La portada de mañana
Acceder
Esperanza Aguirre y su marido vendieron un Goya inédito sin protegerlo
La nueva normalidad de los países con más vacunados, más severa que España
Opinión – Marlaska y sus islas del Diablo, por Elisa Beni

El PP de València pide que se apruebe la ampliación del Puerto, pese a las dudas del informe ambiental y los daños en las playas

El oleaje golpea contra una duna de la playa de la Garrofera.

La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha manifestado este miércoles que renunciar a la ampliación del puerto de Valencia, en un contexto como el actual en el que la actividad económica está muy tocada por la crisis sanitaria, y con unas expectativas de inversión muy negras para los próximos años, “supone una gravísima irresponsabilidad que ninguna de las máximas autoridades políticas de la ciudad y de la Comunitat debería asumir”.

Catalá ha indicado que el criterio que debe imperar en la ampliación del puerto deber ser estrictamente técnico y no político como pretenden quienes han estado siempre en contra de esta inversión. “No se puede poner en entredicho una inversión de este calibre por cuestiones ideológicas sin tener la mínima sensibilidad con los miles de trabajadores que depende del mantenimiento de la actividad de esta infraestructura portuaria”.

Al respecto, ha exigido al president de la Generalitat Valenciana y al alcalde de Valencia que defiendan la ampliación del puerto. “Puig y Ribó no pueden permanecer impasibles cuando está en el aire una inversión de más de 1.000 millones de euros que serán decisivos en los próximos años para que el crecimiento de la actividad portuaria, de la que depende más de 40.000 puestos de trabajo directos e indirectos”.

De esta manera, ha destacado que con la situación económica actual, “cuestionar una inversión de esta magnitud, sin informes técnicos oficiales que invaliden la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), es una temeridad política, porque de esta infraestructura dependen más de 40.000 puestos de trabajo directos e indirectos”.

Catalá ha realizado estas declaraciones tras hacerse público el informe jurídico presentado por la por la Comissió Ciutat-Port, colectivo integrado por Ecologistes en Acció, Per l’Horta, Acció Ecologista Agró, Plataforma Litoral per al Poble, l’Associació de veïns i veïnes de Natzaret i València Saludable, y que cuenta con el apoyo de más de 100 organizaciones, sostiene que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del año 2007 para la ampliación norte del Puerto de València perdió su vigencia en diciembre de 2019, por lo que habría que tramitar una nueva DIA para poder llevar a cabo la infraestructura.

En estos momentos, Puertos del Estado ultima un informe técnico que determinará si efectivamente la DIA de 2007 sigue siendo válida o si hay que tramitar una nueva que tenga en cuenta las importantes modificaciones que se han introducido en la ampliación con respecto al proyecto original.

El informe jurídico, realizado y presentado por el letrado Antonio Montiel, en su día portavoz de Podem en las Corts, pone de relieve que según la normativa que regula las evaluaciones ambientales (ley 21/2013), las declaraciones de impacto ambiental publicadas con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley (2013) perderán su vigencia y cesarán en la producción de los efectos que le son propios si no se hubiera comenzado la ejecución de los proyectos o actividades en el plazo máximo de seis años desde la entrada en vigor de esta norma. En tales casos, el promotor deberá iniciar nuevamente el trámite de evaluación de impacto ambiental del proyecto.

Por este motivo, la DIA del año 2007 habría caducado en diciembre de 2019, seis años después de la entrada en vigor de la mencionada normativa de 2013, al no haberse iniciado los trabajos de la segunda fase de la ampliación.

La DIA de 2007, además, está basada en una normativa del año 1986 que ya no está en vigor y que era menos restrictiva que la de 2013.

Catalá, además, obvia en sus declaraciones los daños que han sufrido las playas del sur debido a las sucesivas ampliaciones del Puerto, entre otros motivos, los cuales ponen en riesgo el parque natural de la Albufera, tal y como concluye el proyecto de regeneración de playas pendiente de ejecutar por el Ministerio de Transición Ecológica.

La memoria justificativa de la actuación achaca la erosión que vienen sufriendo estas playas "al efecto sombra y de difracción que provocan las obras de abrigo" del Puerto de València y considera que "el proceso regresivo amenaza, de forma especial, a los ecosistemas de la Dehesa, por el estrechamiento de la restinga que cierra L'Albufera" hasta el punto de que el oleaje ya daña las dunas protegidas.

Tal y como informó elDiario.es, desde que finalizaron las obras de los diques de abrigo de la polémica ampliación norte del Puerto de València en el año 2012, momento en que se acelera la regresión de las playas por el efecto sombra de la infraestructura, la Demarcación de Costas dependiente al Ministerio de Transición Ecológica tan solo ha invertido 3,2 millones de euros en la mejora de estas playas.

Según el Estudio sobre de los cambios del frente dunar y las playas del sur como consecuencia del temporal Gloria. Actualización de las líneas de costa coordinado por el doctor de la Universidad Politécnica de València Josep Pardo Pascual, entre los años 2015 y 2020 se han perdido 427.498 metros cúbicos de arena en todo este frente marino, de los que 168.744 metros cúbicos corresponden a las dunas, provocando un retroceso en muchos sectores de El Saler y una fuerte bajada a la cota de la playa, por lo que la capacidad de defensa de la playa se ha reducido sustancialmente.

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2021 - 13:35 h

Descubre nuestras apps

stats