eldiario.es

Menú

Retiran en Euskadi formularios que preguntaban la 'raza' a los donantes de sangre

La enfermera Arantza Armentia comenzó a principios de año a solicitar la retirada de las hojas de datos porque "hablar de razas humanas es un error"

La modificación que incluyó la 'etnia/raza' en las fichas se hizo sin contar con el equipo de personas que trabajan para el Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos

- PUBLICIDAD -
Sensibilizar a médicos y diagnóstico sanguíneo, retos de trastorno bipolar

EFE

El Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos ha modificado el formulario que han de rellenar los donantes de sangre, en el que hasta hace pocos días se requería especificar la raza humana. 'Blanca', 'negra', 'asiática', 'magrebí', 'América del Sur/Central' u 'otros' eran las opciones que daba el Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos, dependiente de Osakidetza, a quienes quieran donar, fuesen nuevos o habituales. 

Arantza Armentia, enfermera, trabaja tanto en la unidad móvil como en el punto fijo de donaciones del ambulatorio de Olaguibel, en Vitoria-Gasteiz. "Hacemos entrevistas a los donantes cuando llegan, también les preparamos para la extracción, las realizamos, les informamos de todos los tipos de donación que hay…", explica. Además, desde principios de año, estaba promoviendo la retirada de las hojas de datos porque, biológicamente, las razas humanas no existen.

"A las personas que acuden a donar sangre se les entrega un cuestionario de salud. Es diferente para nuevos donantes y para los habituales, excepto la parte de atrás, 'Información del donante', que es el nombre, apellidos, etcétera", explica Armentia. La enfermera relata que dependiendo de las necesidades del momento, los datos que aparecen en las mismas van variando. "Según lo que vaya ocurriendo se van modificando tanto las preguntas del cuestionario de salud como también las personales, si es necesario", indica.

El nuevo cambio, sin embargo, decidió incorporarse a finales del año pasado sin contar con el equipo. "Nos las encontramos hechas y fue cuando vimos que pedir la raza era un error. Se incurre en un error grave de contexto". Y Armentia no fue la única en pensarlo: "Hemos tenido quejas de todo tipo. No solo de personas que han venido de otras poblaciones, sino de gente de aquí, del Gobierno vasco, del juzgado… Desde diferentes sitios se han dirigido a nosotras diciendo que no es de recibo, que está muy mal enfocado". 

Armentia remarca que no se contó con nadie de los equipos para este nuevo cambio en las hojas de donación, pero que, además, cuando denunciaron al servicio que no era la forma correcta, no obtuvieron aceptación: "Nos dijeron que 'raza/etnia', en la que incluyen blanca, negra, magrebí… era la denominación dada por el Gobierno vasco. Nos enteramos de que eso no era real". La sanitaria cuenta que tanto desde el Ejecutivo como desde Diputación, le afirmaron que esa clasificación no existía "en ningún caso".

Hoja a rellenar por todos los donantes donde se solicita la 'raza/etnia' de los mismos

Hoja a rellenar por todos los donantes donde se solicita la 'raza/etnia' de los mismos

Para conseguir la retirada de las hojas, Armentia reunió varios estudios y artículos científicos publicados al respecto y, en efectivo, el término 'raza' para referirse a los humanos no es correcto. Biológicamente, se utiliza para denominar 'subespecies' y, en el caso de los humanos, la genética determina que los rasgos físicos son solo un 0,01% de la misma. "Existe la raza humana y luego hay diferentes características, físicas o culturales, pero una clasificación por 'raza' no es correcta", afirma Armentia.

Antes de la recopilación de información, el equipo a favor de la retirada de las hojas se dirigió al responsable del Servicio de Álava. "Se lo comenté a él y expuse en una reunión con todo el equipo que solicitábamos que se cambiara la terminología", relata Arantza. Hace unos dos meses, con la documentación, argumentó las razones: "Recopilé los estudios y se los entregué y después de unos días me dio la razón, comentando que lo iba a exponer al Centro y allí también adquirieron el compromiso de no utilizar ese lenguaje".

Al no ver cambios, Armentia afirma que volvió a reunirse con el responsable alavés hace unas semanas. "La respuesta fue que seguirían hasta que se acabaran las hojas. Que no las iban a retirar. Que en las siguientes, para los donantes habituales no iba a aparecer nada de eso, pero que para los nuevos donantes iban a incluir la palabra 'fenotipo' y de nuevo que si 'magrebí', 'sudamericano/centroamericano', etc.". Sin embargo, la nueva información solicitada se refiere al lugar de nacimiento y lugar de origen de los y las donantes, propuesta que Armentia hizo inicialmente.

Este periódico consultó la pasada semana al Departamento de Salud del Gobierno Vasco, que afirma que desde el  Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos les habían comunicado que el apartado polémico se había "retirado para evitar malas interpretaciones". La medida no fue inmediata pero este jueves ya se han repartido nuevos formularios.

Razón justificada, pero con "lenguaje racista"

"Los grupos sanguíneos que normalmente conocemos tienen unos 'apellidos', por decirlo de alguna manera, que se llaman fenotipos" explica Armentia. Afirma que en todos los lugares del mundo se intenta acercar la donación al máximo número de población posible para tener cuantos más donantes tipados, mejor, por si coincide que haya diferenciaciones entre unos y otros: "La mayoría somos muy similares y podemos recibir sangre de nuestro mismo grupo sin dificultad, pero a veces aparecen personas que tienen peculiaridades, que no quiere decir que sean de aquí ni de allí".

Con los movimientos migratorios, según Armentia, "puede ser que una persona de aquí coincida con una persona de Sudamérica, del Congo o de Noruega". Armentia cuenta el caso de una persona en Irán, que necesitaba una sangre con alguna peculiaridad. Al no haberla en el país, se hizo un llamamiento internacional a los diferentes centros de transfusión y se dio que una persona de Bilbao coincidía con ella. 

"El objetivo en sí es bueno, cuantas más personas tengamos el fenotipaje hecho es más fácil que haya menos problemas, y cuando aparecen personas con alguna característica diferente, se pueda encontrar un donante", afirma Armentia. Sin embargo, la forma de hacerlo, incurría en un error de lenguaje racista. "Hiere sensibilidades y tenemos que concienciarnos, más en un ente público como Osakidetza".

Para Armentia, como finalmente se ha hecho, convenía hablar de "población de origen": "Si quieren clasificar por dónde han vivido o de dónde han venido las personas en los últimos años, eso es lo que debería pedirse. Nunca la raza, porque ya está desechado científicamente y estamos utilizando lenguaje racista". La sanitaria no entiendía la decisión tomada por el Centro hasta la nueva modificación y, además, afirmaba que no tenía ningún sentido que se les extendiera a los donantes habituales porque "ya están tipados". 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha