La portada de mañana
Acceder
Las universidades que incumplan unos mínimos perderán su categoría
Así beneficia a los más ricos la política fiscal de Ayuso
Opinión - La ropa tendida de Rufián, por Neus Tomàs

Aprender a hacer un pueblo más feliz

Las jornadas tienen en la juventud su principal granero

Si una persona está a gusto con ella misma ayudará a que los demás también lo puedan conseguir. Esta es una de las principales guías de las jornadas sobre educación emocional que por segundo año impulsa el Ayuntamiento de Alcàsser y que ha conseguido una alta implicación de su sociedad.

De unas 9.000 personas que tiene la localidad una tercera parte participó en la propuesta que se inició el año pasado y que en esta edición, bajo el lema 'Activos por el bienestar', se espera sea mayor. Una propuesta surgida de la comunidad educativa y que tiene en la juventud su principal granero, pero no el único, desde las familias a los comercios, pasando por los servicios de salud o la policía, todos ellos pueden implicarse en un objetivo que beneficia a la comunidad en su conjunto al conseguir una mejor convivencia.

Tener la "mochila" cargada, para referirse a cargas emocionales, o llevar puesto el "chubasquero" para expresar la falta de implicación, son algunas de las metáforas que se aprendieron a usar en la edición anterior que quería ayudar a reflexionar sobre "qué nos pasa". En los talleres beben jóvenes de 2 a 18 años, donde aprenden a abrirse y tratan desde temas como la exclusión al 'bullyng' para tomar consciencia del sufrimiento que se genera con ellos.

Estos mecanismos comunicativos se extienden como una mancha de aceite y ayudan al entendimiento y a solucionar abiertamente los problemas. Un lenguaje que, absorbido por los jóvenes, llega a las familias y trasciende a más círculos, consiguiendo una empatía social básica y transversal para mejorar la vida colectiva.

Este año, además de mantener el espíritu de tomar consciencia emocional, también se trabajaran las estrategias a seguir, volviendo a ofrecer unos talleres muy prácticos con 'feed-back', lo que se entiende como 'retorno'. Ello repercute no únicamente en tomar consciencia de como nos podemos acercar al bienestar y vivir mejor de forma personal, si no también en nuestro entrono laboral. Y trabajos hay de muchos tipos, pudiendo conseguir desde una mayor productividad a una mayor excelencia de los servicios.

Por ello se destaca desde la organización la implicación de muchos sectores de la población, con gran peso de los educativos (claustros, monitores deportivos, de comedor, de extraescolares) pero también del centro de salud, de los servicios sociales, del gabinete psicopedagógico municipal, comerciantes y también Policía Local. Todos ellos han demostrado su sintonía con la experiencia a través de la implicación directa, obteniendo resultados directos o con el paso de todos los agentes de la policía -por ejemplo- por estos talleres.

Las actividades se desarrollarán la próxima semana, del 5 al 9 de marzo, y desde la organización se espera crecer. "Los jóvenes se abren, nos pedían volver a repetir la experiencia", señalan fuentes municipales que destacan la alta nota media (más de un 9) que se alcanzó en la evaluación posterior de las jornadas. Todo ello apunta a que se consigue su sencillo objetivo: vivir mejor.

Etiquetas
Publicado el
4 de marzo de 2018 - 17:54 h

Descubre nuestras apps

stats