La portada de mañana
Acceder
La mortalidad por COVID se desploma: abril ha sido el mejor mes desde septiembre
Revivir el 15M: diez momentos para recordar el origen de una década
Opinión - Error del sistema ¡Reinicia!, por Rosa María Artal

Condenado el último eslabón del saqueo del 'caso Emarsa', el empresario de los lodos de la depuradora de Valencia

El empresario José Luis Sena, con gorro, a la salida de la Ciudad de la Justicia.

El empresario José Luis Sena Gimeno ha acudido este lunes al juicio en la sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia con un gorro y capucha. Sena, una de las piezas clave del descomunal saqueo —más de 20 millones de euros— del 'caso Emarsa' en la depuradora de Pinedo (Valencia), era uno de los últimos procesados que quedaba por juzgar. El hombre, en una breve comparecencia ante el tribunal, ha reconocido los hechos y ha aceptado una pena de cuatro años de prisión como cooperador necesario por un delito continuado de malversación en concurso ideal con un delito de falsedad documental, además de inhabilitación absoluta durante nueve años.

El Ministerio Fiscal, así como la acusación particular ejercida por la Generalitat Valenciana y la acusación popular ejercida por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), se han mostrado conformes con el pacto. El empresario deberá afrontar el pago de una responsabilidad civil que asciende a 13.012.754 euros, a abonar conjunta y solidariamente con los responsables de la depuradora, nombrados por el Partido Popular y cuyas condenas fueron confirmadas por el Tribunal Supremo. La sociedad Argan Reciclaje Tecnología y Gestión SL, propiedad de Sena y de su socio, el ya condenado Vicente Ros Bartual, ha sido declarada responsable subsidiaria de la millonaria responsabilidad civil.

La sentencia firme y ejecutoria, que supone el ingreso en prisión del empresario, reparte la indemnización en un 55% a la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) y en un 45% a la Emshi, la entidad municipal. El pacto de conformidad se corresponde con la pena que solicitaba la Fiscalía por emitir facturas falsas durante un lustro por labores de supervisión que no eran necesarias o la retirada y el tratamiento de lodos de la depuradora que, en realidad, realizaba otra mercantil a la mitad del precio facturado a Emarsa.

Sobres con dinero negro

El empresario condenado, administrador de cuatro mercantiles y socio de Ingeniería Sena Gimeno JL SL, fue el nexo de unión entre la rama catalana de la trama, encargada de la salida de los fondos al extranjero, y los responsables autóctonos de la trama, que supuso uno de los mayores saqueos de una empresa pública en España.

El 'facturero' Jorge Ignacio Roca, que cumple pena de prisión de seis años y un día en el centro penitenciario de Teruel, narró durante el juicio el papel de Sena en la operativa. Roca contó que fue el empresario José Luis Sena quien le propuso, a través de su socio Joan Borràstrabajar para la empresa pública valenciana. "Todos esos años estuvimos con la promesa de que el Partido Popular nos estaba protegiendo y amparando", aseguró. El 'facturero' lamentó en la vista oral del juicio que Borràs nunca ha sido enjuiciado por estos hechos. 

El empresario catalán que introdujo a Roca en la trama, según la versión del 'facturero', era el encargado de supervisar la extracción fraudulenta de lodos de la depuradora de Pinedo. Borràs declaró como testigo, a pesar de las graves acusaciones sobre su presunta implicación en el cobro de comisiones, y ha sido señalado en repetidas ocasiones por Roca como el enlace con la trama. 

En el transporte de los lodos, "Borrás se ponía de acuerdo con Sena en lo que cobraban ellos y me venían a mi", afirmó Roca ante el tribunal. Los sobres con el dinero en negro eran entregados al empresario José Luis Sena en València o a Joan Borràs en Barcelona, según rememoró el 'facturero' en el juicio.

Etiquetas
Publicado el
3 de mayo de 2021 - 22:15 h

Descubre nuestras apps

stats