El PSOE de Andalucía acelera los plazos para proclamar en julio secretario general a Juan Espadas y cerrar la era de Susana Díaz

Susana Díaz y Juan Espadas explican el proceso de transición en la sede del PSOE andaluz.

El PSOE andaluz ha allanado el camino para que Juan Espadas sea proclamado secretario general el próximo 23 de julio, algo que ocurrirá siempre y cuando no se presenten más candidatos al proceso de primarias que ahora abren los socialistas andaluces para elegir a su máximo representante. Si al final hay más aspirantes que logran los correspondientes avales, esta designación se retrasaría hasta el 5 de septiembre, en un calendario acelerado que se ha diseñado para traspasar todo el poder orgánico al vencedor de las primarias para ser candidato a la Junta.

Espadas pidió a Díaz que no dimitiese para no forzar una gestora

Espadas pidió a Díaz que no dimitiese para no forzar una gestora

Cuando Espadas sea proclamado ganador de este proceso, asumirá la Secretaría General con todos sus poderes por mucho que no tenga ejecutiva propia, para lo que habrá que esperar al congreso regional que se celebrará a finales de año. Muestra de ello es que Díaz ha jurado y perjurado que todas las decisiones las va a tomar Espadas, como insiste que está ocurriendo desde que resultó ganador en las primarias del 13 de junio. "Soy leal al PSOE", ha subrayado, al tiempo que ha augurado un proceso de transición "tranquilo, coherente y transparente".

Díaz y Espadas han escenificado este lunes el consenso sobre el diseño del proceso con una rueda de prensa conjunta en San Vicente, sede de los socialistas andaluces, donde han explicado que el adelanto del calendario de designación, y tras las oportunas bendiciones de Ferraz, lo refrendará un comité director del PSOE-A que se celebrará el 12 de julio. De esta manera, tal y como ha apuntado Espadas, se procederá al relevo sin necesidad de "un proceso abrupto y de división" como sería una gestora, que a su juicio "ni era necesaria ni lo mejor para el partido".

El poder "de facto"

Díaz seguirá como parlamentaria andaluza mientras termina de perfilar su salida rumbo al Senado y a la espera del congreso regional, en el que se culminará toda esta operación con la entrada de la nueva ejecutiva. "La dirección de la política autonómica le corresponde a Juan Espadas", ha apostillado Díaz.

Con este proceso, el alcalde de Sevilla se garantiza una transición sin convulsiones, sin un congreso extraordinario o una gestora que se interpreten como plegarse a los deseos de Ferraz y, sobre todo, le da una salida digna a Susana Díaz que quiere que se convierta en el primer paso para unir el partido tras las primarias. Espadas no ha tenido necesidad de enseñarle la puerta de salida, y para ello ha calcado el camino que recorrió en 2013 la propia expresidenta de la Junta para ser secretaria general: tras el anuncio de José Antonio Griñán de no presentarse a la reelección para la dirección del partido, se impuso en unas primarias en las que no se llegó a votar ya que su principal rival, el hoy ministro Luis Planas, no logró suficientes avales. Díaz asumió el liderazgo y cerró el círculo en el congreso regional celebrado a finales de ese año.

El camino trazado por Espadas

La propia Díaz ha repetido que su papel a partir de ahora es "apoyar la hoja de ruta que Juan Espadas entiende como mejor para el PSOE-A". El sendero, según el regidor hispalense, se ha marcado "sin prisas" y con "decisiones consensuadas", desestimando desde el principio una comisión gestora –"no había ninguna razón para eso"– pero con resultado en la práctica muy similar: "Esto permite tomar las mismas decisiones sin aceleraciones ni renuncias".

Si alguien esperaba "un proceso de fractura y no armonioso", que sepa que eso "es lo contrario a Juan Espadas", según el propio interesado, que ha agradecido varias veces a Díaz su colaboración y ha elogiado su perfil político. Y si ha optado por este camino es porque, además de tener pleno acomodo en los estatutos del partido, no ha visto nubarrones en el horizonte, "si me encuentro obstáculos lo diré". 

"Los dos hemos sido un ejemplo de discreción para tener un proceso de transición tranquilo", ha abundado Díaz, en un intento de aislar al partido de "ruidos e intoxicaciones". "Los dos creíamos que había que acortar los plazos", ha resumido Espadas, que ha dejado un mensaje de confianza en el proyecto iniciado: "Estoy convencido de que va a salir bien".

Etiquetas
Publicado el
28 de junio de 2021 - 12:36 h

Descubre nuestras apps