La portada de mañana
Acceder
El Vaticano se abre a revisar los acuerdos Iglesia-Estado con España
TV3 pagó 31 millones de euros a una productora investigada por el 3%
OPINIÓN | Las vacas no se merecen esto, por Antón Losada

El 'yonqui del dinero' se autoinculpa de manipular audios para tumbar dos casos de corrupción del PP valenciano

Marcos Benavent a la salida de la Ciudad de la Justicia de Valencia.

Marcos Benavent, autodenominado 'yonqui del dinero', ha dinamitado la estrategia de colaboración con la Fiscalía Anticorrupción que ha seguido durante seis años. Tras el inesperado cambio de letrado, Benavent ha declarado este miércoles ante el juez del 'caso Taula' para desdecirse de todo. Durante media hora, el 'yonqui del dinero' ha asegurado que las grabaciones que hizo en secreto a relevantes cargos del PP provincial de Valencia, especialmente al entonces presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, fueron "manipuladas y editadas" por él y por su suegro, Mariano López, también procesado en una de las diez piezas separadas que conforman la marcocausa. 

Además, según fuentes jurídicas, la defensa de Benavent ha cuestionado la cadena de custodia de los dos lápices de memoria que aportaron su exsuegro y la entonces diputada provincial de Esquerra Unida y hoy consellera de la Generalitat Valenciana, Rosa Pérez Garijo, a la Fiscalía Anticorrupción y que contienen las diez horas de grabaciones clandestinas. También ha acusado a la consellera de haber filtrado las grabaciones a la prensa, conchabada con otro investigado de la causa, en una clara referencia a su exsuegro. 

Benavent ha deslizado que Pérez Garijo habría llegado a una suerte de pacto inconfesable con su exsuegro para salvar el contrato del call center que tenía su empresa con la Diputación de Valencia, a pesar de que la adjudicación en ningún caso fue renovada. El hombre ha asegurado que, ante la filtración de los audios más comprometedores a la prensa y en una situación de depresión y soledad, procedió a dar un falso testimonio y encender el ventilador en todas direcciones: "acusar por acusar a todo el mundo", ha declarado. Además, también sostiene que las conversaciones fueron "provocadas" por él a conveniencia.

La aludida ha asegurado tras la declaración de Benavent que se limitó a cumplir con su obligación en la oposición: "Me llegaron una serie de grabaciones, hicimos una investigación y al tener conocimiento de hechos delictivos muy graves debíamos ponerlo en manos de la Fiscalía". Rosa Pérez Garijo ha acusado al 'yonqui del dinero' de intentar "cargarse el caso". "Su objetivo es anular el procedimiento", agrega la consellera de Transparencia.

En 2014, tras haber tenido conocimiento de la existencia de las cintas y de haber obtenido abundante información sobre una supuesta red corrupta liderada por Alfonso Rus, Pérez Garijo interpuso la primera denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción. Fue el desencadenante de la investigación de Taula liderada por Anticorrupción y la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Benavent, exgerente de la empresa pública Imelsa, epicentro de la supuesta trama, desapareció del mapa un tiempo. Viajó por varios continentes hasta que regresó para colaborar con la justicia.

Desde el primer momento, validó las grabaciones e identificó a cada uno de los personajes que hablan en los audios. Algunas de las comprometedoras conversaciones han pasado a la historia de la memoria oral valenciana en materia de corrupción del PP. La más legendaria es, sin duda, la conversación en la que participaban Marcos Benavent y Alfonso Rus en la que se les oye a alguien contando billetes: "mil, dos mil, tres mil, quatre mil (...) dotze mil. Dos milions de peles".

Seis años después, el 'yonqui del dinero' asegura que forzó las conversaciones con sus interlocutores y que editó los audios. Este diario le ha preguntado por el motivo de su repentino cambio de estrategia pero Benavent ha declinado contestar. El investigado aduce que ya ha hablado durante mucho tiempo con la prensa y que esa fase se ha acabado. A la salida de la Ciudad de la Justicia, cabizbajo en contraste con la euforia de sus anteriores apariciones públicas, unos jóvenes le han gritado "corrupto" mientras se dirigía con su abogado a buscar un taxi.

Más importante aún, la declaración de Benavent ha incidido en que el registro del despacho de su anterior abogado fue ilegal. La actuación reviste una importancia capital ya que en aquel registro, la UCO intervino la documentación que permitió iniciar la investigación del 'caso Erial' sobre la presunta fortuna del exministro Eduardo Zaplana en el extranjero. Ahora el 'yonqui del dinero' tilda de "montaje contra Zaplana" la investigación contra el expresidente de la Generalitat Valenciana (una línea similar al argumentario expresado por el comisario Villarejo en una comisión de investigación del Congreso). Benavent ataca así las líneas de flotación de las dos causas más importantes de los últimos tiempos en los juzgados valencianos.

La doctrina del fruto del árbol envenenado

La instrucción de varias de las piezas que conforman en 'caso Taula' está ya acabada, con lo cual será en todo caso en las cuestiones previas de los respectivos juicios orales cuando la Audiencia Provincial de Valencia deba resolver sobre sus nuevas alegaciones. Aunque parece complicado que la estrategia de Benavent sea exitosa a corto o medio plazo, teniendo en cuenta la cantidad de pruebas adicionales que afloraron a raíz de las cintas. Otra cosa es el largo plazo. 

El nuevo argumentario de Benavent apunta claramente a la doctrina del fruto del árbol envenenado (si las pruebas se obtienen de manera ilícita, toda la causa completa se contamina). Una doctrina que el Tribunal Supremo ha usado para tumbar varias causas y que se adapta como anillo al dedo a la nueva estrategia de Benavent en el 'caso Taula'. Y, ya de paso, también en el 'caso Erial', que nace precisamente del registro del despacho de su antiguo abogado, en el que la UCO intervino un esquema de las supuestas empresas pantalla de Zaplana en paraísos fiscales. Otra cosa es si la jugada a largo plazo le puede salir a cuenta al 'yonqui del dinero'.

La nueva versión de Benavent contrasta con su estrategia de colaboración y sus sonadas apariciones públicas. El exgerente de la empresa pública Imelsa construyó un personaje, una mezcla de pícaro arrepentido y místico renacido, con gran éxito en los medios de comunicación. Marcos Benavent también compareció en sendas comisiones de investigación tanto en las Corts Valencianes como en el Congreso.

El nuevo personaje se bautizó como un 'yonqui del dinero', una expresión muy gráfica que ha hecho fortuna. Su proceso de rehabilitación ante la justicia y la sociedad, sin embargo, se ha quedado a medio camino.

Etiquetas
Publicado el
27 de octubre de 2021 - 22:45 h

Descubre nuestras apps

stats