Así trabajan cinco investigadores de Albacete para agilizar las pruebas diagnósticas del coronavirus

Foto: Europa Press

Un equipo de cinco investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) coordinado por el profesor Antonio Mas está trabajando con el Hospital General de Albacete para agilizar el proceso de diagnóstico del coronavirus. Son especialistas en Bioquímica, Medicina o Microbiología y hasta un estudiante de doctorado. El equipo lo conforman José Javier García, María Ángeles Ballesteros, Armando Arias, Diego Fernández y Piet de Groot. Todos ellos son voluntarios.

Cómo funcionan los diferentes tests para detectar al coronavirus

Cómo funcionan los diferentes tests para detectar al coronavirus

Charo Sabariegos, vicedecana de Alumnos de la Facultad de Medicina y miembro de la Comisión de Seguimiento del COVID-19 en la UCLM, explica que ahora “uno de los cuellos de botella es la obtención del material genético del virus, que está envuelto en una cápsula”. Esa es la parte en la que trabaja este equipo de investigadores voluntarios.

El Hospital dispone de un robot que trabaja en la obtención del material genético, pero parte de las muestras se están enviando desde el centro hospitalario a la Facultad de Medicina para ganar tiempo. La técnica permite extraer el ácido ribonucleico (ARN) de cada muestra.

El profesor Mas explica que los investigadores reciben las muestras del hospital ya inactivadas, aunque ellos las reinactivan, para tratar el paquete con alcohol al 70 por ciento y las manipulan en una cabina de bioseguridad de nivel 2. "Procedemos a pasar la muestra por filtros donde se queda unido el ARN que luego se lava para eliminar lo unido de manera no específica y finalmente el ARN se eluye (se extrae) con agua”.

Después, la muestra de ARN eluído se envía de nuevo al hospital y allí se comprueba si hay o no virus. Se procede a realizar la RT-PCR cuantitativa. Estas siglas, en inglés, se refieren a la reacción en cadena de la polimerasa (una enzima) en tiempo real y permite obtener material genético de un microorganismo para diagnosticar una enfermedad. Es un proceso, eso sí, más lento que los test rápidos de los que se viene hablando en los últimos días.

El proceso es individual y totalmente confidencial. El proceso se agiliza, explica Sabariegos, “porque si el paciente no está infectado no se encuentra material genético”.

Este equipo está integrado por personas sin cargas familiares. Realiza unas 200 pruebas diarias en jornadas de unas siete u ocho horas, de forma que cuatro trabajan y uno descansa cada día. El trabajo se localiza en los laboratorios de bioseguridad de la Facultad de Medicina de Albacete y con todas las garantías necesarias en prácticas de estas características.

"Uno de los integrantes del equipo ya trabajó con el Ébola en Sierra Leona", detalla Sabariegos. Además, los laboratorios de la Facultad de Medicina de Albacete cuentan con experiencia en la técnica. “queremos saber cuál es el nivel de expresión de un determinado gen en las células humanas, por ejemplo. Para ello, se hace una extracción del ARN total celular y se hace una RT-PCR para cuantificar ese nivel de expresión. Por eso en nuestros laboratorios teníamos esa experiencia previa.

Etiquetas
Publicado el
26 de marzo de 2020 - 12:47 h

Descubre nuestras apps

stats