El primer Granada-Madrid desde 2015: un tren que llega con 1.300 días de retraso

El tren haciendo parada en Linares (Jaén)

Estudiantes, jubilados, viajeros solitarios o familias. Ganas, quejas, y hasta aplausos hubo durante el viaje. El primero en tres años y medio. Más de 1.300 días sin tren desde Granada. Desde el 8 de abril de 2015 concretamente. Tiempo más que suficiente para que la reconexión ferroviaria pasase a ser una urgencia y este lunes 26 de noviembre, una buena noticia. Porque el momento por fin ha llegado. La ciudad de la Alhambra vuelve a estar conectada con Madrid por una línea de ferrocarril y lo hace mientras espera a que la Alta Velocidad (o lo que permita el tramo de Loja) llegue definitivamente.

Este medio se subió al primer tren que volvió a salir desde Granada tras un largo periodo tiempo que hoy parece injustificado. Ya que la reconexión ha vuelto utilizando la vía de Moreda que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy siempre negó como una solución posible. Ha vuelto sin ninguna de las inversiones millonarias que el Gobierno del PP decía que hacían falta. La línea es la misma de las últimas décadas salvo porque ahora vuelve a tener destino y origen en Granada.

Tres años y medio

Sería injusto hacer una crónica de este viaje sin hacer un homenaje al reloj despertador de sus pasajeros. Porque la recompensa del tren obligó a sus primeros viajeros a madrugar. El primer tren a Madrid en 1.328 días salió desde la estación de Andaluces en Granada a las 7 y 35 horas de la mañana. Temprano para que pasadas las 12 del mediodía los pasajeros llegaran a Atocha o a Chamartín: la línea llega hasta las dos estaciones principales de la capital. Sería la hora o la larga espera de años, pero este primer día no dejó sensación de triunfo ni de inauguración. Como si fuera un día más. Solo un par de pancartas pidiendo más esfuerzos en materia ferroviaria dieron fe de que Granada y el tren tienen aún mucho que resolver.

Fue un viaje sin políticos. Aunque haya sido una de las líneas de debate y disputa más enconadas de los últimos años entre las principales figuras políticas granadinas, el lunes de la reconexión llegó sin ninguno. Pero su ausencia tenía una explicación: la ley electoral les impide hacer acto de presencia en ninguna inauguración. No pudo haber foto. Tan sólo Marta Gutiérrez de Vamos Granada acudió a la estación a despedir al tren. Y los diputados del PSOE en el Congreso por Granada, Gregorio Cámara y Elvira Ramón -en calidad de viajeros-, que sí viajaron y estuvieron presentes en una cita calificada de "histórica".

También hubo miembros de las plataformas ‘Marea Amarilla’ y ‘Granada por el tren’. Ambas quisieron estar presentes en una cita por la que se han movilizado en algunas ocasiones con manifestaciones por Granada que llegaron a reunir a miles de personas. Representantes de ambos colectivos valoran positivamente la reconexión, aunque piden más esfuerzos. Quieren que se apueste también por volver a conectar con Barcelona, que la Alta Velocidad en forma de AVE llegue al fin y que se doblen esfuerzos para que el Corredor Mediterráneo haga su entrada en Granada.

En total, según cifras oficiales de Renfe, 95 viajeros tomaron el primer tren. Algo menos de la mitad de los 210 que se ponen a la venta aunque hasta 218 puede albergar uno de los trenes Talgo que cubrirán diariamente esta ruta. 62 de los pasajeros se subieron en Granada y 23 lo hicieron desde Linares. Una cifra moderada de personas que se dejó notar en el ambiente del viaje. Calmado y silencioso. Especialmente en clase preferente.

No obstante, los pasajeros que se animaron a subirse al ferrocarril lo hicieron con cierta ilusión. Algunos de ellos mostraban su alegría por poder volver a subirse en un tren desde Granada para ir a Madrid y no tener que hacerlo con el modelo mixto bus-tren que permite montarse en el AVE viajando antes en autobús hasta la estación de Antequera en Málaga. "Yo tengo ganas de viajar y me da igual a donde sea", comentaba una de las usuarias.

Aplausos en Linares

Pero el viaje también fue especial por otro motivo. No solo partió desde Granada sino que hizo parada en Linares para recoger viajeros. Algo que los vecinos de la localidad jiennense acogieron con los brazos abiertos. Tanto que a la llegada del tren a la estación linarense se pudieron escuchar aplausos de los pasajeros que esperaban en el andén. "Linares y los alrededores están aislados cuando en el pasado fue un lugar donde los trenes eran muy importantes", explicaba uno de los viajeros de esta localidad. No en vano, Linares vuelve a estar conectada con Granada por ferrocarril facilitando el transporte entre ambas ciudades.

"Nosotros viajamos por puro placer, hemos cogido unos días de vacaciones para aprovechar que ya está el tren", argumentaba una pareja que también disfrutó del primer viaje. Porque lo cierto es que la mayoría de los pasajeros dejaron claro que estaban esperando una conexión en tren tanto desde Granada como desde Linares. "Es un medio de transporte que se echaba en falta porque es bastante cómodo y te deja en el centro de la ciudad".

Otros usuarios, por el contrario, criticaron la falta de enchufes y de cobertura móvil y de Internet. En tramos relativamente largos no hay modo alguno de conectar con la red. Tampoco parece gustar demasiado comprobar que los vagones del Talgo que recorre esta ruta no son precisamente nuevos. Cuentan con más de dos décadas a sus espaldas pues "este tipo de trenes viajan por toda España" según explicaron miembros de la tripulación a este medio.

El coste del billete por trayecto quizá no ayude a que la cifra se eleve próximamente. Cuesta 43,40 euros siempre y cuando no se adquiera bajo algún descuento especial. Eso sí, los que se subieron a este primer viaje lo hicieron gracias a una tarifa promocional que ya ha acabado y por la que el viaje les costó 20 euros por trayecto. Sin descuentos, el precio actual sube por encima de los 85 euros si se hace viaje de ida y vuelta entre Granada y Madrid. Un precio que, unido a la duración del trayecto, no parece convertirlo en la mejor alternativa de viaje. El autobús y el vehículo privado cubren la misma ruta empleando menos tiempo y dinero.

Porque esta ruta inaugural duró más de cinco horas de ruta entre Granada y Madrid (a una media de unos 100 km/h). Ese es el tiempo estimado tanto para la ida como para la vuelta y será así al menos hasta que se cumplan los vaticinios del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que estima que hasta junio no habrá Alta Velocidad. Hasta entonces esta será la única línea de conexión con el resto de España salvando la que diariamente no ha dejado de unir Granada con Almería en estos años de aislamiento ferroviario. Después, dependiendo de la demanda de usuarios, se estudiará si sigue activa o no.

Etiquetas
Publicado el
26 de noviembre de 2018 - 21:57 h

Descubre nuestras apps

stats