Familias de la Corrala Utopía intentan ocupar la sede de Ibercaja

Dos vecinas de la corrala se han 'encadenado' frente a la sede de la entidad bancaria.

Tienen una nueva amenaza de desalojo, registrada el pasado 31 de julio. Y han ido directamente a la casa de la propietaria para pedirle que la retire. Lo que podía haber sido un golpe de efecto ha quedado en un frustrado intento de ocupación. Pero, de momento, se ha convertido en acampada indefinida. La treintena de familias de la Corrala Utopía, que desde mayo de 2012 habita un inmueble propiedad de Ibercaja en la avenida de las Juventudes Musicales de Sevilla, reclaman a la entidad que firme la entrega del edificio mediante un alquiler social. Ibercaja no les ha permitido la entrada y en sus puertas han proclamado consignas en su lucha por que se retire la nueva solicitud de desalojo.

Vecinos de Corrala Utopía retoma las movilizaciones tras la petición de desalojo

“La jueza es la que tiene que decidir”, apuntan desde Ibercaja, que posee el inmueble en cuestión desde junio de 2012, un mes después de que fuera ocupado. La empresa propiedad de la entidad que tiene la titularidad del inmueble, Residencial Murillo, inició un proceso judicial en el que los vecinos de la Corrala están acusados de usurpación. Paralelamente, se había abierto una mesa de negociación integrada por las familias, la Consejería de Fomento y Vivienda, la Oficina del Defensor del Pueblo y el Ayuntamiento de Sevilla que trata de alcanzar un acuerdo con la entidad.

“Nuestro objetivo es que se reabra la negociación, porque Ibercaja no ha contactado en varios meses con los interlocutores que les ofrecimos”, señala uno de los portavoces de Corrala Utopía, que añade que “los servicios sociales municipales han ofrecido soluciones aisladas, aceptadas por tres familias”, consistentes en “una ayuda al alquiler de seis meses”. Este portavoz respeta la decisión de dichas familias pero pretenden “una solución para todas” y piden a la Junta “que inicie el trámite de expropiación del edificio”, aun a sabiendas que el decreto de función social de la vivienda está ahora suspendido.

Aunque los vecinos aseguran que “la Junta puede hacerlo”, la Consejería de Fomento y Vivienda argumenta que en el momento en el que el Tribunal Constitucional suspende el decreto de vivienda se paralizan todas las instrucciones de investigación de inmuebles deshabitados, como los ocupados por la Corrala Utopía. Esto, según explican fuentes de la Consejería, se traduce en que no se pueden iniciar expedientes sancionadores a la entidad bancaria propietaria de los inmuebles, que al enfrentarse, con anterioridad, a posibles multas por mantener vacías las casas podían encontrarse en mejor disposición de negociar un alquiler social para las familias que actualmente viven en ellas. Fuentes de los vecinos aclaran que la Junta sí puede ejecutar la expropiación total del inmueble aunque, ciertamente, no pueden expropiar el uso y sancionar.

“Nosotros estamos fuertes de ánimo y no nos vamos a parar, porque pensamos que podemos ganar la batalla”, señalan los vecinos, que aseguran que los servicios sociales municiples, con las soluciones aportadas, “intentan socavar el proyecto de la corrala”. Los vecinos, en instancia judicial, presentaron un escrito acogiéndose al principio de proporcionalidad.

María y Aguasanta han sido este miércoles la imagen de la lucha por el alquiler social “en las que son nuestras casas”, afirma María, quien acusa a la entidad de “jugar” con los vecinos y “engañar a la sociedad”:

Según mantienen los vecinos, Ibercaja ha incumplido el acuerdo al que había llegado el pasado mayo con las familias de la Corrala Utopía, presentando de nuevo una petición de desalojo ante el juzgado. En aquel acuerdo, la entidad se comprometía a retirar la petición de desalojo, volver a retomar la mesa de negociación y facilitar el acceso a los suministros de agua y luz. Las familias, por su parte, debían presentar sus informes sociales y, una vez alcanzado un acuerdo satisfactorio para las partes, abandonar el edificio en el plazo de un mes. “Nosotras cumplimos; Ibercaja no”, lamentan.

La entidad financiera propietaria, por su parte, elevó un escrito solicitando el desalojo forzoso del edificio al no haberse cumplido los compromisos por parte de los ocupantes. En los sucesivos encuentros celebrados en la sede del Defensor del Pueblo andaluz, explican desde Ibercaja, la entidad ha ofrecido a las familias el programa Llaves Solidarias de su obra social, que avala a las familias con dificultades para que puedan acceder a una vivienda de alquiler y que ha sido la propuesta de la entidades desde la primera reunión el 23 de noviembre de 2012.

Una oferta no se refiere al edificio que ocupan, puesto que Ibercaja no renuncia a él, una vez puedan tomar posesión efectiva para acabar las obras, obtener la licencia de ocupación y disponer de él. Tras dos meses con escasos avances, según lamentan, Ibercaja ha decidido ejercer su derecho para tomar legítima posesión del inmueble.

Corrala Utopía anuncia “acciones contundentes” y reivindicativas para reclamar el alquiler social, y ha comenzado ya una recogida de firmas en este sentido. “Creemos que es legítimo que la ciudadanía exija a las entidades bancarias que han sido o van a ser rescatadas acuerdos y compromisos hacia las personas que más están padeciendo esta crisis”, argumentan bajo la proclama que lucen en sus camisetas: ni casas sin gente ni gente sin casa.

Ésta es la petición de desalojo remitida por Ibercaja al Juzgado de Instrucción número 3 de Sevilla el pasado 31 de julio:

2013 Petición de desalojo 31 de julio by eldiarioAnd

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats