Los grupos del Botànic tumban la propuesta de investigación parlamentaria sobre los intereses mediáticos de Ximo Puig

El president de la Generalitat, Ximo Puig, interviene en la sesión de control en las Corts

PSPV, Compromís y Unides Podem han votado en contra de la propuesta de Ciudadanos para constituir una comisión de investigación sobre si existe un conflicto de intereses en las acciones del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el periódico Mediterráneo, propiedad de Editorial Prensa Ibérica, grupo que se benefició de una quita de 1,3 millones del Instituto Valenciano de Finanzas.

Los partidos del Botànic cierran filas en torno al president Ximo Puig. PSPV, Compromís y Unides Podem blindan al president de la Generalitat y evitan que se cree una comisión de investigación sobre la quita del Instituto Valenciano de Finanzas a un grupo mediático en el que el presidente tiene intereses. Eso sí, la portavoz adjunta de Compromís Mònica Álvaro ha evitado defender al presidente con una intervención que no ha superado los dos minutos.

En una votación ajustada, con 48 votos en contra y 45 a favor, se ha rechazado la propuesta de Ciudadanos de investigar la operación de compra del Grupo Zeta por parte de Editorial Prensa Ibérica, el mayor grupo mediático valenciano.

Mientras se debatía la propuesta de comisión de invetigación, Puig asistía a un acto de Mediteráneo, el periódico de Castellón en el que tiene las polémicas acciones. Una actitud que le han afeado tanto el PP como Ciudadanos. El acto del medio de comunicación está patrocinado por Facsa, empresa cuyo presidente Enrique Gimeno fue condenado por la financiación ilegal del PP valenciano.

El diputado de Ciudadanos Vicente Fernández, que ha defendido la creación de la comisión de investigación, ha criticado la “falta de decencia de los grupos” que sustentan al Gobierno valenciano y ha asegurado que “quien pretende ocultar información, es porque tiene algo que esconder”.

La intervención de Ciudadanos ha estado plagada de acusaciones hacia los socialistas. Incluso se ha insinuado una operación de financiación ilegal y se ha comparado con el caso de los trajes del expresidente popular Francisco Camps.

Ciudadanos cree que "no es una cuestión de estética", ante los "más de 600 euros que cobra Puig todos los meses de dividendo" por sus acciones, por lo que rechaza "la imagen bucólica y romántica que pretende transmitir al decir que compró las acciones tras ganar una indemnización por despide".

Pero el 'president', ha advertido el diputado de Cs, "no dice que el 22,5% de Pecsa -editora del diario 'Mediterráneo- lo compraron dirigentes socialistas" ni que "Ferraz los obligó a cambiarlas cuando vio que la cosa no estaba clara". Por tanto, se ha preguntado "dónde están esas acciones y a quién las vendió o regaló", además de denunciar que "en los últimos cuatro años ha favorecido con 600.000 euros en publicidad institucional a ese medio".

El diputado del PP, Rubén Ibáñez (PP) ha criticado que "el actor principal esté comiendo palomitas" -en referencia al acto al que ha asistido Puig- y no presente en el debate, lo que ve como "una anomalía democrática". Ha apuntado "dos incógnitas": si las acciones "son suyas realmente" y si "el dinero con el que las pagó era suyo o provenía de una cuenta pública", además de preguntarse "si en la historia de la Generalitat hay un decreto que se haya aprobado en dos meses" como el del IVF.

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2019 - 14:16 h

Descubre nuestras apps

stats