Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
INVESTIGACIÓN | El Gobierno de Ayuso reformó otros cinco centros sin concurso
OPINIÓN | 'Delinquir troceando', por Marco Schwartz
La causa contra el fiscal general llega al Supremo

Vivienda Madrid
Cuando decir Tetuán no vende pisos: las promotoras borran el nombre del distrito en sus anuncios

Anuncio de una promoción en la calle Bravo Murillo: "Madrid norte"

Luis de la Cruz

2

El acontecimiento social de la semana pasada en Tetuán fue la inauguración de las dos torres Skyline, los rascacielos con pisos de lujo del Paseo de la Dirección. En el apartado localización de la web del proyecto se sitúan el paseo y las nuevas torres como “la piel del borde de Madrid Norte”. La palabra Tetuán no aparece, algo que es cada vez más habitual en los carteles y textos promocionales de una zona que en estos momentos tiene el horizonte copado de grúas.

El reclamo de la palabra norte, de hecho, llega lejos. En un cartel situado hace tiempo en un solar de la calle Bravo Murillo (esquina María Zayas) se puede ver la imagen recreada por ordenador de una pareja mirando desde su ático de lujo hacia las Cinco Torres. Hacia fuera de Tetuán. Bravo Murillo, calle comercial conocida en toda España –sale en el Monopoly– no parece ser ya digna de nombrar los portales de lujo.

Otra de las palabras de moda en materia inmobiliaria en Tetuán es coliving. Distintos fondos inversores han comprado edificios para construir en ellos apartamentos con servicios compartidos. A la hora de anunciarse, lo tienen claro. En la calle de Topete uno de estos inmuebles, con 31 estudios, se anuncia “a diez minutos del centro financiero AZCA”. El establecimiento, situado en el barrio de Bellas Vistas, está en realidad a más de veinte minutos a pie.

Otras promociones ubicadas en el barrio de Bellas Vistas resaltan también su buena situación… pero sin nombrar las dos bonitas palabras que componen su nombre, quizá porque salieron mucho –demasiado– en televisión asociadas a la sección de sucesos. Una casa en la calle Wad-Ras está ubicada “en uno de los barrios con mayor proyección de Madrid”. Busque usted mismo de qué barriada le estamos hablando. En Berruguete, el panorama es similar. Sus promociones están “en la zona de más desarrollo de la capital” o “a un paso del Paseo de la Castellana”, pero pocas de ellas admiten encontrarse en Tetuán.

Seguimos con más ejemplos. Una promoción de obra nueva en la Ventilla se vende como “en la zona norte de Madrid, un magnífico residencial ubicado a escasos metros de la Avenida de Asturias, del intercambiador de Plaza de Castilla y cercano a las Cuatro Torres Business Area y la Estación de Chamartín”. No aparece Almenara (el nombre oficial del barrio), ni Ventilla (el popular), ni tampoco Tetuán. Otra, también en la Ventilla, está “en una ubicación privilegiada junto a la Plaza de Castilla, el Paseo de la Castellana y el centro financiero Cinco Torres”.

En Valdeacederas el panorama no es muy diferente. En la calle de Genciana, la misma que recientemente fue noticia por el desalojo y derribo de una casa de estilo neomudéjar que, a decir de vecinos y el Grupo para la protección del patrimonio de Tetuán tenía gran valor patrimonial, la última vivienda de una promoción se anuncia “a 10 minutos de la calle Orense”. La promoción que se construirá en el solar de la casa derribada a la que aludíamos también se agarra a los contornos del distrito y se anuncia en Castellana norte. El panorama es similar en otras promociones de obra nueva del barrio. En la calle Orquídeas, por ejemplo, están “a escasos metros del Paseo de la Castellana, cerca del Parque Rodríguez Sahagún y la Dehesa de la Villa”… pero no parecen ubicarse en Valdeacederas ni en Tetuán.

Curiosamente, en algunas promociones situadas en el lado Este del distrito, en las calles mestizas de viario más antiguo antes de llegar a la zona de la Castellana, es donde hemos encontrado más referencias a Tetuán o a Estrecho, si bien no faltan las que –en este caso de forma más realista–aluden al Bernabéu o al Paseo de la Castellana. En todo caso, en todos lados cuecen habas. Hemos visto vender un piso rehabilitado de la calle Tiziano, prácticamente a pie de Bravo Murillo, como “zona Cuatro Caminos- AZCA”.

Mientras que las publicaciones especializadas del sector y las secciones inmobiliarias de la prensa generalista hablan de Tetuán como un distrito de gran actividad, las redacciones publicitarias de la obra nueva huyen del término, incluyéndolo lo menos posible en sus reclamos –por más que los pisos estén clasificados en el correspondiente barrio del portal inmobiliario–. Aluden a Nuevo Norte, AZCA, centro financiero, Castellana o a distintos eufemismos que tratan de escapar de las viejas denominaciones de los barrios y del propio nombre del distrito de Tetuán. Cabe preguntarse, ¿podríamos hablar del borrado inmobiliario de su nombre?

Etiquetas
stats