La portada de mañana
Acceder
Las CCAA que subvencionan a la fundación del PP que preside Súarez Illana
El falso mito "optimista" de la microbiología: los virus no se atenúan con el tiempo
Opinión: Lo del rey Juan Carlos no se podía saber, por Isaac Rosa

La Generalitat Valenciana pacta con la concesionaria del primer hospital rescatado que devuelva 13 millones cuando llegó a reconocer que debía 50

El gerente de Ribera Salud, Javier Palau, en la rueda de prensa donde reconoció la deuda de 50 millones.

Lo publicó el Diario Ofical de la Generalitat Valenciana (DOGV) este viernes. La concesionaria de los hospitales privatizados Ribera Salud debe devolver a la Generalitat valenciana 13 millones de euros de las liquidaciones -la diferencia entre lo pagado por la administración y lo realmente gastado por la concesionaria- de los años 2013, 2014 y 2015. El acuerdo sellado el 23 de junio de 2019, una buena noticia para el erario porque es una inyección de liquidez a la maltrecha situación financiera de la administración valenciana, se ha publicado este viernes en pleno estado de alarma y fue aprobado en el pleno del Consell del pasado día 13 de marzo.

El Gobierno valenciano abona 12,6 millones a Ribera Salud fuera de contrato y de la "guerra" por la reversión de Alzira

El Gobierno valenciano abona 12,6 millones a Ribera Salud fuera de contrato y de la "guerra" por la reversión de Alzira

Finalmente y tras seis años -en la época del PP ni se los reclamaron-, el acuerdo se ha oficializado en un mes de emergencia sanitaria e informativa. Estos 13 millones de euros que deberá devolver Ribera Salud a la Generalitat contrastan con los 103 millones que reclamaba la Conselleria de Sanidad cuando la dirigía Carmen Montón por esas liquidaciones de los años 2013, 2014 y 2015. Esa diferencia, entendía la también exministra, se correspondía a que la concesionaria había sumado cartillas sanitarias de más o a que la sanidad pública se había hecho cargo de los tratamientos sanitarios más caros que le debían corresponder al hospital privatizado, por ejemplo los de cáncer.

Ribera Salud, propiedad de Banco Sabadell y la multinacional americana Centene, montó en cólera cuando el equipo de Montón le anunció que debía devolver esos 103 millones de euros y lo llevó a los tribunales, retrasando el pago de la factura.

Y entonces llegó uno de los errores públicos de comunicación más graves que se recuerdan en la Comunitat Valenciana. A tres días de la reversión del 1 de abril de 2018, el gerente del departamento de salud de La Ribera, Javier Palau, reconoció públicamente y a preguntas de los periodistas que la deuda que podría tener Ribera Salud por las liquidaciones con la Generalitat era de alrededor 50 millones de euros. La mitad de los 103 que le reclamaba Sanidad.

Tras publicar esas declaraciones de Palau, Ribera Salud intentó corregir por tierra, mar y aire a su gerente. Los números, decían, no eran definitivos y se iba a aclarar la situación en los tribunales.

El acuerdo cuenta con los informes favorables de la Abogacía de la Generalitat y del Consell Jurídic Consultiu, explicaron fuentes del Consell. El pacto fue adoptado como consecuencia de la firmeza de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que resuelve las discrepancias existentes en relación a la validez de los acuerdos previos adoptados en el ejercicio 2010 por la comisión de seguimiento del contrato entre las partes.

La cantidad de 13 millones reconocida es muy similar a un pago de 12,6 millones que realizó la Generalitat a Ribera Salud en noviembre de 2018 por un presunto enriquecimiento injusto por servicios prestados en 2014 y 15. En aquella ocasión también fue aprobado en el pleno del Consell pero no se dio cuenta en la rueda de prensa posterior.

Etiquetas
Publicado el
4 de abril de 2020 - 18:34 h

Descubre nuestras apps

stats