'Ciudad fluvial': València vuelve a seguir el ejemplo de Los Ángeles con el nuevo cauce del Turia

Nuevo cauce del Túria que parte en dos València y l'Horta Sud.

Una generación creció viendo en la película Grease a John Travolta (Danny Zuco) haciendo carreras a vida o muerte sobre el hormigón del río Los Ángeles. Sus hijos, se criaron animando a Edward Furlong (John Connor) mientras escapaba, en ese mismo desvío fluvial, de un un terminator T-800 CSM-101, que protagonizaba Arnold Schwarzenegger. Este cauce artificial tan cinematográfico fue una más de las obras faraónicas realizadas en EEUU, pero permitió a la ciudad de los Ángeles desviar el curso de un peligros río para poder crecer urbanísticamente y disparar su población.

Iván Portugués, el autor de la tesis 'La metamorfosis del río Túria en València (1897-2016): de cauce torrencial urbano a corredor verde metropolitano', considera que en esa gigantesca infraestructura fluvial se basó el Plan Sur, la obra de desvío del río Túria de la ciudad tras la riada de 1957. "Estamos hablando de una obra sin parangón, inconcebible hoy día por cuestiones económicas -además de la actuación en sí, la huerta era muy productiva y tenía un valor muy alto-, medioambientales -las diferentes normativas tanto nacionales como europeas, que van hoy día en sentido contrario, impedirían una transformación tan drástica- y de impacto territorial -paisajístico y ecológico-", explica el autor de la tesis, que no ve una actuación de estas características comparable en Europa: "Es una actuación muy norteamericana, similar a lo que se hizo en Los Ángeles".

La megaurbe de Los Ángeles está en este momento en pleno proceso de revitalización del nuevo cauce de su río artificial para que deje de ser esa inmenso canal de hormigón para convertirlo en una zona verde y de esparcimiento y que permita al río seguir vivo y dar vida a la ciudad. Mientras, en València, el alcalde Joan Ribó impulsa desde 2019 un proyecto para convertir el ese nuevo cauce que separa los dos sentidos de la V-30 en un parque natural paseable que encauce hasta el mar el parque natural del Túria.

Sobre las ciudades y su relación con los ríos versa el primer número de la revista Agoa, que edita Global Omnium y que dirige el periodista José Sierra. La obra abre de par en par el debate iniciado por el ayuntamiento y con hasta 10 artículos de expertos explica la importancia de devolver a la ciudadanía el nuevo cauce del Túria. Un artículo de la arquitecta paisajista Mia Lehrer, autora del Plan Maestro de Revitalización del Río de los Ángeles, explica ese proyecto y da ideas de hacia dónde puede caminar el valenciano. Igual que se copió para mal en los años 60, cincuenta años después podría ser para bien.

Más ideas dan otros expertos que también escriben en la revista. Como el ingeniero Francisco J. Vallés quien en su artículo "Riesgo y oportunidad en el Nuevo Cauce del Túria" plantea "poner de nuevo la mirada en el gran canal trapezoidal de hormigón y escollera y culminar la brillante actuación de entonces con la mirada de ahora". Francisco J. Vallés avisa de que es un reto este cambio y que se deben compatibilizar los usos sociales y medioambientales con su capacidad operativa para evacuar avenidas del Túria. Se podría aprovechar también esta nueva obra para garantizar un caudal ecológico permanente que llegara hasta el mar. Propone para ello usar aguas depuradas de las grandes plantas que rodean el cauce.

Ivan Portugués también participa en la revista. En su aprotación defiende también el Plan Sur como una "conexión territorial". "Actuaciones de esponjamiento mínimas mejorarían la conectividad transversal y longitudinal entre los municipios de la margen sur y de estos con la capital. Se restablecerían así vículos funcionales establecidos por el Plan Sur. Simultáneamente, el nuevo cauce debe ser entendido como un eje social. En ese sentido, la instalación de usos dotacionales compatibles con su funcionamiento hidráulico recuperaría la histórica interacción de los valencianos con el espacio fluvial. A tal fin, resulta indispensable garantizar la accesibilidad -peatonal y ciclista- hacia el mismo. La articulación de sendas y vías en conexión con el parque fluvial del Túria, al oeste, y hacia el parque natural de l'Albufera, al suroeste, ha sido un buen ejemplo de prácticas en esa dirección", argumenta.

La reflexión está ahí y ya hay muchos expertos trabajando en el tema. València vuelve a seguir el ejemplo de Los Ángeles con el nuevo cauce del Turia, pero esta vez parece que para bien.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats