La portada de mañana
Acceder
Quién es Carlos Lesmes y por qué no ha dimitido del CGPJ, por Ignacio Escolar
La tradición del PP de Madrid de enfrentarse a la dirección nacional
España y Francia vuelven a luchar por Picasso 50 años después

La exdirectora del IVAM elude la cárcel con 75.000 euros pese a haber destinado el doble a 'vender' como artista a su hijo con fondos del museo

Consuelo Císcar junto a su marido, Rafael Blasco, en el circuito urbano de Fórmula 1 de València en una imagen de archivo.

Consuelo Císcar, que fuera todopoderosa directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), está muy afectada por la causa judicial que la persigue a cuenta de la trama que orquestó en la institución para catapultar la carrera artística de su hijo, el artista Rablaci. Su marido, el exconseller Rafael Blasco, afronta al mismo tiempo los últimos coletazos de sus causas judiciales pendientes después de haber pasado una temporada entre rejas, mientras que su sobrino Sergio, está imputado en el 'caso Osvaldos'. No corren buenos tiempos para el grupo, todo un vértice independiente del poder del PP durante los gobiernos autonómicos zaplanistas y campistas.

La primera pieza de la causa del IVAM, sin embargo, ha acabado relativamente bien para Císcar. Lejos de los 12 años de prisión que solicitaba inicialmente Anticorrupción, la exdirectora del museo ha sido condenada como autora de un delito continuado de prevaricación administrativa y otro de malversación a una pena de un año y medio de prisión, así como a dos años y seis meses de inhabilitación para empleo o cargo público en el ámbito de la Comunitat Valenciana.

Si bien la exdirectora del IVAM negó por activa y por pasiva las acusaciones de la Generalitat Valenciana y de la Fiscalía Anticorrupción, un pacto de conformidad entre las partes ha propiciado que Císcar no entre en prisión y que los condenados abonen una indemnización conjunta y solidariamente de apenas 75.000 euros. De esta responsabilidad civil, 50.000 euros corresponden a los fondos públicos desviados y 25.000 al "daño objetivo causado en la reputación de la entidad pública".

Los condenados (Císcar, su subordinado Juan Carlos Lledó y el empresario Enrique Martínez Murillo) han reconocido los hechos y ya han consignado 18.974 euros de los fondos públicos desviados. Así, se comprometen a abonar el resto del la responsabilidad civil en el plazo de 20 meses.

La cifra contrasta con los 143.883 euros que gastó el museo para costear las exposiciones de 'Rablaci' en tres continentes, según la Fiscalía Anticorrupción. El joven artista recorrió varios continentes para exponer su obra, tal como desgranó elDiario.es país por país. Portugal, Francia, China, Japón, Cuba, Guatemala, Ecuador, Argentina, República Dominicana, Chile, Uruguay y México fueron los destinos de 'Rablaci'.

El coste del transporte de las obras y del artista y sus familiares ascendió a 143.883 euros, un importe asumido por las empresas de Enrique Martínez, investigado en la causa. Sus firmas, especializadas en la logística en el mundo del arte, obtuvieron adjudicaciones del IVAM por valor de 3,7 millones de euros en total. 

La causa, sin embargo, aún no está cerrada. Císcar se enfrenta a otra pieza por la adquisición de esculturas del artista Gerardo Rueda en la que está procesada, junto con Lledó, por los presuntos delitos continuados de malversación de caudales públicos, prevaricación administrativa y falsedad en documento oficial.

Etiquetas

Descubre nuestras apps