eldiario.es

Menú

Compromís-Podemos: el reto de ser hegemónicos

La coalición entre los valencianistas y los podemitas aspira a ser la primera fuerza de la izquierda y a disputar la hegemonía al PP. Un resultado por debajo de los 6 escaños sería un fracaso

Oltra se juega conseguir su sueño de tejer una plataforma que le haga el sorpasso a los socialistas y evitar que un mal resultado ahonde en la fractura del Bloc

- PUBLICIDAD -
Cartel electoral con Mónica Oltra y Pablo Iglesias

Cartel electoral con Mónica Oltra y Pablo Iglesias

En la mirada de Compromís y Podemos siempre ha estado la idea de hacerle el sorpasso a los socialistas. Es el sueño húmedo que habían deseado las dos formaciones antes de unirse en matrimonio electoral. Coligados bajo una misma plataforma denominada 'Compromís-Podemos. És el Moment', ahora se convierte en su objetivo fundamental.

La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) apuntaba en esa dirección: otorgaba 7 escaños seguros para la coalición y una horquilla de 6 a 7 para el PSPV-PSOE. Una estimación que salvaría los muebles de una candidatura que aspira “a disputar el ser primera fuerza”. Y que si nos atendemos a la infrarepresentación que le otorga históricamente el organismo oficial podría conseguir más. Que en la provincia de Valencia estén casi en empate con el PP -el CIS preveía 5/4 escaños para el PP y 4 para Compromís-Podemos- es todo un síntoma de la posibilidades de la coalición.

Frente a esas intenciones, todo lo que no sea quedar por delante del PSPV-PSOE y segunda fuerza a nivel de la Comunidad Valenciana a poca distancia de los populares será un resultado simplemente satisfactorio. En especial, porque 'És el Moment' tiene la oportunidad histórica de aprovechar el boquete de los socialistas -significativo en la circunscripción de Valencia- y los beneficios de la sinergia realizada. Es decir, los votos valencianistas y de las comarcas más valencianohablantes que aporta Compromís con la mayor implantación de Podemos en los territorios de habla castellana y su penetración en las grandes urbes del sur de la Comunidad Valenciana, históricamente reticentes a las fuerzas valencianistas. Y todo en el momento político idóneo.

De 6 a 7 escaños sería un resultado aceptable para 'És el Moment', ya que así se asegurarían por números -que el reglamento del Congreso lo permita es otra cosa- un grupo propio valenciano en la Cámara Baja. Por debajo de 6, sería una decepción. De un buen resultado depende la estabilidad de Compromís ante las fracturas internas generadas por las formas del pacto en el seno del Bloc, socio mayoritario de la coalición valencianista. También depende que la líder de Compromís, Mónica Oltra, apuntale su idea de conformar una gran plataforma para ganar las autonómicas del 2019. Para Podemos, conseguir un buen resultado en uno de los feudos que más diputados aporta al Congreso resulta también fundamental si quiere continuar aspirando a ser una fuerza mayoritaria. Ante un resultado magnífico de 'És el Moment' y un hundimiento de los socialistas, Oltra ha garantizado la “estabilidad del Consell”.

Para conseguir todos estos objetivos, las dos formaciones pondrán toda la carne en el asador. Tanto Oltra, como el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se multiplicarán para lograr arrancar el mayor voto posible. El candidato estatal de Podemos, Pablo Iglesias, visitará dos veces la Comunidad Valenciana, la primera en Alicante el día 11. El acto de cierre de campaña lo hará en Valencia, el día 18. La presencia en el mitin de Oltra, Iglesias, Ribó y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, muestra la importancia que juegan las tierras valencianas en la estrategia electoral de los morados.

La presencia de los líderes mediáticos se combinará con las de los cabezas de cartel. Para evitar discrepancias, y salvo en localidades pequeñas, siempre habrá un representante de Compromís y otro de Podemos. La coalición, además, contará con un ejército de 1.000 activistas en las redes sociales para alentar el voto. El manejo de estos canales y la puesta en marcha de la maquinaria electoral antes que muchos de sus competidores es una baza a su favor.

El mensaje para captar el voto tendrá tres ejes. Reivindicación de los derechos sociales para asentar el voto de izquierda clásico; regeneración democrática para captar a los electores desencantados y abstencionistas; y petición de un nuevo estatus para la Comunidad Valenciana en materia de financiación y de impuestos, que buscará asegurar el voto nacionalista. Un cóctel para aspirar a ser hegemónicos. Es el reto que tiene en estas elecciones generales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha