eldiario.es

Menú

'Lo que se espera de mí': la segunda novela negra de Alex Garzó que se inspira en 'The Wire'

El escritor, un devorador de series policíacas, se acerca al lado "humano" de la policía y explora las dudas existenciales del inspector jefe mientras resuelve los crímenes en una ciudad mediterránea

- PUBLICIDAD -
Alex Garzó, autor de 'Lo que se espera de mí', posa junto a su novela

Alex Garzó, autor de 'Lo que se espera de mí', posa junto a su novela

Reconoce que es un devorador de series policíacas, de thrillers y de novelas negras. No es de extrañar, con esta inspiración, que el protagonista de su segundo libro sea un inspector de policía. Concretamente, Alex Garzó ha dibujado de nuevo a  Julio Cortés, un Inspector de Policía Judicial que vuelve al trabajo después de una temporada de baja por depresión.

Lo que se espera de mí (Editorial Gadir)  es el título bajo el que se desarrolla la trama del escritor pacense, un híbrido de The Wire (David Simon, HBO), Luther (Neil Cross, BBC) con novelas de Ferran Torrent  y de Francisco González Ledesma, comenta el autor.  Ambientada en una capital mediana en la costa, con un centro histórico y un barrio de pescadores fáciles de identificar, que, al no concretarse, da alas a los lectores para introducirse en la historia. En esta ocasión, predomina el ambiente urbano, frente al rural de su primera novela, Ribera, fin de trayecto.

"Hay bastante de The Wire: el arranque, las dudas del protagonista, qué se espera de él, las presiones constantes del oficio, las estadísticas de resolución de crímenes..."  Narra el autor, que pretende construir una novela fluida y "que los lectores quieran devorar".

"Desde niño he tenido un respeto reverencial a la Policía y a su trabajo", asegura Garzó. "He intentado que se viera que un policía no investiga según le parece, que el proceso está judicializado, que no puede hacer lo que quiera", explica en comparación al género detectivesco americano, donde es habitual que los agentes sigan su intuición en una investigación frente a la burocracia española.

La novela se acerca en su estructura al género negro, donde el protagonista narra su investigación hasta llegar al criminal, pero lo hace desde su propia perspectiva estilística, explica Garzó. "La primera novela partía de un narrador omnisciente. Ahora se desarrolla en primera persona, en el ahora... Eso cambia las acciones y la trama; el factor humano se realza", argumenta. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha