eldiario.es

9

El BEC, con 300 millones de deuda, estuvo vacío más de tres meses en 2013

La principal Feria de Muestras de Euskadi no ofrece datos sobre sus pérdidas el pasado año ni del plan de choque anunciado hace seis meses.

El Bizkaia Arena, el pabellón más grande para espectáculos, quedó sin ningún uso durante siete de los 12 meses de 2013.

"Ha habido más certámenes pero no ha supuesto negocio, porque los stands los montaban los promotores y no nuestro personal", señalan fuentes de la feria.

El BEC acoge desde este viernes Fosminer, Exposición Internacional de Minerales y Fósiles, celebra su 36ª

Instalaciones del BEC, ubicado en Barakaldo.

El BEC (Bilbao Exhibition Centre), la principal Feria de Muestras de Euskadi y con una deuda acumulada de más de 300 millones de euros, estuvo vacío el pasado año durante más de tres meses. La instalación ubicada en Barakaldo celebró ferias, convenciones o actos lúdicos durante 130 días y en otros 127 estuvo sin ningún uso, según los datos difundidos por la entidad.

El BEC no ha ofrecido ningún datos sobre sus cuentas, cuya mala situación obligaron a sus principales propietarios (el Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia) a implantar el pasado año un plan de choque que, sin embargo, no concretaba los ingresos y ahorros. En la información difundida, apenas comenta nada de la marcha de ese plan y se destaca que el impacto económico de la actividad del BEC fue de 62,5 millones de euros. Un portavoz oficial señaló a eldiarionorte.es que la información de las cuentas está pendiente de una auditoría, “y cuando esté hecha, ya veremos si damos los datos”. El BEC es una entidad pública, con más de un 90% de accionariado del Gobierno y la Diputación, y el resto de los ayuntamientos de Bilbao y Barakaldo y la Cámara de Comercio de Bilbao.

La entidad ha comunicado que en 2012 y 2013 se han conseguido “unos ahorros de 1,3 millones”, una cifra menor a la que anunció la consejera de Desarrollo Económico y presidenta del BEC, Arantza Tapia, en junio pasado, al revelar que los ahorros de esos dos ejercicios llegarían a 1,7 millones. Fuentes de la Feria de Muestras admiten que el plan de choque, ya criticado cuando se presentó por su falta de concreción, apenas ha tenido efectos y únicamente se han logrado algunos ingresos extra por nuevos alquileres. “Ha habido más certámenes pero no ha supuesto negocio, ya que los stands los colocaban los promotores y no nuestro personal, que es lo que aportaba ingresos importantes”.

Solo se sabe que 2013 también cerrará con pérdidas. La feria de muestras ha tenido desde su primer año completo de funcionamiento, en 2005, y hasta 2012 un déficit de 31,7 millones solo en su explotación, lo que supone una media anual de casi 4 millones al año, Salvo en 2008 con 817.000 euros de beneficios, los números rojos han sido constantes cada ejercicio.

150.000 metros cuadrados infrautilizados

Aparte de la crisis de las Ferias, el BEC ha estado lastrado desde el principio por la infrautilización de sus 150.000 metros cuadrados. En 2006 estuvo sin ocupación un total de 79 días, lo que ya se veía excesivo, y el pasado año aumentó hasta los 127 jornadas. En los certámenes, la principal razón del ser del BEC, hubo hasta cuatro meses sin ningún evento y el Bizkaia Arena, el pabellón de mayor tamaño pensado para espectáculos, estuvo vacío siete de los 12 meses de 2013. Los seis pabellones del BEC solo se llenan una vez cada dos años, con motivo de la Bienal de la Máquina-Herramienta.

La feria de muestras ha destacado, además de su impacto económico, que el pasado año registró más de 980.000 visitantes, con 2.530 expositores, 167 eventos y seis nuevas ferias.

El BEC tuvo que recibir el pasado verano otros 3,2 millones de euros de dinero público para saldar su déficit de funcionamiento, la  primera vez en su historia que se ampliaba capital para absorber las pérdidas de explotación. Todos los años se suscriben ampliaciones de 24 millones (12 del Gobierno y 12 de la Diputación) pero están destinadas a financiar la construcción de la infraestructura, que costó 520 millones de euros.

El déficit en el funcionamiento del BEC se ha ido cubriendo en estos nueve años con un dinero que estaba destinado a otros fines: se ha utilizado una  cuenta creada con excedentes de las aportaciones anuales (dado que en realidad no se utilizaban la totalidad de los 24 millones del Gobierno y la Diputación) para reducir gasto corriente sin que tuviera el permiso del Consejo de Administración del BEC, y se han utilizado activos de inversores financieras que alcanzaban los 102 millones de euros en 2004.

La gestión del BEC ha quedado en entredicho por el Tribunal de Cuentas, con actuaciones como los 1,2 millones de los que se benefició el Bilbao Basket, al cederles un pabellón gratis durante una temporada y comprarles unas gradas móviles para disputar los partidos de baloncesto.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha