año 2015 con Diego, otro chico y yo en un proyecto anterior a Lunatic Catz que nos sirvió para que congeniáramos Diego y yo, ya que fuimos quienes más nos metimos en ello desde el principio. Luego, en mayo del año 2016 nos juntamos con Jota, el actual batería, y empezamos a formar Lunatic Catz en un formato de tres en acústico porque eran dos guitarras y un cajón flamenco.

A raíz de ahí, fuimos dando forma a canciones que ya tenían la base puesta y después, en enero del año 2017, fuimos a grabar nuestro primer disco, 'Micelanéa', con Óscar Arroyo en Tarrueza. A partir de ese momento, surgió la idea de buscar un bajista y así pasar a ser cuatro integrantes y a dar conciertos en formato eléctrico. Entonces, lo que hicimos fue buscar a una persona que pudiera encargarse del bajo y gracias a los contactos de Diego encontramos a Javi y meses después, antes del verano, presentamos el disco y fue cuando dimos nuestro primer concierto siendo cuatro. 

En 2018, cuando grabamos y publicamos el EP 'Impulse' pensamos que debíamos añadir otra persona al grupo para poder meter sintetizadores en los directos y estuvimos buscando a un integrante que pudiera encajar como bajista para que Javi pudiera pasar a los sintetizadores y, finalmente, podemos decir que la consolidación de Lunatic Catz ha sido en marzo de este año 2019 porque fue cuando encontramos a Nacho, el actual bajista. 

Dieron un cambio importante al pasar del primer disco al segundo. ¿Cuál fue dicho cambio y por qué?

Las canciones del primer disco, 'Miscelánea', son siete u ocho en inglés y solo hay dos en castellano y las letras están compuestas desde de una perspectiva muy adolescente, por lo que decidimos que eran temas que tenían que grabarse para que estuvieran siempre ahí pero con los que, a pesar de haberlos escrito yo misma, no me sentía identificada. Además, era un contenido, tanto instrumental como musical, demasiado simple comparado con lo que hacemos ahora.

Sin embargo, cuando grabamos la EP 'Impulse' de cuatro canciones notamos que tiene una visión más madura, tanto la composición como las letras y alguna base instrumental que quedaba a mi cargo. Sobre todo, el trabajo en la sala de ensayo y el decir "vamos a dar un paso" para darnos un impulso -por eso se llama así- hacia otra etapa que puede ser la que va a venir ahora con el proyecto del nuevo disco. En resumen, creo que el cambio de 'Impulse' a el futuro disco es la madurez, de pasar de la visión general que se tiene con 17 años a una de 20 años.

¿En qué estáis trabajando en estos momentos?

Diego y Jota se graduaron en técnicos de sonido el año pasado y Jota enfocó su trabajo de fin de grado en la grabación del EP 'Impulse', y eso le motivó para proponer este nuevo trabajo nosotros mismos y es así como desde abril de este año 2019 hemos estado grabando las instrumentales y nuestras voces. Poco después, en mayo, sacamos nuestro primer single, 'Luna', como muestra de nuestro futuro trabajo y ahora lo que estamos haciendo es trabajar en acabar el nuevo EP cuanto antes y que, con suerte, para finales de agosto, podamos decir "ya está grabado" y empezar a trabajar en la promoción y todas esas cosas hasta lanzarlo en noviembre.

¿En el nuevo disco habrá algún cambio?

Va a ser una obra de siete temas en castellano y creo que es lo más relevante porque no hemos hecho ninguna en inglés y, la verdad, ha sido la primera vez que hemos conectado tanto en el local de ensayo al hacerlo, por lo que nos sentimos muy realizados y orgullosos de haber hecho lo que verá la luz dentro de unos meses, porque es algo que nos representa a todos actualmente. Y creo que otra clave es que todas esas canciones han tenido un montón de trabajo que no habíamos invertido en otros temas así que, con suerte, será algo que nos podrá dar la llave para consolidarnos un poco más en el panorama musical regional y con suerte salir un poco de Cantabria.

¿Habrá sorpresas?

Sí, habrá sorpresas. Hemos decidido tener dos colaboraciones en el disco y, aunque no lo hemos cerrado por completo… estamos pensado en seguir confiando en el trabajo de Blanca Corrales para todo el trabajo audiovisual y de imagen de la banda porque es la persona que comenzó con nosotros. También tenemos pensado hacer una gira de salas en Cantabria y por España, pero queremos dar mucha importancia no solo a la música, sino a lo que la gente pueda ver detrás, como una imagen audiovisual con los videoclips o la puesta de escena del directo.

¿Qué premios han logrado y cuál ha sido el más satisfactorio?

En 2018 ganamos el premio del certamen de música organizado por el espacio de música de la Universidad de Cantabria, que nos dio el pase a ir en octubre de ese mismo año a una final de nivel nacional a Cáceres, donde no hubo suerte pero conocimos a mucha gente. Este año 2019 hemos ganado el certamen Música Joven de Cantabria en categoría pop-rock y hemos sido finalistas certamen de 'Kaiku Caffee Latte' para tocar en el Sonorama Ribera pero, creo que a nivel de satisfacción elegiría el de la Universidad de Cantabria porque como era el primer premio que ganamos nos dio la chispa para decir: "Podemos hacerlo". Sin embargo, haber ganado el certamen de Música Joven de Cantabria también ha sido increíble porque llevábamos presentándonos desde el año 2017 y siempre habíamos llegado a las finales pero nada, lo teníamos en la punta de la lengua pero no llegábamos a saborearlo.

¿Qué opina sobre que el cambio de legislatura en los gobiernos autonómicos y municipales haya afectado en la cancelación de algunos conciertos?

Es un tema que llevo hablando con la banda desde el principio. A nosotros, como grupo, nos ha pasado mucho tener cerrado un bolo, por ejemplo, en un local de Santander con seis meses de antelación y que al llegar la semana del concierto nos llame el dueño diciéndonos que cancelan el concierto porque el Ayuntamiento ha decidido no darles la licencia.

Por ello, no se puede intentar vender que Cantabria o cualquier región apoya el producto local para que luego realmente todo sean trabas y complicaciones, porque a mí no me dejan tocar en un garito del Río de la Pila pero el día del Orgullo está Leticia Sabater dando un concierto allí mismo. No lo puedo entender. Muchas veces nos sentimos poco apoyados por aquellos que deberían hacerlo. Por ejemplo, en los festivales.

Si pudiera decirle algo al Gobierno de Cantabria en lo que se refiere a la música y a las bandas locales, ¿qué sería?

Que nos dieran más facilidades para poder enseñar nuestro producto. Nosotros hemos tenido mucha suerte en Colindres porque el Ayuntamiento proporciona la Casa de la Juventud donde hay salas de ensayo para que las personas puedan ir a tocar, pero conocemos a mucha gente a las que les resulta muy complicado encontrar un local de ensayo por menos de 400 euros cuando nosotros no tenemos que pagar nada. Quiero que apoyen el producto local, no solo lo del panorama musical, sino en todo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats