València obligará a instalar aparcamientos para bicis y patinetes en edificios privados de viviendas, oficinas, comerciales e industriales

El aparcamiento subterráneo de Ciudad de Brujas, en Valencia.

Las nuevas edificaciones deberán incorporar una reserva mínima de plazas de aparcamiento para bicicletas y vehículos de movilidad personal (VMP) como patinetes eléctricos. Así lo aprobó este lunes la Comisión Informativa de Desarrollo y Renovación Urbana del Ayuntamiento de València, tras superar el plazo de exposición pública sin que haya habido alegaciones en contra.

De esta forma, la modificación de los artículos de las Normas Urbanísticas del  Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que regulan la dotación mínima de aparcamientos según su uso se aprobará de forma definitiva en el próximo pleno municipal.

El objeto de estas modificaciones es avanzar en las políticas municipales en materia de movilidad, reduciendo la dotación de aparcamiento mínima exigida para los usos terciario e industrial. Además, se flexibilizará para el uso residencial ante situaciones de imposibilidad o dificultad para cumplir con la reserva mínima.

“Es un noticia muy bien acogida por el sector económico local, que va a permitir agilizar muchos expedientes, que a su vez se va a materializar en la rehabilitación de muchos edificios y muchos solares se van a poder desarrollar”, afirmó la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez.

A modo de resumen, sobre la dotación mínima de plazas de aparcamiento en uso residencial, se mantendrá la reserva mínima en una plaza de coche y otra de bicicleta para cada vivienda.

En usos industriales o de almacén, se establecerá un mínimo de plazas para turismos según el tamaño de los locales, y se exigirá el mismo número de aparcamientos para bicicletas que para turismos.

En uso hotelero, de oficinas, y usos recreativos, no se exigirá una reserva mínima de plazas para turismos. Sólo se exigirá un mínimo de plazas para bicicletas o VMP, según el número de habitaciones, o de metros cuadrados en el caso de oficinas y usos recreativos.

En algunos casos, se podrá reducir esta dotación mínima de plazas de aparcamiento de turismos, o incluso eliminarla, si se acreditan una serie de factores. De este modo se tienen en cuenta situaciones en las que técnica o funcionalmente pueda resultar inviable construir el aparcamiento.

“Con esta modificación avanzamos en el fomento de la movilidad sostenible y activa, mejorando por tanto la calidad ambiental de nuestra ciudad. Se facilita además la rehabilitación y renovación de edificios existentes en los que no podía ser viable la construcción obligatoria de aparcamientos, como es el caso de Ciutat Vella”, insistió.

Modificaciones del PGOU

La comisión también aprobó someter a información pública varias modificaciones del PGOU que permiten incorporar distintos elementos al Catálogo de Bienes Protegidos, poniendo en valor y ayudando a conservar el patrimonio de los barrios.

Los paneles cerámicos decorativos del edificio de viviendas de la calle de Russafa 53, obtienen la protección como Bien de Relevancia Lpcal (BRL). Estos paneles, de 1913, de más de dos metros de altura cada uno, tienen un valor especial para el barrio de Russafa y son un referente de la cerámica modernista de la ciudad.

También se incluye en el catálogo el Horno de Cal, próximo a la Cruz Cubierta. Se trata de una pieza del patrimonio industrial de la ciudad. Este horno de cal es el único que se conserva actualmente en la ciudad, y permanece en pie la parte del muro y sus dos contrafuertes.

Otro de los temas tratados es la modificación del PGOU para incluir como zona protegida las viviendas del barrio obrero 'Ramón de Castro', en el barrio de Patraix, construidas para albergar las viviendas de obreros que vinieron a la ciudad a finales del siglo XIX. Con esta modificación se actualiza la calificación del suelo a residencial, dejándolas definitivamente dentro de ordenación y garantizando su conservación.

Por último se emitió un informe favorable a la reordenación de los terrenos del Molí de la Torre, e incorporación de las fichas de protección del Molí Arroser de la Torre y del Molí de la Pala en el Catálogo Estructural de Bienes y Espacios Protegidos, que incluirá además las chimeneas que existen en cada uno de estos edificios.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats