"Buena noticia", "éxito" o "especulación nacionalista": así ha sentado en Euskadi el anuncio de la OPA de MásMóvil por Euskaltel

Sede de Euskaltel en Zamudio, Bizkaia

Desde que el grupo MásMóvil anunciara este domingo una OPA para comprar el 100% de Euskaltel por 2.000 millones de euros, no han dejado de sucederse las reacciones de los diferentes actores políticos, sindicales y empresariales. El Gobierno vasco, según recoge Europa Press, saluda el "acuerdo entre empresas del país", que ve "con buenos ojos". "Estamos hablando de una OPA que se va a producir entre dos empresas que tienen su sede social en Euskadi, aunque estén participadas por otro tipo de empresas. Si esta operación sirve para que Euskadi siga estando en primera línea en el mundo de la innovación tecnológica, de la digitalización, y para que los ciudadanos tengamos buenos servicios de telefonía y mantener las sedes sociales en Euskadi y los puestos de trabajo, será una buena noticia", ha sostenido en rueda de prensa el portavoz, Bingen Zupiria.

El principal grupo de la oposición, EH Bildu, ha criticado, sin embargo, que, "en plena era de la digitalización, en vez de invertir a futuro en una empresa pública como Euskaltel, al PNV se le ocurrió privatizarla sacándola a Bolsa". "Dejó de ser pública, pero nos dijeron que su arraigo estaba asegurado. Hoy ya sabemos que ni lo uno ni lo otro. Menudos gestores", ha apuntado su coordinador general, Arnaldo Otegi. Por su parte, la portavoz parlamentaria de Elkarrekin Podemos-IU señala que la OPA es "la última de una larga lista de malas noticias para la soberanía vasca". "La venta de empresas públicas supone perder capacidad de decisión en el futuro, más aún en un sector estratégico y de futuro como son las telecomunicaciones", apunta Gorrotxategi. Carlos Iturgaiz, presidente del PP vasco y parlamentario con el grupo PP+Cs, ha lamentado en Twitter la operación: "Con la decepción más profunda vemos cómo se va a pique el buque insignia Euskaltel del que el nacionalismo se apropió y su controvertida gestión ha acabado por entregarlo al mejor postor. La especulación nacionalista, incapaz de retener talento, nos sume de nuevo en incertidumbre".

El presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre, espera que la OPA sea "una buena noticia" y considera que esta operación sitúa a Euskadi "en otro nivel en el campo de las telecomunicaciones". "Todos sabemos que en esta materia nos enfrentamos a retos importantes, de digitalización, inversión, capacitación técnica y parece que esta operación puede estar alineada con esa estrategia de impulso del sector. Todos esperamos que sea una buena noticia, para ambas empresas, su enraizamiento, para el país y para la sociedad en su conjunto", apunta. La Confederación Empresarial de Bizkaia, Cebek, sostiene que Euskaltel seguirá siendo empresa vasca si se mantiene el empleo y la implicación con el territorio. En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, su presidente, Iñaki Garcinuño, ha asegurado que lo que se está viviendo es "seguramente el fin de una serie de hechos importantes que han sucedido con Euskaltel a lo largo de muchos años ya, y que, de alguna forma, cierra una etapa en la cual, efectivamente, al menos en Euskaltel siempre existía un accionista de referencia que tenía un peso específico importante y que tenía su sede aquí".

El presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao y también exconsejero de Euskaltel, José Ángel Corres, se ha mostrado crítico con la operación. "No es positiva para Euskadi. El Gobierno vasco podía haber salvado esta operación sin duda, otra cuestión es que haya querido o no. El instrumento lo tiene creado y era cuestión de tomar una decisión y considerar que era una empresa que merecía la pena mantener su arraigo", apunta.

En cuanto a los accionistas, los principales se han comprometido a aceptar la operación. El grupo cuenta ya con el respaldo de un 52,32% del capital social de Euskaltel, si bien la operación está condicionada a lograr la aceptación de al menos un 75% más una acción del capital. Zegona, que ingresará 428 millones con la OPA, celebra el "éxito" de su estrategia en España. El fondo se ha disparado un 28% en Bolsa tras el anuncio. Kutxabank también cree que es "una buena operación", que contribuye a la sostenibilidad futura de Euskaltel.

El sindicato LAB dice que la OPA "culmina el escandaloso proceso de privatización y expolio de Euskaltel". Acusa al Gobierno vasco de ser "cómplice" de la situación generada y considera que es una "mala noticia para el conjunto de la clase trabajadora". "La tan aclamada colaboración público-privada del Gobierno vasco se fundamenta en transferir empresas públicas estratégicas a manos privadas, dilapidando el capital público y reprivatizando derechos fundamentales. Este hecho es más sangrante, si cabe, en un contexto de cambio tecnológico y reconfiguración del tejido productivo", insiste.

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2021 - 17:22 h

Descubre nuestras apps

stats