eldiario.es

Menú

La recuperación de la biodiversidad en La Mancha Húmeda

Fundación Global Nature actúa en 27 lagunas de 10 municipios de Toledo, Ciudad Real y Cuenca para revertir las malas prácticas en el entorno y promover los valores naturales.

Estos espacios tienen características similares entre sí y en algunos aspectos “valores ambientales superiores” a los de las Tablas de Daimiel o las Lagunas de Ruidera.

La ampliación del área pública de 100 hectáreas de humedales, la limpieza de 10 complejos lagunares y la plantación de 40.000 plantas han sido algunos de los logros alcanzados.

- PUBLICIDAD -
Laguna de El Longar en Lillo (Toledo) / Foto: Global Nature

Laguna de El Longar en Lillo (Toledo) / Foto: Global Nature

En tierras mesetarias y de monte como las que ocupan la mayor parte de la superficie en Castilla-La Mancha, las superficies de humedales adquieren un valor aún más importante debido al clima seco de la región. Por este motivo, al trabajo desarrollado por los colectivos en defensa de reservas y espacios de este tipo, muchas veces voluntarios, se unen otros como el proyecto LIFE 'Humedales de La Mancha'. El objetivo: restaurar hábitats muy escasos y amenazados a nivel europeo, que en el caso de esta comunidad autónoma se identifican con los albardinales y las estepas salinas, es decir, la conocida como Mancha Húmeda.

Este proyecto está coordinado por la Fundación Global Nature, con la Consejería de Agricultura del Gobierno castellano-manchego como socio principal. La organización comenzó sus trabajos a finales de los años 90 trabajando solo en Villacañas (Toledo) y poco a poco fue aumentando su actuación a localidades cercanas.

Ahora tiene un presupuesto total de más de 2,5 millones de euros, financiado en un 75% por la Unión Europea y en un 25% por los socios del proyecto, entre ellos algunas entidades privadas. Actualmente hasta 27 lagunas del espacio Red Natura 2000 'Humedales de La Mancha' se han beneficiado de estas acciones. Corresponden a diez municipios de las provincias de Toledo, Ciudad Real y Cuenca: Lillo, Villacañas, Quero, Villafranca de los Caballeros, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Pedro Muñoz, Mota del Cuervo, Las Mesas y Las Pedroñeras.

Desde la Fundación explican a eldiario.es/clm que estos espacios tienen características similares y en algunos aspectos “valores ambientales superiores” a los de las Tablas de Daimiel o las Lagunas de Ruidera. El problema es que los humedales y sus valores naturales son desconocidos por la mayoría de la población, incluidos los propios vecinos. Eso ha contribuido a que se hayan llevado a cabo “malas prácticas” o a que se realicen actividades que “degradan y destruyen” la vegetación natural y perturban a la fauna. El proyecto busca “revertir esa dinámica”.

Recuperación de terrenos y sensibilización entre agricultores

Ampliar terrenos públicos por medio de compra de tierras, recuperar hábitats prioritarios en las directivas europeas y realizar campañas de sensibilización ambiental con los agricultores, son las actividades que este proyecto LIFE ha puesto en marcha para conseguirlo. De hecho, desde su inicio se ha conseguido ampliar el área pública de humedales hasta en 100 hectáreas, se han limpiado 10 complejos lagunares, se han plantado más de 40.000 plantas y hasta 50.000 personas han sido informadas sobre las ventajas de la producción agraria bajo criterios de biodiversidad.

Talleres, charlas y conferencias se unen también a la realización de la cartografía y estudio botánico de unas 6.000 hectáreas del entorno de los humedales manchegos; así como un censo periódico de especies de fauna de especial interés.

Laguna de Tirez en Villacañas (Toledo) / Foto: Global Nature

Laguna de Tirez en Villacañas (Toledo) / Foto: Global Nature

El proyecto finalizará en noviembre de 2016 y ya se están preparando propuestas de nuevos retos para la región, en la misma línea de trabajo de la Fundación. Sus promotores afirman que la conservación de humedales y agrosistemas de la región están fomentando la agricultura ecológica en toda Castilla-La Mancha y que tales prácticas tienen futuro.

“La intención es seguir trabajando en esta región para lograr nuestro objetivo: una conservación de los humedales, compatible con los usos agrarios del entorno, y la superviviencia de los resultados del proyecto de restauración mucho más allá de lo que realizamos ahora con la financiación europea. Después, la estrategia y lecciones aprendidas podremos hacerlas útiles para otras regiones”, concluyen desde la Fundación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha